5 cosas que no hay que decirle a los niños que tienen dificultades motoras

Tener problemas motores dificulta hasta las tareas más básicas, desde usar un lápiz hasta vestirse. Y como los retos no son muy visibles, puede que los niños se avergüencen o se cohiban.

Lo que usted le diga a su hijo puede afectarlo, tanto negativamente como positivamente. Estas son cinco cosas que no debería decirle si tiene dificultades con las habilidades motoras, y qué podría decir en su lugar.

“Esfuérzate más”

Los niños con dificultades motoras a veces no pueden completar ciertas actividades, y hacer un esfuerzo en ese momento no lo cambiará. Algunas cosas no son posibles de lograr a menos que sus destrezas mejoren.

Es importante reconocer las dificultades que tiene su hijo, pero también lo es transmitir un mensaje positivo. Una manera de hacerlo es usar la palabra aún o todavía: “Ciertamente aún no lo puedes hacer, pero veo que te estás esforzando y mejorando continuamente”.

“¿Otra vez?”

Los niños que tienen problemas de motricidad son propensos a derramar y romper cosas. Este tipo de accidentes pueden causar frustración en los adultos, y en consecuencia que los niños se sientan ansiosos y culpables”. En lugar de frustrarse trate de reaccionar con empatía (puede que sea difícil en el momento y tenga que esperar unos minutos antes de hablar).

Empiece diciendo: “Es un accidente” y luego diga: “Después que limpiemos, hablemos de qué podrías hacer para prevenirlo”.

“Deja que otra persona lo haga”

La tarea puede que sea complicada para su hijo y usted está apurado. Sin embargo, decirle que deje que alguien más lo haga puede crearle inseguridad.

En lugar de asumir que su hijo necesita ayuda, sugiéralo como una opción: “¿Quisieras que esta vez alguien te ayude para que no te sientas presionado por el tiempo? Tenemos que salir pronto”.

“¡Me encantaría poder hacerlo tan bien como tú!”

Los niños saben cuándo no pueden hacer algo tan bien o tan fácilmente como otros niños. Y saben cuándo las personas no son sinceras”. Los elogios insinceros pueden causar que dejen de confiar en las personas en quienes necesitan confiar más.

Dé un elogio sincero, como: “Nunca te había visto escribir tan bien, ¿te sientes bien por eso?”.

“Tu prima acaba de aprender a montar en bicicleta. Observa cómo lo hace”

Usted solo quiere que su hijo lo haga mejor. Pero cuando le dice cosas como esa, lo está comparando. Su hijo podría interpretarlo como: “Otros niños pueden hacerlo. ¿Por qué tú no puedes?”.

En lugar de eso, anímelo a que continúe practicando y dígale: “Todos aprendemos a nuestro propio ritmo. Si quieres, puedes practicar a manejar la bicicleta cuando lleguemos a la casa”.

Usted no puede hacer que desaparezcan las dificultades de su hijo, pero hay cosas que puede decir y hacer para ayudarlo a desarrollar una mentalidad de crecimiento. También hay maneras de ayudarlo con sus destrezas motoras en la casa.

Escuche a un experto explicar cómo enseñar a su hijo a abotonarse la ropa. Descubra actividades que pueden ayudar a los niños pequeños a desarrollar habilidades motoras gruesas y habilidades motoras finas. Conozca maneras de ayudar a mejorar las habilidades motoras de los niños mayores.

Share