Adaptaciones en el aula para el trastorno del desarrollo de la coordinación

Por Amanda Morin

Tener problemas con las habilidades motoras pueden dificultar el aprendizaje en el salón de clases de los niños que tienen el trastorno del desarrollo de la coordinación (DCD, por sus siglas en inglés). Este trastorno (a veces conocido como dispraxia) afecta una gran variedad de tareas, habilidades y actividades que incluyen, desde tomar apuntes hasta hacer las cosas en el orden correcto.

Los estudiantes pueden tener dificultad para llegar a tiempo a clase, cambiarse para educación física y ejercer la presión apropiada al agarrar el bolígrafo o lápiz. Su escritura a mano puede ser tan desordenada que no se pueda leer.

¿Qué adaptaciones en el salón de clases pueden ayudar? Estas son estrategias que los maestros pueden implementar.

Asientos, materiales y rutinas en el aula

  • Sentar al estudiante cerca del pizarrón, del maestro y/o de otro estudiante que pueda ayudarlo.
  • Ajustar la altura de la silla y/o del escritorio para que el estudiante esté sentado en la posición correcta (pies sobre el piso, hombros relajados y antebrazos apoyados en el escritorio).
  • Permitir que el estudiante trabaje en diferentes posiciones, como parado.
  • Proporcionar un soporte inclinado (o una carpeta grande de 3 aros) para que el estudiante tenga una superficie inclinada para escribir.
  • Proveer sujetadores de lápices.
  • Disponer de tijeras con resorte o de bucle.
  • Proporcionar papel especial como el de líneas resaltadas o cuadriculado.
  • Facilitar herramientas diferentes para escribir (marcadores finos, lápices de gel, etc.) para reducir la presión al agarrar el lápiz.
  • Proveer al estudiante un casillero y enseñarle cómo abrir la cerradura.
  • Permitir que el estudiante tenga varios recesos al día para caminar.
  • Darle más tiempo para que cambie de salón entre una clase y la siguiente.
  • Darle más tiempo para que se cambie de ropa para la clase de gimnasia y se aliste para el recreo.

Dar instrucciones y asignar tareas

  • Entregar con antelación apuntes de la lección o asignar un compañero que tome los apuntes.
  • Utilizar hojas de trabajo que reduzcan la necesidad de copiar, como llenar espacios en blanco.
  • Usar un tamaño de letra grande en las hojas de trabajo, notas y libros de texto.
  • Permitir que el estudiante le dicte a un compañero o que utilice software de voz-a-texto.
  • Entregar esbozos de diagramas o mapas para que el estudiante solo tenga marcar lo que se está enseñando.
  • Permitir el uso de computadora para las tareas por escrito.
  • Dar más tiempo para terminar los exámenes y las tareas escritas.
  • Aceptar respuestas orales en los exámenes.
  • Entregar listas de revisión, instrucciones paso a paso e indicaciones visuales para hacer las tareas.

Presentación de nuevos conceptos/lecciones

  • Dar tiempo extra para terminar los deberes.
  • Ofrecer instrucciones lentamente y usando oraciones cortas.
  • Enseñar con anticipación habilidades físicas en pequeñas secciones.
  • Enseñar estrategias específicas para escribir a mano que muestren cómo trazar letras.

¿Qué sigue?

Lea una hoja informativa para conocer más acerca del trastorno del desarrollo de la coordinación. Averigüe cómo los terapeutas ocupacionales ayudan a los niños que tienen el trastorno del desarrollo de la coordinación.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Whitney Hollins es maestra de educación especial y profesora adjunta en Hunter College.