¿Las universidades consideran que los planes 504 son mejores que los IEP?

PorElizabeth C. Hamblet (MAT, MSEd)

Pregunta:

Mi hijo que está en noveno grado tiene un IEP. Alguien me dijo que las universidades más selectivas prefieren a los solicitantes que tienen planes 504 que a los solicitantes con IEP. ¿Es cierto?

Responder:

Me alegra mucho que lo pregunte porque escucho este tipo de malentendidos todo el tiempo.

Las universidades no saben si un estudiante que está solicitando su admisión tiene un IEP o un plan 504. Solo podrían saberlo si el estudiante revela esa información.

De hecho, las universidades no están autorizadas a preguntar a los estudiantes si tienen alguna discapacidad ni qué tipo de plan tienen. Esto sería simplemente una manera diferente de preguntar si tienen alguna discapacidad.

Las escuelas de bachillerato tampoco envían los IEP o los planes 504 a las universidades. Lo que a veces puede suceder es que información relacionada con la discapacidad se transmita de otra manera. Por ejemplo, cuando un estudiante realiza su aplicación para una universidad, su escuela proporciona un perfil escolar. Si la escuela se especializa en diferencias del aprendizaje, entonces el perfil escolar podría revelarlo.

La pregunta de si un plan 504 se “ve mejor” sugiere que revelar que se tiene una discapacidad perjudica la posibilidad del estudiante de ingresar a la universidad. Desafortunadamente, no hay información disponible sobre cuántos de los estudiantes que revelaron su discapacidad fueron rechazados o admitidos en la universidad. Por lo tanto, no deberíamos asumir que revelar esta información pueda afectar las posibilidades de admisión de los estudiantes.

Lo que sí está bien documentado es que las universidades admiten a muchos estudiantes que piensan y aprenden de manera diferente. Un estudio realizado por National Center for Educational Statistics (NCES) encontró que más de 700 mil estudiantes revelaron a la universidad que tenían una discapacidad después de que se habían inscrito (por ejemplo, al registrarse en la oficina de servicios para discapacitados de la universidad). El estudio de NCES se realizó hace más de diez años, por lo que las cifras podrían ser más elevadas en la actualidad.

Por supuesto, no sabemos cuántos de estos estudiantes revelaron su discapacidad al momento de la aplicación. Pero es probable que algunos lo hicieran. (Lea la historia de tres estudiantes que revelaron sus discapacidades al entregar su solicitud).

Esta es mi recomendación: La decisión de revelar una discapacidad depende del estudiante. Si el estudiante quiere que la universidad sepa, entonces los adultos no deberían disuadirlo.

Hay muchas maneras en que un estudiante puede revelarlo. Por ejemplo, en un ensayo o en la sección de la aplicación donde se pregunta si hay algo más que el estudiante quiere que la universidad sepa. El estudiante también podría pedir a los maestros que escribirán las recomendaciones que lo mencionen.

Si por cualquier motivo el estudiante no quiere revelarlo, no tiene que hacerlo. Incluso si no lo revela, puede solicitar adaptaciones en la universidad después de haber sido admitido.

En resumen: Las universidades no solicitarán ninguna información acerca de qué tipo de plan, ya sea IEP o 504, tenga un estudiante en bachillerato. No hace falta cambiar de plan ni abandonar los servicios o adaptaciones actuales por la preocupación de que esto pueda afectar las opciones para la universidad.

Permita que su hijo decida si quiere mencionar su discapacidad cuando aplique a la universidad. Si su hijo quiere revelar su discapacidad, anímelo a buscar recomendaciones sobre la mejor manera de hacerlo. Y cualquiera que sea la decisión, recuerde que para recibir adaptaciones en la universidad, el estudiante tiene que registrarse en la oficina de servicios para discapacitados.

Lea más sobre la decisión de revelar o no una discapacidad en la universidad.

    Temas relacionados

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Elizabeth C. Hamblet (MAT, MSEd) es la autora de