Cómo he trabajado con niños que tienen dificultades con el autocontrol

Si su hijo actúa de manera impulsiva, probablemente le cuesta controlar lo que piensa, lo que siente y sobre actúa. En otras palabras, tiene dificultad con su autocontrol.

Por más de 30 años fui director de una escuela para chicos con discapacidades del aprendizaje. Algunos de nuestros estudiantes tenían dificultades con el autocontrol.

En la escuela, estos estudiantes con frecuencia eran inatentos, casi no escuchaban ni esperaban su turno para hablar. Se distraían con facilidad. Las emociones los invadían. El resultado era frustración, impaciencia y enojo.

Recuerdo a uno de nuestros estudiantes de 12 años que luchaba fuertemente con esas dificultades (llamémoslo Jed). Las actividades menos estructuradas, como los recesos, la transición entre clases y la hora del almuerzo era muy complicadas para Jed. Era impulsivo y se excitaba en exceso fácilmente. Hablaba cuando no era su turno. En ocasiones reaccionaba exageradamente ante pequeñas irritaciones. Otros niños lo consideraban impredecible y difícil de tratar.

Jed deseaba con desesperación tener y mantener a un amigo, pero sus dificultades para controlarse saboteaban su socialización.

Un día Jed, se acercó a uno de nuestros consejeros y le pidió ayuda. Dijo que haría lo que fuera para estar más calmado, menos distraído y ser menos impulsivo para así poder encontrar y mantener a un amigo. Juntos establecimos un programa para ayudarlo a manejar sus dificultades de autocontrol en situaciones sociales.

Estas son las tres partes del programa que más lo ayudaron.

Un “almuerzo en grupo” estructurado con otros chicos

Dado que situaciones poco estructuradas como la hora del almuerzo eran un problema para Jed, una vez a la semana se unía a un “almuerzo en grupo”. El grupo era dirigido por un maestro o consejero e incluía a otros tres estudiantes.

Los otros estudiantes del “grupo” tenían mejores habilidades de autocontrol que Jed y generalmente eran más fáciles de tratar.

El “almuerzo en grupo” fue un modelo de comportamiento excelente para Jed. Él era capaz de tener interacciones sociales apropiadas con otros niños gracias a la gentil orientación de un adulto. También podía practicar a relacionarse socialmente.

Grabar en video su comportamiento y discutirlo

Durante el día, grabábamos en video a Jed interactuando con otros chicos. Queríamos mostrarle cómo su comportamiento afectaba la forma cómo otros lo veían.

¡El video le pareció fascinante! Antes de ver la grabación, Jed no “entendía” las señales sociales. Mientras veía el video, empezó a darse cuenta cómo otros niños usaban las señales sociales verbales y no verbales (incluyendo el lenguaje corporal).

Verse él mismo en la grabación también fue una buena manera de iniciar una conversación sobre cómo reaccionar frente a situaciones diferentes. Hablamos sobre los momentos en los que sus interacciones eran complicadas y discutimos soluciones.

Reglas de comportamiento fáciles de recordar

Otra gran ayuda fue darle reglas sobre cómo actuar en situaciones menos estructuradas. Empleamos el acrónimo en inglés LAST:

  • L — Look (Mirar) a la persona que está hablando en el grupo para saber qué está diciendo y qué está sucediendo, antes de decir o hacer nada.

  • A — ¡Activate (Activar) tu atención! Prestar atención a lo que otros están diciendo en respuesta a quien habla. Darse cuenta cómo es su tono y su lenguaje corporal.

  • S — Self monitor (Auto-supervisar). Resistir decir algo de inmediato y esperar al menos 10 segundos para “leer a todo el grupo”.

  • T — Take (Esperar) el turno. Hablar solo cuando sea nuestro turno y asegurarse que lo que se diga tenga sentido en el contexto de la conversación.

Al principio no fue fácil, pero lentamente Jed empezó a progresar (le ayudó ser parte del “almuerzo en grupo” durante todo un año académico).

Finalmente, él tomó el control y fue más reflexivo, menos impredecible emocionalmente y mucho menos impulsivo. Y, lo más importante, logró hacer un buen amigo y mantenerlo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Comparta

Próximos pasos