Me preocupa que mi hijo pudiera tener discalculia: ¿Ahora qué?

Si su hijo tiene dificultades en matemáticas, puede que le preocupe que tenga discalculia. Es inquietante imaginar lo que pudiera significar para su hijo. Sin embargo, saber ciertas cosas sobre la discalculia pueden disminuir su temor.

Primero, es importante que usted y su hijo sepan que tener discalculia no significa no ser inteligente. Segundo, existen muchas formas en que usted y la escuela puedan ayudar. Y tercero, las habilidades matemáticas pueden mejorar con la práctica y el apoyo adecuado.

Si le preocupa que su hijo tenga discalculia, estos son siete pasos que puede seguir:

1. Conocer las señales de la discalculia y sus mitos

Puede que sea difícil saber si lo que está observando es una señal. Revise esta lista de señales a diferentes edades para darse una idea. Tenga presente que existen muchos mitos sobre la discalculia. Por ejemplo, podría escuchar que la llaman dislexia matemática o dislexia numérica, lo cual puede ser confuso. Lo cierto es que la discalculia no es lo mismo que la dislexia. Esta condición puede afectar a los niños de muchas maneras a lo largo del día.

2. Averigüar en qué cosas tiene dificultad su hijo

No todos los niños con discalculia tienen dificultad con las mismas destrezas matemáticas. Además, los niños desarrollan habilidades matemáticas a diferente velocidad. Consulte las señales y esté atento a las áreas problemáticas de su hijo. ¿Se frustra o se siente ansioso cuando tiene que hacer la tarea de matemáticas? ¿Tiene dificultad con ciertos tipos de ejercicios de matemáticas en particular? Busque patrones y anote lo que observa.

3. Preguntar qué está ocurriendo en la escuela

Converse con el maestro de su hijo. Explíquele lo que ha estado observando en la casa. Pregúntele si ha observado algo parecido en el salón de clases. Intercambiar información puede ser de utilidad para su hijo, el maestro y usted.

4. Hablar con otros de lo que pasa

La discalculia es muy común. Cuando usted habla de lo que está sucediendo con personas de su confianza, puede que descubra que han tenido experiencias similares. También encontrará sugerencias y apoyo en nuestra comunidad de padres.

5. Asegurarle a su hijo que todo está bien

Cuando los niños tienen problemas en la escuela puede que se sientan inseguros. Incluso podrían pensar que no son inteligentes. Explíquele a su hijo que es común tener dificultad con las matemáticas. Que no significa que no sea inteligente o que nunca mejorará en matemáticas. Dígale que todos tenemos dificultades en algo y que también tenemos fortalezas.

6. Saber dónde obtener respuestas

El maestro y el médico de su hijo son excelentes fuentes de información. Pueden sugerirle qué hacer para averiguar si su hijo tiene discalculia, como solicitar una evaluación gratuita en la escuela.

7. Aprender maneras de ayudar a su hijo en matemáticas

Incluso antes de saber si su hijo tiene discalculia, existen maneras en que usted puede ayudar. Aprenda sobre las estrategias para la "matemática moderna” que su hijo está aprendiendo en la escuela. Y si las matemáticas le generan ansiedad a su hijo, averigüe qué puede hacer.

Share

Revise temas relacionados