Mi plan para sobrevivir la hora de la comida con el nuevo Mac and Cheese

Por The Understood Team

Recientemente, tuve un pánico de “pasta”. Esto es algo que cualquier padre de un niño melindroso con la comida puede entender.

A partir del 2016, los macarrones con queso de Kraft se modificarán. La compañía está eliminando los colorantes para comidas amarillo No. 5 y No. 6. Esos son los que proporcionan su característico color amarillo. El nuevo producto utilizará especias naturales para darle color: el pimentón, la cúrcuma y el achiote (también conocido como onoto y urucú).

Yo estoy completamente a favor de los ingredientes naturales. Para mí, esto es un cambio positivo.

Pero cuando uno tiene hijos que son caprichosos con la comida como los míos, incluso pequeños cambios como este pueden ser un gran acontecimiento. Esto es especialmente cierto con alimentos frecuentes como los macarrones con queso. Mis hijos los consumen todo el tiempo.

Las comidas ya son toda una aventura. Mis dos hijos tienen dificultades del procesamiento sensorial en lo que se refiere a sabores y texturas.

Los dos pueden detectar diferencias sutiles de sabor. Algo que yo no puedo hacer. Esto limita los alimentos que están dispuestos a comer.

Por ejemplo, pueden detectar (y rechazar) el sabor de diferentes marcas de sopa de tallarines con pollo. Y si compro barritas de queso bajas en grasa o si cambio el cereal, se dan cuenta de inmediato.

Así que estoy preocupada. No estoy segura cómo reaccionarán a los nuevos macarrones con queso que tendrán colorantes naturales.

Pensé en ir de compras antes del cambio para comprar todos los macarrones con queso de Kraft que pueda almacenar en mi casa. Inclusive revisé la caja de Kraft para calcular la fecha de vencimiento.

Después regresé a la cordura y se me ocurrió un plan realista y bastante sencillo. Les daré a mis hijos los nuevos macarrones con queso poco a poco.

  • Primero, leí los nuevos ingredientes, pimentón, cúrcuma y achiote. Revisé las recetas que mis hijos consumen para ver si puedo agregarles estas especias. También empezaré a usar esas especias junto a condimentos que les son familiares.
  • Segundo, cuando los nuevos macarrones con queso se empiecen a vender los cocinaré junto con el antiguo producto. Empezaré mezclando pequeñas cantidades del nuevo y del antiguo y poco a poco iré cambiando las proporciones hasta lograr la nueva versión.
  • Tercero, lo haré divertido. Haré una prueba de sabor para ver si mis hijos pueden diferenciar el antiguo del nuevo. Espero que no puedan.

¿Qué pasará si mi plan no funciona? Bueno, existen otras maneras para ayudar a mis hijos a manejar la sensibilidad al sabor. Pero cruzaremos ese puente cuando lleguemos ahí.

Por ahora, tan solo espero que el color naranja de Kraft permanezca igual. No miento, ¡me sentiré un poco triste si el color del nuevo producto de Kraft no es igual al color del crayón Mac and Cheese de la caja de Crayola!

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta