Cómo hablar con familiares sobre los desafíos de su hijo

Contarle a sus familiares que su hijo tiene problemas puede que no sea fácil. Las personas responderán a la noticia de diferentes maneras. A veces la conversación transcurre sin problemas, pero a veces no.

Estas son ocho cosas a tener en cuenta cuando hable con sus parientes acerca de los desafíos de su hijo. Si lo desea, puede descargar e imprimir esta lista de sugerencias para planear qué decir.

Cómo hablar con familiares sobre los desafíos de su hijoPDF - 31.0 KB

Descargar$abre en una nueva pestaña

1. Prepararse para diferentes tipos de preguntas

Algunos miembros de su familia podrían estar más informados que otros sobre las diferencias en la manera de pensar y aprender. Mucho ha cambiado desde que sus padres o abuelos estaban en la escuela, así que prepárese para aclarar ideas erróneas o desactualizadas.

No se sorprenda si algunos parientes le preguntan sobre los síntomas en adultos. Las diferencias en la manera de pensar y aprender a menudo son hereditarias.

2. Adaptar la cantidad de información según la persona

Decida cuánta información es conveniente proporcionar a cada uno de los miembros de su familia. Por ejemplo, si su tía suele cuidar a su hijo, es recomendable explicarle que a muchos niños que piensan y aprenden de manera diferente les cuesta pasar de una actividad a otra. Hablarlo puede destacar la importancia de usar la cuenta regresiva. Pero su primo que solo los visita en Navidad no necesita saber esos detalles.

3. Discutir los desafíos de su hijo con los familiares más cercanos

Si su familia cena con la abuela todas las semanas, probablemente ella conoce bien a su hijo. Puede que haya notado algunos de los problemas de su nieto y se sienta aliviada cuando usted se sincere con ella. Hablar de las dificultades de su hijo puede ayudarla a que entienda cómo puede ayudarlos.

4. Evitar términos técnicos

Simplemente decirle a su familia: "Antonio tiene TDAH” no los ayudará a que comprendan las diferencias en la manera de pensar y aprender de su hijo. Incluso si las personas han escuchado ese término, es posible que no sepan mucho sobre esa condición ni cómo afecta a los niños. Utilice un lenguaje sencillo para que sus familiares entiendan.

5. Proporcionar detalles útiles y estrategias

Proporcione detalles que puedan mejorar las interacciones de sus parientes con su hijo. Por ejemplo, usted podría decir: “Antonio experimenta sobreestimulación sensorial. Es difícil para él que lo toquen, incluso las personas que ama. Por favor, pregúntenle primero antes de abrazarlo. A veces no quiera que lo abracen, pero por favor no se lo tomen personal”.

6. Identificar las fortalezas y los desafíos de su hijo

Cuando hable sobre su hijo, trate dirigir la conversación hacia lo positivo. Aclare que él está haciendo progresos en sus áreas problemáticas. Elogie sus esfuerzos, y mencione algunas de sus fortalezas y cualidades que sus familiares podrían haber pasado por alto.

Intente decir algo como: “¡Este año Antonio ha mejorado mucho en lectura! Le encantan los libros que tienen capítulos y su maestra está impresionada con todo lo que ha leído este mes. Matemáticas todavía le cuesta, pero estamos trabajando en ello con una maestra y está progresando mucho”.

7. Tener más de una conversación sobre los desafíos de su hijo

Es posible que se sienta incómodo la primera vez que hable con sus familiares sobre los desafíos de su hijo. Lo importante es mantener la conversación abierta. Cuanto más hable, más cómodos se sentirán los demás haciendo lo mismo.

Compartir información también puede ayudarlo a identificar parientes que entienden a su hijo. Ellos podrían explicar los desafíos de su hijo a otros familiares que quizás no "creen" en la existencia de las diferencias en la manera de pensar y aprender.

8. Promover que sus parientes apoyen a su hijo

Los miembros de la familia pueden ser fuentes de apoyo importantes. Un primo podría llevar a su hijo a las sesiones de tutoría y aliviar su complicada agenda. Un tío podría cuidarlo para que usted pueda ir al cine.

Hablar con sus familiares sobre los desafíos de su hijo puede facilitar que usted les pida ayuda cuando la necesite. Pero sobre todo, facilitará que usted incluya a su familia cuando celebre los logros de su hijo.

Averigüe más por qué puede ser beneficioso hablar sobre los desafíos de su hijo.

Comparta

Revise temas relacionados

Próximos pasos