Qué debería y qué no debería incluir la respuesta a la intervención

Es posible que la escuela de su hijo utilice la respuesta a la intervención (RTI, por sus siglas en inglés) para ayudar a los niños a progresar. Hay algunas cosas que debería incluir la respuesta a la intervención y otras cosas que no. Esto es lo que necesita saber.

La respuesta a la intervención debería incluir:

  • Examinar a toda la clase y después evaluar periódicamente a los estudiantes para averiguar cómo están respondiendo a la ayuda específica.
  • Dividir a los estudiantes en grupos pequeños y ayudarlos a mejorar sus habilidades, usando intervenciones apoyadas por la investigación.
  • Un conjunto de lineamientos a seguir al momento de decidir qué estudiantes no están progresando lo suficiente y necesitan más apoyo de maestros, especialistas en lectura y otros profesionales.
  • Un plan para determinar qué tipo de apoyo necesita un estudiante para evitar que repita un grado.
  • Comunicación constante con las familias.

La respuesta a la intervención no debería incluir:

  • Depender de las observaciones en el aula para identificar a los estudiantes que tienen problemas.
  • Más del mismo tipo de enseñanza y trabajos en el aula.
  • Asignación especial de asientos o reducción de la carga de trabajo.
  • Repetir el grado.
  • Comunicación informal y poco frecuente con las familias acerca del progreso de sus hijos.

Acerca del autor

Acerca del autor

Amanda Morin es la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education” y fue la directora de liderazgo intelectual en Understood. Ayudó a desarrollar Understood desde su inicio en calidad de experta y escritora.

Revisado por

Revisado por

Elaine M. Niefeld (MA, MBA) es asesora y exdirectora asociada de RTI Action Network.

Comparta

Revise temas relacionados