Cerrar
Idioma
English
Español
Blog:  Mi experiencia como padre

Alguien que esté de mi lado en la reunión del IEP

Mi experiencia como padre entrada del blog de Gail Belsky
Dec 17, 2014

Adultos sentados alrededor de una mesa en una reunión

Nuestra primera reunión del IEP fue una aventura desigual. Mi esposo y yo nos sentamos alrededor de una pequeña mesa en un oficina muy estrecha en la escuela de mi hijo. El personal de la escuela ocupó los asientos restantes y trajeron una silla extra del salón de clase de al lado.

Habían seis empleados de la escuela: el coordinador de servicios, el trabajador social, el maestro del salón de clase, el maestro del salón de recursos, los terapeutas ocupacional y del lenguaje, y nosotros dos. Nos sentíamos minoría y abrumados.

Nuestro hijo de 7 años de edad había sido diagnosticado recientemente con TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés), dislexia y un montón de otras dificultades de aprendizaje. Todavía estabamos procesando la noticia y aceptando el largo e impredecible camino que se abría frente a nosotros. Estabamos nerviosos y desorientados. Hicimos pocas preguntas durante la reunión y nos fuimos más confundidos de lo que llegamos.

Afortunadamente, después de un año estamos en un lugar mejor. Nuestro hijo se reunía con un tutor y progresaba, lenta pero consistentemente. Aprendimos mucho más sobre sus dificultades y los servicios de educación especial, y habíamos llegado a la conclusión de que necesitabamos más ayuda y oídos adicionales en la próxima reunión del IEP.

Así que ensamblamos nuestro propio equipo de consejeros, incluyendo familiares y tres profesionales que nos conocían a nosotros y a mi hijo. Los profesionales incluían el tutor, un psicólogo de nuestra localidad que habíamos consultado y un neuropsicólogo que había realizado una evaluación independiente de nuestro hijo. Los trajimos a todos a la reunión del IEP.

Esta vez, la oficina de la escuela estaba llena y, desde el comienzo, la experiencia fue mejor. Hubo una conversación auténtica sobre nuestro hijo y sus necesidades. Los profesionales que invitamos hicieron preguntas excelentes que a nosotros nunca se nos hubiera ocurrido preguntar. Proporcionaron información que nosotros tampoco hubiéramos podido proveer. Y pudimos comunicar mejor nuestras ideas y peticiones.

De todas maneras salimos aturdidos de la reunión. Era mucha información por procesar. Pero cuando salíamos de la escuela, cada uno de los profesionales que nos acompañó nos dio su opinión sobre la reunión. Nos explicaron lo que no entendimos y nos dieron nuevas ideas para pensar.

Sus puntos de vista fueron invaluables y su ayuda fue igualmente importante. No asistieron solo en calidad de expertos, a ellos les importaban nuestra familia, y eso hace una gran diferencia. En comparación con el año anterior, no nos sentimos solos durante ni después de la reunión. Contamos con personas a las que podemos llamar cuando no recordamos algo de lo que se dijo o cuando necesitamos amplificar nuestras ideas.

Nunca más llevamos tanta gente a una reunión del IEP. Pero en los años siguientes, seguimos contactando a nuestro equipo de consejeros cuando lo necesitabamos. Hasta que nos sentimos cómodos y seguros con el proceso, siempre nos aseguramos de tener a alguien de nuestro lado en la reunión del IEP para comparar nuestras anotaciones y recibir apoyo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido de los blogs en Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog, y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni son avalados por Understood.

Acerca de este bloguero

Retrato de Gail Belsky
Gail Belsky Más publicaciones de este bloguero

Gail Belsky es editora principal en Understood y fue editora ejecutiva de Time Inc.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email