Cerrar
Idioma
English
Español
Días feriados y celebraciones

Mi hijo no comerá nada de lo que vamos a servir el Día de Acción de Gracias. ¿Qué puedo hacer?

Por Sheldon Horowitz

Mi hijo tiene dificultades de procesamiento sensorial y es muy selectivo con la comida. Mi suegra siempre prepara la cena del Día de Acción de Gracias (Thanksgiving) y es una anfitriona exigente. ¿Algún consejo sobre cómo sobrellevar una cena larga y formal en la que no habrá comidas que mi hijo querrá comer?

Sheldon Horowitz

Director general de investigación y recursos para el aprendizaje, Centro Nacional para las Discapacidades del Aprendizaje (NCLD, por sus siglas en inglés)

¡Algo me dice que esta es una pregunta engañosa! Sin importar la respuesta, alguien va a estar molesto, se va a sentir ofendido o se va a frustrar. Pero hay una manera de tener un Día de Acción de Gracias en el que todos se levanten de la mesa con lindas memorias (y el estómago lleno).

Lo primero y más importante es recordar que, a pesar de los deliciosos olores que emanan de la cocina, el Día de Acción de Gracias no se trata solo de la comida. Esta celebración es para personas que se preocupan por las otras personas y que desean pasar un buen rato juntas de una manera divertida y relajada.

Familiares y amigos reunidos contando historias, jugando video juegos, riéndose… Estos son los ingredientes esenciales que hacen que esta fiesta sea tan especial. Claro que la comida es importante, pero no debería ser un obstáculo para que todos se sientan incluídos y queridos.

Esta celebración puede ser una excelente oportunidad para que ayude a su suegra a entender qué es lo que irrita a su nieto. Trate de vistarla (o hablarle por teléfono) unos días antes de la reunión para explicarle de qué se tratan las dificultades de procesamiento sensorial. Ayúdela a entender por qué su hijo actúa de cierta forma en determinadas situaciones. Discutan qué pueden hacer las dos para ayudarlo a que se sienta aceptado.

Por ejemplo, pueden discutir el menú y qué platos su hijo va a resistirse a comer. Una vez que le explique las dificultades que su hijo tiene con ciertas comidas, pueden decidir servir algunos alimentos que le gusten a su hijo.

Si por cualquier razón usted es cautelosa a la hora de hablar sobre las dificultades de su hijo con sus familiares y amigos, no hay nada malo con que su hijo coma antes de ir a la cena del día de acción de gracias. También puede traerle bocadillos. Es importante hablar con él con anticipación sobre dónde y cuándo comer esos bocadillos o refrigerios de manera que no atraiga una atención negativa sobre su sensibilidad a ciertos alimentos.

Por último, su hijo puede tener dificultades para comer alimentos que tienen sabores y texturas particulares, pero no hay razón por la que no pueda ayudar durante la cena del día de acción de gracias. ¿Podría ayudar a poner la mesa, llevar los plato, lavarlos? Si hay maneras de que se luzca, facilítelas. Su suegra se pondrá contenta de tener un ayudante, y de que todos se diviertan.

Acerca del autor

Retrato de Sheldon Horowitz

Sheldon Horowitz

Sheldon H. Horowitz, Ed.D. Director general de investigación y recursos para el aprendizaje, Centro Nacional para Discapacidades del Aprendizaje (NCLD, por sus siglas en inglés).

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email