Cómo los estudiantes de escuela media con dislexia pueden abogar por sí mismos

Por Amanda Morin

Revisado por experto Mark J. Griffin (PhD)

La escuela media puede ser un periodo difícil para cualquier estudiante. Y los estudiantes con dislexia no quieren ser el centro de atención. Es importante que desarrollen habilidades para abogar por sí mismos que les permitan obtener lo que necesitan. Ensayar situaciones comunes puede ayudarlos a saber por dónde empezar.

1. “¿Puedo hacer una parte más tarde?”

La situación: El entrenador dice: “Tienes que llenar estos formularios antes de jugar”.

Su hijo puede decirle al entrenador aparte: “Es posible que me tarde en leerlos. ¿Podría revisarlos esta noche en casa y jugar hoy?”.

Su hijo le puede decir a usted: “El entrenador no me dejó jugar hoy porque no pude completar los formularios. ¿Podrías hablar con él sobre eso?”.

2. “¿Me puede ayudar a prepararme para leer en voz alta?”

La situación: Su hijo no se siente cómodo leyendo en voz alta, pero no sabe cómo decírselo al maestro.

Su hijo le puede decir a usted: “Necesito ayuda para saber qué decirle al maestro cuando me pida que lea en voz alta”.

Su hijo le puede decir al maestro más tarde: “¿Podríamos elegir con anticipación la sección que usted quiere que yo lea en voz alta la próxima vez? Así yo puedo practicarla y estar preparado”.

3. “¿Hay un audiolibro?”

La situación: El maestro le dice a la clase: “Ya todos deberían haber leído el libro en el que se basaran para su proyecto. Si no es así, asegúrense de hacerlo”.

Su hijo le puede decir al maestro al final de la clase: “Ese libro es complicado para mí y me estoy tardando más tiempo de lo que esperaba. ¿Existe una versión en formato de audiolibro que pueda utilizar?”.

Su hijo le puede decir a usted: “¿Podemos leer juntos este libro? Es demasiado difícil para mí, pero no quiero ser el único de la clase que no lo haya leído”.

4. “¿Podría obtener una copia de las notas del maestro?”

La situación: Su hijo no pudo terminar de copiar toda la información escrita en el pizarrón antes de que terminara la clase.

Su hijo le puede decir al maestro al final de la clase: “No pude leer lo suficientemente rápido como para tomar apuntes durante la clase. ¿Tendrá una copia de sus notas que pueda llevarme a casa?”.

Su hijo le puede decir a usted o al equipo del IEP: “Tengo dificultad para copiar las notas del pizarrón. ¿Podemos agregar algo a mi plan que diga que puedo obtener una copia de los apuntes del maestro antes o después de la clase?”.

5. “¿Podríamos hacer una cita para hablar sobre esto?”

La situación: El maestro no recuerda haberle dicho a su hijo que podía hacer el reporte de un libro en video en lugar de escribir un ensayo, y lo califica como incompleto.

Su hijo le puede decir al maestro al final de la clase: “¿Podemos reunirnos para hablar de esto? Recuerdo que acordamos que podía hacer este reporte de otra manera. Me preocupa haber obtenido la calificación de incompleto”.

Su hijo le puede decir al equipo del IEP: “¿Cómo nos podemos asegurar de que todos mis maestros conozcan cuáles son mis adaptaciones?”.

Share