Pensamientos poco realistas en niños con TDAH

ADHD and wishful thinking in kids, young boy looking at himself in the mirror in his pajamas

De un vistazo

  • Los niños con TDAH pueden ser demasiado optimistas sobre lo que pueden hacer y cómo resultarán las cosas.

  • Podrían tomar decisiones basadas en sus deseos y no en la realidad.

  • Usted puede ayudar a su hijo con TDAH a ver las cosas de forma más realista.

Si un niño de seis años dice que se convertirá en un cantante famoso cuando crezca, probablemente usted no le dará mucha importancia. Los niños pequeños fantasean todo el tiempo. Pero si un joven de 16 años que no puede seguir el ritmo y es desafinado dice lo mismo, puede parecer inmaduro e ingenuo. Simplemente no es realista.

La mayoría de los niños entre los 9 y los 10 años de edad reconocen que desear las cosas no hace que se conviertan en realidad. Sin embargo, algunos niños con TDAH mantienen una visión demasiado optimista de ellos mismos y del mundo que los rodea durante más tiempo.

Puede que sobreestimen sus capacidades. También pueden creer que nada malo les puede pasar. Esto puede llevarlos a tomar decisiones equivocadas.

Conozca más acerca del TDAH y el pensamiento irreal, y cómo ayudar a su hijo a tomar buenas decisiones basadas en hechos.

Por qué algunos niños con TDAH no son realistas

Enfrentar el mundo de manera realista requiere tener habilidades de la función ejecutiva. Se necesita poder evaluar la situación, ponerla en contexto, pensar en los resultados posibles y evaluar los riesgos. También es necesario priorizar y planificar cómo se abordarán las cosas.

Los niños con TDAH suelen tener dificultad con esas habilidades. Eso se debe a que el TDAH es fundamentalmente un problema con la función ejecutiva. Tener dificultad con esas habilidades de la función ejecutiva puede conducir a que los niños actúen de maneras que parecen negar la realidad. A menudo se traduce en ser demasiado optimista acerca de los resultados.

Este es un ejemplo de cómo se podría manifestar.

Una estudiante de secundaria está hiperconcentrada en un videojuego nuevo. Necesita dejar de jugar para terminar un proyecto escolar que es complicado. Pero le cuesta establecer prioridades y planificar su tiempo. Además, se le olvidó en qué parte se había quedado, y por lo tanto se le dificulta retomarlo.

En su lugar, sigue jugando. Se dice a sí misma que el proyecto va bien y que no importa porque le está yendo muy bien en esa asignatura (lo cual no es cierto). Por supuesto, simplemente desear algo no lo convierte en realidad. Obtiene una D en el proyecto. 

Las consecuencias del pensamiento poco realista

Pensar positivamente puede motivar a los niños con TDAH. Pero si esos pensamientos no están basados en la realidad, pueden tener un impacto negativo. Estos son algunos ejemplos:

  • Un estudiante de primaria les dice a sus compañeros de clase que es “el mejor jugador de básquetbol de su grado”. Pero eso está muy alejado de la realidad y los niños se ríen. Este pensamiento evita que el estudiante haga amigos y se integre al grupo.

  • Un estudiante de escuela media está pasando el rato con unos amigos y no quiere irse a hacer la tarea. Así que decide que no hay problema si la entrega otro día y obtiene una F.

  • Un estudiante del último año del bachillerato tiene calificaciones bajas. Pero el estudiante solo aplicó a programas de medicina. No es aceptado en ninguno de los programas y se siente un fracasado.

El pensamiento poco realista también pueden resultar en conductas de riesgo y malas decisiones. Un adolescente puede decidir que no necesita usar el cinturón de seguridad porque solo conducirá unas pocas cuadras hasta la casa de un amigo. El resultado puede ser mucho peor que un golpe a la autoestima.

Cómo ayudar a los niños con TDAH a pensar de forma más realista

Ver que los niños siguen teniendo ideas fantasiosas a medida que crecen puede ser frustrante y preocupante, especialmente si los lleva a tomar malas decisiones. Existen maneras en que usted puede ayudar a los niños a ver el mundo, y a ellos mismos, de manera más realista.

No alimente la fantasía con elogios inútiles. Elogiar a un niño tiene 7 años que está aprendiendo a jugar fútbol puede motivarlo. Pero ¿qué pasa si el niño tiene 15 años, no es muy buen jugador y planea jugar a nivel universitario? Es mejor elogiar las habilidades que pueden ayudar a su hijo a encontrar un camino próspero.

Presente un punto de vista más realista. Supongamos que su hijo no es muy popular, pero decide invitar al baile a la niña más popular de la escuela. En lugar de animarlo, usted le podría decir: “Es probable que muchas personas inviten a Olga al baile, y tal vez no seas su primera opción. Pero si quieres, le puedes preguntar”.

Señale los riesgos y las consecuencias. Por ejemplo, su adolescente puede que crea que a su jefe no le importa que los empleados lleguen tarde al trabajo. Usted le puede decir que eso es muy poco probable, y que llegar tarde es causa de despido. Tal vez su adolescente no haga caso. Pero si lo despiden, la realidad de la situación será innegable.

Es posible que los niños con TDAH se aferren a pensamientos poco realistas durante más tiempo que sus compañeros. Pero a medida que se desarrolla su función ejecutiva, la mayoría aprende a enfrentar el mundo de una manera realista.

Mientras tanto, ayude a su hijo a reconocer y enfocarse en las realidades de la vida diaria.

Puntos clave

  • Es importante contrarrestar las ideas fantasiosas de su hijo con la verdad.

  • Indique las posibles consecuencias de las decisiones que están basadas en un optimismo excesivo.

  • Sea honesto, pero bríndele apoyo.

Comparta

Próximos pasos