9 ejemplos de tecnología de asistencia y herramientas adaptativas en la escuela

Por Amanda Morin

Revisado por experto Ginny Osewalt

Actualizado el 15 de mayo de 2023

La tecnología de asistencia es una de las estrategias principales que se utilizan en el aula para ayudar con las diferencias en la manera de pensar y aprender. Algunas herramientas adaptativas son de baja tecnología y otras son bastante sofisticadas. Estos son algunos ejemplos comunes.

1. Reproductores y grabadoras de audio

Puede que a los niños les resulte útil escuchar las palabras mientras las leen en la página. Los teléfonos inteligentes y las tabletas traen integrado software de texto-a-voz que puede leer en voz alta cualquier cosa que aparezca en la pantalla. Además, muchos libros electrónicos tienen archivos de audio. Si un estudiante tiene dificultad para escribir o tomar apuntes, una grabadora de audio puede registrar lo que dice el maestro en clase. De esta manera puede volver a escucharlo en casa más tarde. Dispositivos como las computadoras portátiles, las tabletas y los lápices inteligentes también incluyen la función de grabación.

2. Temporizadores

Los relojes de pulsera, los relojes de arena y las aplicaciones pueden ayudar a los niños que tienen problemas con el ritmo. Si los niños tienen dificultad para pasar de una actividad a otra, los temporizadores los pueden ayudar a prepararse mentalmente para hacer el cambio. Los temporizadores se pueden utilizar como ayudas visuales para mostrar cuánto tiempo queda para completar una actividad.

3. Guías de lectura

Las guías de lectura son herramientas útiles para los niños que tienen dificultad con el seguimiento visual o que necesitan ayuda para permanecer enfocados en la página. Estas tiras de plástico resaltan una línea de texto al mismo tiempo que bloquean las palabras adyacentes que podrían distraer. Las tiras son fáciles de deslizar en la página a medida que los niños avanzan en la lectura. Existen incluso extensiones gratuitas de Google Chrome (enlace en inglés) con esta misma función de accesibilidad para leer en la pantalla.

4. Cojines para sentarse

Los cojines inflables para sillas pueden ser útiles para los niños que tienen dificultades con el procesamiento sensorial o la atención. Estos cojines brindan suficiente movimiento y estimulación a los niños para ayudarlos a maximizar su concentración sin tener que levantarse y caminar. Otras opciones son un escritorio que permita trabajar de pie, un cojín inclinado o una silla con pelota de equilibrio.  

5. Sistemas acústicos FM 

Los sistemas de frecuencia modulada (FM) pueden reducir el ruido de fondo en el salón de clases y amplificar lo que dice el maestro. Esto puede ayudar con el procesamiento auditivo y la atención. El maestro porta un micrófono que transmite el sonido a unos altavoces localizados en el salón, o a un receptor personal que usa el estudiante. Los sistemas FM también se utilizan para ayudar a los niños con discapacidad auditiva, trastorno del espectro autista y desafíos con el procesamiento del lenguaje.

6. Calculadoras

Una calculadora puede ayudar a los niños que tienen dificultad con las matemáticas. Existen incluso calculadoras de pantalla grande y calculadoras parlantes. Una calculadora parlante tiene salida de voz incorporada que lee en voz alta los números, los símbolos y las teclas de operaciones. Esto puede ayudarlos a confirmar que han presionado las teclas correctas.

7. Apoyos para la escritura

Si un niño tiene dificultad con la escritura, pruebe los sujetadores plásticos para lápices, una pizarra inclinada o una computadora. Los programas básicos de procesamiento de textos incluyen funciones que pueden ayudar con la ortografía y gramática. En el caso de los estudiantes cuyos pensamientos se adelantan a su capacidad para escribirlos, pueden ser de ayuda diferentes tipos de software. Con el software de predicción de palabras, los niños escriben las letras iniciales y luego el software ofrece opciones de palabras que comienzan con esas letras. El software de reconocimiento de voz permite que aparezca el texto en la pantalla, a medida que los niños hablan. Estos tipos de software están integrados en muchos teléfonos inteligentes y tabletas.

8. Organizadores gráficos

Los organizadores gráficos pueden ser simples. Existen muchos diseños diferentes que usted puede imprimir para ayudar a los niños a organizar sus ideas antes de empezar una tarea de escritura. También existen organizadores más sofisticados, como los programas de organización que pueden ayudar a los niños a ordenar sus pensamientos.

9. Papel más grande

Si un niño tiene dificultad para escribir u organizar sus ideas, puede ser complicado tener que escribir en un espacio pequeño. Las hojas de trabajo con papel más grande o más espacio entre las preguntas son una forma sencilla de ayudar a los niños a mostrar su razonamiento. También es una manera de ayudarlos a obtener más reconocimiento por su trabajo.

Existen muchas herramientas de tecnología simple o sofisticada que pueden ayudar a los niños. Conozca más acerca de cómo encontrar la tecnología de asistencia adecuada en la escuela.

Share

Revise temas relacionados