¿Debería alentar a mi hijo a que vaya a las reuniones del IEP?

Por Whitney Hollins

Mi hija está en quinto grado y sabe desde hace unos años que ella obtiene ayuda adicional en la escuela por sus dificultades de lectura y de matemáticas. ¿Cuándo debería comenzar a alentarla a que vaya a las reuniones del IEP ?

Esta es una buena pregunta. No hay reglas sobre cuándo un niño es lo suficientemente mayor o maduro para asistir a las reuniones del Programa de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés.) De acuerdo con la ley, su hija puede ser parte del equipo del IEP “en cualquier momento que sea apropiado”.

De acuerdo con mi experiencia, los padres tienden a esperar a que sus hijos estén en la escuela media antes de comenzar a considerar llevarlos a las reuniones del IEP.

Esto no quiere decir que usted no pueda llevar a su hija de primaria a las reuniones. Aquí le presentamos algunas preguntas para ayudarla a decidir si su hija está preparada para estas reuniones.

¿Su hija sabe lo que es un IEP? Si usted decide invitar a su hija a las reuniones, es importante que tenga una conversación honesta con ella antes de la reunión acerca de lo que es el IEP y cómo usted junto con la escuela lo desarrollan. Es mejor que la reunión no sea la primera vez que los chicos se dan cuenta de que necesitan un IEP o ayuda adicional.

Es importante que usted le explique a ella cómo es el proceso, pues mientras más informada esté, más cómoda se sentirá en la reunión. El objetivo es hacer que la reunión sea una experiencia positiva, donde ella reconozca que tanto usted como la escuela están trabajando juntos para ayudarla.

¿Su hija quiere asistir a la reunión? Una manera en que el proceso del IEP puede ayudar a darle poder a su hija, es dejarle a ella la decisión de si quiere asistir o no. Si ella está reacia a hacerlo, será mejor esperar hasta que se sienta más cómoda con la idea de estar presente en esa reunión. Obligarla a asistir cuando está mostrando que todavía no está lista para hacerlo, solo hará que se ponga más ansiosa o nerviosa acerca de todo este proceso.

Su hija no tiene que estar presente toda la reunión. Es muy común en las reuniones del IEP que los padres y los demás miembros del equipo hablen antes de que su hija se una a la reunión acerca de temas que podrían ser molestos para ella, o avergonzarla . Si su hija decide asistir, es mejor incluirla cuando el equipo está planeando los objetivos anuales del IEP. Los niños pueden ofrecer ideas muy útiles en esta área.

Además, la planificación y la discusión de los objetivos anuales tienen otros beneficios para los niños. Les brinda la oportunidad de practicar cómo hablar acerca de sus fortalezas y debilidades. Además, les permite opinar sobre cómo deben ser medidos los objetivos. Este conocimiento puede darles fortaleza a los niños y hacerlos sentir más seguros, ya que les da una mejor idea y comprensión de qué es lo que se espera de ellos.

Otra parte de esta reunión en la que usted podría querer que su hija participe es cuando se discute acerca de las adaptaciones. Esta sección del IEP está diseñada para ofrecer los apoyos y ayudas que le permitirán a su hija a salir adelante en los exámenes y en otras tareas escolares. Los ejemplos incluyen tiempo adicional para completar los exámenes o hacer que alguien les lea las instrucciones.

Los niños pueden agregar un valioso punto de vista aquí. Por ejemplo, la visión de su hija podría hacer que el equipo del IEP se dirija a considerar alternativas o adicionales.

¿Su hija está lista para abogar por sí misma? Está bien que su hija se siente a la mesa de la reunión y escuche, y además esta reunión es una buena oportunidad para que su hija practique la autodefensa. A medida que ella crece, es cada vez más importante que sea capaz de hablar por sí misma y pueda decirle a las demás personas lo que necesita para poder hacer bien las cosas. Las reuniones del IEP son muy buenas para comenzar a desarrollar esas habilidades.

Las escuelas saben la importancia de la autodefensa para los niños, sobre todo para cuando terminan la escuela preparatoria o secundaria. Esta es una razón por la cual los estudiantes de bachillerato deben ser invitados a las reuniones del IEP, sobre todo si están considerando objetivos de estudios posteriores a la escuela secundaria y servicios de transición. La planificación de la transición para los objetivos postsecundarios debería comenzar cuando su hija tenga 16 años. Sin embargo, muchos equipos de IEP comienzan estas discusiones mucho antes, si es que el niño está preparado para asistir a las reuniones.

Todos los niños son capaces de traer su perspectiva de conocimiento y sus ideas frescas a las reuniones del IEP. El nivel de madurez de su hija y su disposición para participar son dos factores muy importantes a considerar cuando se está decidiendo a cuál o cuáles partes de las reuniones del IEP se va a invitar a su hija a que esté presente. ¡La elección es suya!

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Whitney Hollins es maestra de educación especial y profesora adjunta en Hunter College.