Recomendaciones de disciplina cuando su hijo tiene TDAH

Los niños con TDAH pueden tener dificultad para escuchar, recordar, seguir reglas y resistir las tentaciones. No es de extrañar que se metan en problemas con frecuencia. Conozca estrategias de disciplina que pueden ayudar.

Por Gail Belsky

Revisado por experto Ellen Braaten (PhD)

Tener TDAH no es excusa para portarse mal. Pero puede explicar por qué sucede. ¿Cuál es la mejor manera de disciplinar a los niños con TDAH que tienen dificultad con las habilidades necesarias para portarse bien?

Estas son recomendaciones y cosas a tener en cuenta al disciplinar a niños con TDAH.

1. Ser consciente de los desafíos del TDAH

Los niños con TDAH no suelen tener la intención de portarse mal. Los síntomas del TDAH les dificultan controlar su comportamiento y aprender de los errores. Sentir empatía y recordar los retos que enfrenta su hijo puede ayudarlo a que lo discipline de forma constructiva.

2. Hacer una advertencia clara

El TDAH puede dificultar que los niños dejen de hacer lo que están haciendo y cambien a otra cosa. Dele la oportunidad de corregir su comportamiento antes de disciplinarlo. Usted puede decirle: “Es la segunda vez que te digo que pongas la mesa, pero sigues viendo la película. Si no apagas la televisión ahora, no podrás verla luego”.

3. Evitar disciplinar con enojo

Los niños con TDAH tienen dificultad para controlar sus emociones y pueden quedarse atrapados en emociones intensas. Es importante mantener la calma al disciplinar. Enfóquese en corregir el comportamiento. De hecho, las investigaciones muestran que reducir los gritos y los castigos severos puede mejorar el comportamiento de los niños con TDAH.

4. Tomarse su tiempo

A menos que el comportamiento de su hijo esté creando una situación peligrosa, no hay razón para apresurarse a disciplinarlo. Usted podría decidir que las consecuencias naturales del comportamiento de su hijo tendrán un efecto mayor que las consecuencias que usted imponga.

5. Utilizar consecuencias lógicas

Los niños con TDAH suelen tener dificultad para pensar en las consecuencias. Ayúdelos a establecer conexiones lógicas cuando los discipline. Supongamos que su hijo juega con algo que tiene prohibido y accidentalmente lo rompe. La consecuencia podría ser menos tiempo de televisión para que pueda arreglar el objeto. O que use su mesada para ayudar a pagar el reemplazo. 

6. Estar preparado para probar enfoques diferentes

Las estrategias disciplinarias que funcionan con otros niños puede que no funcionen para su hijo con TDAH. Es posible que tenga que probar varios enfoques antes de encontrar el adecuado. Por ejemplo, si enviarlo a su habitación no ayuda, usted podría probar asignarle una quehacer en la casa. O hacer que escriba o dibuje una disculpa. Si quitarle un privilegio no funciona, podría intentar una “recompensa” por un cambio positivo en su conducta.

7. Ser paciente

Su hijo con TDAH podría actuar o cometer el mismo error una y otra vez, incluso con disciplina. Eso es parte de tener TDAH. Establezca reglas y expectativas firmes. Y asegúrese de que su disciplina sea consistente y predecible.

Conozca más: Revise una tabla que explica la diferencia entre la disciplina y el castigo.

Share