La diferencia entre disciplinar y castigar

Por Amanda Morin

¿Es lo mismo disciplinar que castigar? A menudo estos dos términos se usan indistintamente, pero son diferentes. Ambos enseñan a los niños a seguir reglas, pero sólo uno les enseña cómo corregir su mal comportamiento.  

El castigo tiene como fin detener el comportamiento

El castigo es una forma negativa de disciplina. Se suele utilizar para eliminar o detener un comportamiento.

Cuando los niños lo hacen enojar o desobedecen las reglas, es probable que usted reaccione rápidamente de una forma que los haga sentir mal y dejen de hacerlo. Es una reacción común cuando nos sentimos frustrados, enojados o hartos. Sin embargo, probablemente no cambie el comportamiento del niño a largo plazo.

La disciplina positiva tiene como fin corregir el comportamiento

La disciplina positiva disuade la mala conducta. Al mismo tiempo enseña a los niños expectativas y a ser responsables. Los ayuda a darse cuenta de que existe una conexión entre lo que hacen y las consecuencias naturales y lógicas de su comportamiento.

A estas consecuencias también se les llama consecuencias correctivas porque ayudan a los niños a corregir su comportamiento. Esta orientación positiva funciona con la misma rapidez que el castigo, y suele ser más eficaz.

Castigo versus disciplina

Considere la siguiente situación: Sandra y Javier han estado peleándose toda la tarde por los lápices de colores. Uno empuja y ambos comienzan a gritar. Usted podría decir: “¡Paren de inmediato! Ninguno de los dos tiene permiso de salir a jugar esta tarde“.

Esto sería castigar. Puede que detenga el comportamiento en el momento, pero no enseñará ni a Sandra ni a Javier las habilidades que necesitan la próxima vez que estén en desacuerdo.

Cuando usted usa la disciplina positiva, podría decir: “Denme los lápices de colores. Ninguno de los dos puede usarlos ahora. Ambos respiren hondo. Ahora usen las oraciones que comienzan con ‘yo’ que practicamos ayer para decirse el uno al otro por qué están enojados“.

Con disciplina positiva usted le ha enseñado a Sandra y Javier cómo responder la próxima vez que surja un desacuerdo.

Utilice esta tabla comparativa para aprender más acerca de las diferencias entre el castigo y la disciplina.

 Disciplina negativa/castigoDisciplina positiva/consecuencias correctivas
Qué es

Una penalización por haber hecho algo mal. Trata de cambiar el comportamiento futuro de los niños al hacerles “pagar por sus errores”.

Un enfoque reactivo que maneja la situación en el momento.

Una consecuencia lógica o natural de la mal conducta. Se propone cambiar el comportamiento futuro de los niños al ayudarlos a aprender de sus errores.

Un enfoque proactivo que maneja la situación en el momento y enseña habilidades para el futuro.

Dinámica de poderLos adultos tienen el control del comportamiento de los niños y deciden el resultado de sus decisiones.Los niños controlan su comportamiento y sus decisiones al enseñárserles habilidades nuevas como el autocontrol y la autorregulación.
Supuestos y orientación

Asume que el comportamiento es acerca de hacer algo "malo" o "incorrecto".

Proporciona poca ayuda para descubrir cómo comportarse de manera diferente en el futuro.

Asume que el comportamiento es una forma de comunicación.

Brinda ayuda para aprender cómo actuar de manera diferente en el futuro.
Tipos de consecuencias

Las consecuencias negativas no están relacionadas directamente con lo sucedido. Por ejemplo:

  • Quitar privilegios o posesiones.
  • Hacer que los niños hagan una tarea desagradable.
  • Añadir más trabajo o  responsabilidades.
  • En algunos hogares, el castigo físico. 
    (Estudios demuestran que el castigo físico puede incrementar la agresión y otras conductas negativas).

Las consecuencias correctivas cumplen con las “tres erres”:

  • Razonables.
  • Relacionadas con el problema.
  • Resultado del comportamiento o la acción.

Existen dos tipos de consecuencias correctivas:

  • Las consecuencias naturales son el resultado ineludible e inevitable de una acción.
  • Las consecuencias lógicas también están relacionadas con la acción. Pero se aplican cuando usted interviene, porque la acción podría resultar en que alguien salga herido o dañado.
Ejemplos de consecuencias

Consecuencias negativas:

  • Sandra estaba hablando con su amiga durante el periodo de lectura en silencio. Por eso, el maestro la hace quedarse en el salón durante el recreo.
  • Javier utilizó su monopatín en la calle aunque le dijeron que no lo hiciera. Su mamá le dice que deberá hacer los quehaceres de su hermano durante una semana, además de los suyos.

Consecuencias naturales:

  • Sandra estaba hablando con su amiga durante el periodo de lectura en silencio, así que ahora está atrasada en su libro. Su madre le hace ver que tendrá que perderse su programa de televisión favorito porque tendrá que leer más que lo habitual.

Consecuencias lógicas:

  • Javier utilizó su monopatín en la calle aunque le dijeron que no lo hiciera. Su mamá le hace ver que, como decidió no seguir las reglas, no podrá usar el monopatín el resto de la semana.
Qué aprenden los niños de esto

El mensaje es: “Tienes que parar de hacer esto porque no está bien”. Los niños aprenden:

  • Su comportamiento tiene que ser manejado por usted.
  • Deben tener cuidado de no ser descubiertos para evitar tener que enfrentar las consecuencias.

El mensaje es: “Esto es lo que puedes o deberías hacer en su lugar”. Los niños aprenden:

  • Pueden manejar su propio comportamiento a través del autocontrol.
  • Tienen que cambiar su comportamiento si quieren evitar tener que lidiar con las consecuencias.
Resultados
  • Autoestima negativa.
  • Incremento de las luchas de poder.
  • Miedo y resentimiento entre ustedes.
  • Disminución del rendimiento académico.
  • Autoestima positiva.
  • Disminución de las luchas de poder.
  • Mejor relación entre ustedes.
  • Incremento del rendimiento académico.

 

Más recursos

  • Quizás usted no siempre responda de la forma que le hubiera gustado, sobre todo en momentos de estrés. Tenga presente que siempre puede cambiar. Los siguientes recursos pueden ser de ayuda:
  • Lea cómo esta familia consiguió volver a la normalidad después de muchos años de crisis de berrinches.
  • Obtenga consejos de disciplina para niños con TDAH.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Kristin J. Carothers (PhD) es una psicóloga clínica infantil dedicada a la desestigmatización de las enfermedades mentales.