Recomendación del maestro: 5 maneras de usar en la casa adaptaciones para la velocidad de procesamiento lenta

No todos los niños trabajan al mismo ritmo. Como educadora, he visto a muchos buenos estudiantes que tienen una velocidad de procesamiento lenta, y por lo tanto tienen problemas para seguir el paso de la clase. Cuando estos niños están en la escuela, se les ofrece (o debería ofrecérseles) adaptaciones, tales como tiempo adicional en los exámenes o entrega de resúmenes para ayudarlos a superar con éxito el día escolar.

Sin embargo, con todas las presiones de ser padres, la historia en la casa es diferente. A menudo los padres quieren que los niños se apresuren y terminen sus deberes escolares o los quehaceres domésticos para que puedan avanzar a la siguiente actividad en la lista de cosas por hacer. Esa es la fórmula para la frustración de los niños que trabajan lentamente.

Mi sugerencia es llevar a casa el espíritu de las adaptaciones de la escuela de su hijo. Estas son algunas maneras de hacerlo:

1. No utilice un temporizador en la casa

Usar un temporizador ayuda a algunos niños a mantenerse enfocados. Sin embargo, con frecuencia causa ansiedad en muchos niños que tienen una velocidad de procesamiento lenta. En su lugar, sugiero que se creen rutinas predecibles para hacer actividades como los quehaceres domésticos y la tarea escolar.

2. Apéguese a las rutinas para las tareas escolares

Cuando se trata de los deberes escolares, es importante hacerlos en el mismo lugar y a la misma hora todos los días. También trate que su hijo haga las tareas en el mismo orden. Los niños suelen perder tiempo y energía decidiendo si deberían hacer primero la tarea de matemáticas o la de ortografía. Tener una rutina ayuda a que dediquen su energía a lo que es importante: terminar sus tareas.

3. También siga rutinas para las tareas del hogar

En lo posible, implemente rutinas para completar las tareas domésticas. Ayudará a los niños a ahorrar tiempo y energía si hacen la misma actividad todos los días durante una semana, en lugar de que se les asigne una tarea diferente de último minuto. Cuando usted asigna una tarea nueva, asegúrese de enseñarle con antelación qué se espera que haga y cómo.

4. Deje a un lado tareas que sobrepasen el tiempo asignado

Revise cuánta tarea fue asignada por la escuela. Si la tarea de su hijo requiere mucho tiempo, póngase en contacto con el maestro. Quizás tenga incluso que preguntar cuál es la política de la escuela con respecto a las tareas. En este caso podría ser de ayuda usar un temporizador para medir cuánto tiempo le lleva a su hijo hacer la tarea. Pero como mencioné anteriormente, no fomente una carrera entre su hijo y el reloj.

5. Mantenga las instrucciones simples y directas

Cuando la vida es una locura, es fácil perder la paciencia: “Toma tu mochila, cuelga tu chaqueta, empieza la tarea y ¡apúrate! Tenemos que irnos en 20 minutos”. Una secuencia de órdenes puede ser abrumadora para los niños que tienen una velocidad de procesamiento lenta. En la casa, como en la escuela, dé instrucciones que sean cortas y simples. Puede ayudar dar solo uno o dos pasos a la vez.

Estas solo son algunas ideas de cómo llevar las adaptaciones escolares al hogar. Existen muchas más. Pida recomendaciones al maestro de su hijo. Revise el IEPplan 504 de su hijo para saber qué herramientas puede usar. Al implementar las adaptaciones escolares en la casa, usted puede hacer que la vida en el hogar y la tarea escolar sean momentos más felices y productivos para su hijo.

— Maureen Paschal

Maureen Paschal es maestra y bibliotecaria, y escribe blogs en Raising The Capable Child. También es mamá de un joven con .

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Share