5 recomendaciones para ayudar a los estudiantes de bachillerato a manejar la ansiedad ante los exámenes

Los estudiantes de bachillerato se enfrentan a tipos nuevos de exámenes, desde los exámenes parciales y finales hasta los exámenes de admisión a las universidades y las pruebas de graduación estatales. Puede que sientan que hay más en juego en este tipo de exámenes, lo que puede aumentar su ansiedad. Estas recomendaciones pueden ayudar a su adolescente a reducir sus preocupaciones por los exámenes.

1. Escuche sus preocupaciones sobre los exámenes y sobre el futuro

Algunos\\\s de los exámenes durante el bachillerato ayudan a determinar qué es lo que hará su hijo después de graduarse. Estos exámenes pueden ser especialmente estresantes para los adolescentes que piensan y aprenden de manera diferente, quienes podrían sentirse inseguros sobre su futuro.

Tenga una conversación honesta con su adolescente sobre lo que siente y escuche sus inquietudes. Intente tranquilizarlo, pero sea realista. “Podemos asegurarnos de que estés preparado para este examen. Y pase lo que pase, no te preocupes. Hay muchas opciones después del bachillerato. Te ayudaremos a encontrar las mejores”.

2. Ayúdelo a evitar el estrés de dejar todo para el final

Prepararse a último minuto para un examen probablemente aumentará la ansiedad. Parte del problema puede ser la dificultad para organizarse y administrar el tiempo.

Una manera de evitarlo es ayudar a los niños a crear un calendario mensual de exámenes. Una vez que lo tenga, ayúdelo a establecer un horario semanal de estudio antes de cada prueba o examen. Cada semana revisen el calendario de exámenes y creen el plan de estudio de la semana siguiente. Tener un horario detallado y estar atento a lo que hay que hacer puede ayudar a los niños a sentirse más en control.

3. Evite las sorpresas con información sobre el examen

Algunos estudiantes de bachillerato se sienten ansiosos cuando no saben qué esperar del examen. ¿Será de opción múltiple o de respuestas cortas? ¿Requiere una habilidad con la que tienen dificultad?

Sugiera a su hijo que averigüe qué tipos de preguntas habrán en la prueba. Saber qué esperar puede ayudar a los niños a prepararse y sentirse más confiados. Por ejemplo, a los niños que tienen dificultad con la escritura a mano puede que les preocupe que en el examen de ciencias tengan que completar un diagrama. Si pudieran practicar por adelantado, se podría reducir su ansiedad.

4. Asegúrese de que entienda cuáles son sus apoyos en los exámenes

Saber que sus necesidades particulares son entendidas puede ayudar a reducir la ansiedad ante los exámenes. Si los niños tienen un o un que incluye adaptaciones para los exámenes, asegúrese de que sepan cuáles son y por qué los ayudarán. (También pueden solicitar adaptaciones para los exámenes de admisión a la universidad).

Además, les puede decir que si el maestro o supervisor del examen olvida proporcionarles las adaptaciones, deben defender sus derechos y recordárselo.

5. Dígale que los contratiempos ocurren, y que es normal

Aun teniendo buenos hábitos de estudio, es posible que a algunos estudiantes que piensan y aprenden de manera diferente no les vaya bien en los exámenes. Esto podría causarles ansiedad porque temen reprobar.

Intente contrarrestar ese miedo creando un plan de acción después de una mala calificación en un examen. Diga a su adolescente: “Sé que estudiaste mucho para ese examen de ciencias de la salud. Ahora sabes qué es lo que intentaste y qué no resultó bien. ¿Deberíamos reunir a tu equipo del IEP? Podemos discutir qué podría funcionar mejor la próxima vez”.

Share