Cerrar
Idioma
English
Español
TDA/TDAH

¿El TDAH aumenta el riesgo de tener dificultades de salud mental?

Por Child Mind Institute, socio fundador de Understood

¿El TDAH aumenta el riesgo de tener dificultades de salud mental?

Los chicos con TDAH tienen más probabilidad que otros chicos de experimentar problemas de salud mental. Un estudio reciente con chicos con TDAH, desde los 8 años hasta la edad adulta, encontró que aquellos con TDAH tienen mayor riesgo de tener dificultades de conducta, dificultades de aprendizaje, ansiedad, depresión, abuso de substancias y autolesiones. La adolescencia es cuando los chicos con TDAH tienen mayor riesgo de desarrollar problemas de salud mental.

Sin embargo, el conocimiento es poder. Aprenda qué conductas y síntomas se pueden desarrollar y cómo identificarlos. Así podrá actuar temprano y será mejor para su hijo.

Problemas de conducta

Los problemas más comunes en chicos con TDAH son las conductas desafiantes y agresivas. Esto incluye rehusarse (con más frecuencia que otros chicos) a seguir instrucciones de padres y maestros. Estos chicos pueden tener crisis emocionales cuando les indican que hagan algo que encuentran difícil o que es un reto.

Los chicos con TDAH tienden a volverse desafiantes en situaciones particulares, dice el Dr. Vasco Lopes, un especialista en TDAH y conductas perturbadoras. Estas situaciones incluyen la hora de hacer la tarea escolar, irse a dormir, interrumpir un juego, sentarse y cenar. Estas situaciones son difíciles de tolerar debido a los déficits característicos del TDAH. Éstos incluyen:

  • Prestar atención
  • Tolerar una situación aburrida
  • Controlar sus impulsos
  • La transición de una actividad divertida a otra
  • Controlar su nivel de actividad

Cuando la conducta desafiante se convierte en un trastorno

¿El patrón desafiante o de oposición a la autoridad de su hijo es lo suficientemente severo para hacer la vida en la escuela y en la casa muy difícil todos los días? Entonces podría ser diagnosticado con un trastorno. Dependiendo de su edad y sus síntomas, éstos son algunos de los diagnósticos o etiquetas que le pueden ser asignados después de una evaluación.

Trastorno negativista desafiante (ODD, por sus siglas en inglés) es cuando un chico tiene un patrón de conducta no-cooperativa, desafiante, hostil e irritable con cualquier figura de autoridad. El ODD ocurre en alrededor del 50% de los chicos con TDAH del tipo combinado y en 25% de los chicos con TDAH del tipo inatento.

Trastorno de conducta (CD, por sus siglas en inglés) es cuando un chico tiene un patrón de comportamiento agresivo, perturbador, deshonesto (frecuentemente miente y roba) y de romper las reglas. Alrededor de uno de cada cuatro niños con TDAH del tipo combinado también tiene el trastorno de conducta.

Trastorno de desregulación destructiva del estado de ánimo (DMDD, por sus siglas en inglés) es cuando un chico está casi siempre irritable. Tiene estallidos de mal humor frecuentes y severos que parecen completamente fuera de proporción con la situación. Muchos jóvenes son diagnosticados primero con DMDD y luego reciben también un diagnóstico de TDAH.

El entrenamiento para padres puede ayudarles a usted y a su hijo

Hay dos tipos de entrenamiento para padres que pueden ayudarle a lidiar con los estallidos desafiantes y emocionales de su hijo: La terapia de interacción padre-hijo (PCIT, por sus siglas en inglés) y el entrenamiento conductual para padres (PMT, por sus siglas en inglés).

  • Las dos enseñan cómo prestar atención a las conductas positivas de su hijo.
  • Las dos fomentan ignorar malas conductas de poca importancia.
  • Las dos entrenan para establecer consecuencias consistentes con las malas conductas graves y las conductas agresivas.
  • PMT le enseña a los padres destrezas específicas (usualmente sin que su hijo esté presente).
  • PCIT hace que los padres interactúen con sus hijos y al mismo tiempo reciben indicaciones del terapeuta sobre qué destrezas deben usar.
  • Ambas clases de entrenamiento para padres han mostrado una reducción en las conductas perturbadoras, agresivas y desobedientes.
  • Ambas clases de entrenamiento reducen el estrés de los padres y mejoran la relación padre-hijo.

Otras condiciones que pueden acompañar el TDAH

Dificultades de aprendizaje

Las dificultades de aprendizaje relacionadas con la lectura y las matemáticas son comunes en los niños con TDAH. Dependiendo de la edad, su hijo podría tener dificultades con:

  • Hacer rimas
  • Asociar sonidos con símbolos
  • Poner en secuencia los sonidos en el orden correcto
  • Seguir instrucciones
  • Repetir en voz alta palabras que no le son familiares
  • Confundir símbolos matemáticos básicos como “+” y “‒”
  • Cometer los mismos errores de cálculo por descuido, una y otra vez

Para algunos chicos aprender un nuevo concepto mientras escuchan la lección en el salón de clases puede ser fácil. Pero reproducir y aplicar el nuevo conocimiento en la casa puede ser desesperadamente difícil.

Qué hacer: Si usted cree que su hijo puede tener una discapacidad del aprendizaje, la escuela está legalmente obligada a proveer una evaluación de acuerdo con la Ley para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés). El tratamiento usualmente incluye, tanto fortalecer las habilidades como desarrollar una estrategia de aprendizaje diseñada para aprovechar esas fortalezas. Un especialista en aprendizaje puede ayudar a determinar los servicios o las adaptaciones que beneficiarían a su hijo en la escuela.

Depresión

El TDAH aumenta el riesgo de que un chico desarrolle depresión, particularmente en la adolescencia. Qué síntomas se pueden observar:

  • Irritabilidad
  • Cambios en las rutinas del sueño
  • Cambios en el apetito
  • Cambios en el rendimiento académico
  • Pérdida del interés en los amigos y las actividades que solía disfrutar
  • Miedos irracionales
  • Aislamiento de los miembros de la familia

Qué hacer: Si su hijo está mostrando síntomas de depresión por varias semanas y están interfiriendo con su vida en la escuela, con los amigos o en la casa, es el momento de solicitar una evaluación. El tratamiento para el TDAH no aliviará los síntomas de la depresión. Los chicos con depresión pueden ser tratados con terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés). En esta terapia, un psicólogo trabajará con su hijo para que reconozca el patrón de pensamientos negativos y aprenda a pensar fuera de ese patrón. Los medicamentos antidepresivos pueden ser efectivos y pueden ser tomados junto con los medicamentos para el TDAH.

Ansiedad

La ansiedad se manifiesta con frecuencia en niños y adolescentes con TDAH. Se manifiesta de diferentes formas:

  • Trastorno de ansiedad generalizada es cuando alguien está preocupado por todo y por nada en específico al mismo tiempo. Puede tener miedos y fobias relacionados con la escuela, ciertas comidas, gérmenes, etc.
  • Trastorno de ansiedad social es cuando alguien es extremadamente temeroso de gente que no conoce y situaciones nuevas hasta el punto que obstaculiza su vida en la escuela y con las amistades.
  • Trastorno de ansiedad por separación es cuando un niño es irracionalmente temeroso de separarse de sus padres o tiene miedo de que sus padres o algún otro miembro de la familia se muera.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo es cuando alguien es consumido por los miedos o pensamientos no deseados (obsesiones) y trata de controlarlos con conductas repetitivas (compulsiones).

Qué hacer: Si su hijo tiene miedos y preocupaciones que le causan angustia e interfieren con su vida en la casa o en la escuela, es importante realizar una evaluación de la ansiedad. La terapia CBT es muy efectiva para los adolescentes con ansiedad. En algunos casos, los medicamentos y la CBT combinados es la manera más efectiva de tratar el problema.

Abuso de substancias

Los adolescentes con TDAH son más propensos a tener problemas de abuso de substancias que los adolescentes sin una historia de TDAH. Los chicos con TDAH tienden a tener baja autoestima. Esto los puede atraer hacia chicos con más probabilidades de estar abusando de las drogas y el alcohol. Aunque los niños con TDAH tienen más riesgo de abusar de sustancias, aquellos que toman medicamentos tienen menos riesgos que los que no. Una de las razones es que los medicamentos ayudan a controlar la conducta impulsiva que conduce al abuso de substancias.

Qué hacer: Supervise a su hijo. Conozca a sus amigos. Pase tiempo con él. Asegúrese de saber dónde está y cuáles son sus actividades. Los estudios muestran que la supervisión de los padres disminuye los problemas de conducta. Además déjele saber que está siempre disponible para hablar y ofrecer apoyo cuando se sienta molesto. Si su hijo desarrolla un problema de abuso de substancia es importante buscar tratamiento para ello.

Autolesiones

Las adolescentes con TDAH están en mayor riesgo que otras niñas de autolesionarse, como por ejemplo cortarse. Un estudio reportó que el 51% de las adolescentes diagnosticadas con el tipo combinado del TDAH reportaron cortes o alguna otra forma de automutilación, comparado con 29% en adolescentes con TDAH del tipo inatento y con 19% en el grupo de control. Esté atento a:

  • La mención de autolesionarse
  • Cicatrices sospechosas
  • Heridas que no sanan o empeoran
  • Cortes en el mismo lugar
  • Aislamiento creciente
  • Posesión de objetos cortantes cómo pedazos de vidrio
  • Usar mangas largas cuando hace calor
  • Evitar actividades sociales
  • Muchas vendas autoadhesivas
  • Negarse a ir al vestidor o cambiarse de ropa en la escuela

Qué hacer: Actúe inmediatamente si se entera que su hija se ha estado cortando. Es un hábito adictivo. Mientras más veces lo haga aumenta la necesidad de volver a hacerlo. Si la detiene antes que se haya cortado unas 10 veces, el tratamiento es significativamente más fácil. Hablar con el médico que está tratando su TDAH es un buen comienzo.

No es justo, pero es inevitable el hecho de que los chicos con TDAH tienen más probabilidades de tener otras dificultades de conducta o de salud mental. La buena noticia es que los padres que saben qué observar y actúan enseguida, pueden hacer muchísimo para prevenir que estas dificultades se vuelvan más graves. Y la mejor noticia es que los estudios más recientes muestran que una vez que los chicos alcanzan la vida adulta, desaparece el alto riesgo de estos problemas de conducta y de salud mental. Saber qué buscar y conseguir ayuda para su hijo al primer signo de que algo no está bien es la mejor manera de proteger a un niño con TDAH.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email