¿Qué es la terapia cognitivo-conductual?

Por Gail Belsky

Muchas personas que piensan y aprenden de manera diferente también tienen problemas de salud mental. Simplemente tener que lidiar con los desafíos de la vida diaria puede ocasionar mucho estrés o que se sientan mal con ellos mismos. 

Sin embargo, algunas personas tienen problemas más serios como la ansiedad y la depresión. Estas condiciones son comunes en personas con , y otros desafíos de aprendizaje. 

Existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a niños, adolescentes y adultos con los problemas de salud mental. Uno de ellos es la terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés). Conozca más sobre ella.

¿Qué es la terapia cognitivo-conductual?

Se trata de un tipo de terapia conversacional que se puede utilizar en niños, adolescentes y adultos. Sus objetivos son:

  • Lograr que las personas analicen sus pensamientos, sentimientos y conductas.
  • Enseñarles cómo reemplazar pensamientos negativos por pensamientos más realistas y positivos.
  • Ayudarlos a cambiar conductas que les ocasionan problemas en la vida diaria.

Este es un ejemplo. Las personas con dislexia a menudo temen leer en voz alta, ya sea en la escuela, en el trabajo o en una situación social. Puede que teman ser juzgados o se sientan “tontos” porque tienen dificultades que otros no tienen.

Los niños podrían decir: “Soy tonto y no puedo aprender. No voy a leer más libros para la escuela”. Los adultos podrían decir: “No soy lo suficientemente inteligente para este trabajo. Nunca tendré éxito”. La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a las personas a confrontar ese pensamiento y reemplazarlo con: “Tengo muchas fortalezas. Mi problema para leer me dificulta algunas cosas, pero soy tan inteligente como cualquier otra persona. Además, puedo utilizar herramientas que me faciliten la lectura”.

El terapeuta trabaja con las personas para establecer metas, identificar problemas y dar seguimiento al progreso. Puede que se les asignen tareas entre una una sesión y la siguiente para fortalecer las habilidades que están aprendiendo.

La terapia cognitivo-conductual se enfoca en el presente y en el futuro. Ayuda a las personas a darse cuenta de que tienen el control sobre sus comportamientos.

Cómo funciona la terapia cognitivo-conductual

Las personas se reúnen con un terapeuta, que puede ser un psicólogo, un psiquiatra o un trabajador social. La sesión puede ser individual, en grupo o con integrantes de la familia. 

En el caso de los niños, el terapeuta se reúne primero con los padres y su hijo para averiguar qué esperan lograr. Eso podría ser cualquier cosa, desde detener el acoso en la escuela hasta sentirse más seguro.

Hay una serie de técnicas que los terapeutas utilizan en la terapia cognitivo-conductual. Una de ellas se conoce como modelado. En este método el terapeuta demuestra el comportamiento deseado, por ejemplo enfrentarse a un acosador.

Otra técnica se llama reestructuración cognitiva. En este método las personas aprenden a reconocer y reemplazar pensamientos negativos. 

Por ejemplo, podrían reemplazar “soy un flojo y todos se molestan conmigo” por “me cuesta mucho estar organizado, pero eso no significa que no haga bien otras cosas”.

La terapia cognitivo-conductual suele durar menos que otros tipos de terapia.  El número de sesiones a las que asisten las personas suele ser entre 10 y 20. El número de sesiones recomendadas puede variar dependiendo de la persona.

Hay ciertos pasos involucrados en la terapia cognitivo-conductual:

  • Identificar las cosas de su vida que lo molestan.
  • Darse cuenta de los pensamientos y los sentimientos que generan.
  • Reconocer los pensamientos negativos o incorrectos.
  • Reformular esos pensamientos en una visión más positiva.

Hay diferentes formas de terapia cognitivo-conductual. Una de ellas se conoce como terapia cognitiva basada en la atención plena. Este enfoque enseña a niños y adultos a manejar su cuerpo y su mente en respuesta a los factores que causan estrés. Otro enfoque es la llamada terapia dialéctica conductual (DBT, por sus siglas en inglés). Es un programa estructurado para adolescentes y adultos con sentimientos y comportamientos negativos.

A quién puede ayudar la terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual se utiliza para tratar a personas con una variedad de condiciones de salud mental, que incluyen:

  • Trastornos de ansiedad
  • Depresión
  • Trastornos alimentarios
  • Trastornos bipolares
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (OCD, por sus siglas en inglés)

Sin embargo, no se necesita tener un trastorno para beneficiarse de este tipo de terapia. También puede ayudar con el estrés crónico, el miedo, la baja autoestima y otros problemas emocionales. La terapia cognitivo-conductual enseña a las personas cómo manejar sus emociones y poner las cosas en perspectiva.

Para que la terapia funcione, las personas necesitan entender sus patrones de pensamiento. Los niños menores de 7 años no tienen todavía esta capacidad.

Dónde encontrar terapia cognitivo-conductual

Puede empezar por preguntar a médicos u otros proveedores de atención médica. Es posible que ellos puedan referirlo con especialistas que hagan este tipo de terapia.

También amigos o familiares que hayan estado en terapia podrían recomendarle un terapeuta. Otra opción es buscar en línea en la página de la Association for Behavioral and Cognitive Therapies.

Muchos terapeutas usan la terapia cognitivo-conductual. Algunos incluso se especializan en personas que piensan y aprenden de manera diferente. Si busca terapia para niños es recomendable que el terapeuta tenga experiencia trabajando con niños.  

La terapia puede ser costosa. Muchos terapeutas aceptan seguros médicos y algunos tienen tarifas variables. También puede buscar una clínica de salud mental en su localidad que ofrezca servicios gratuitos o a bajo costo.

Tal vez usted se pregunte si su hijo necesita apoyo con sus desafíos emocionales. Averigüe cuándo es el momento de buscar ayuda para los problemas de salud mental de los niños.

Puntos clave

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Gail Belsky es editora ejecutiva en Understood. Ha escrito y editado para importantes medios de comunicación, especializándose en temas relacionados con la crianza de los hijos, la salud y la vida laboral y profesional.

    Revisado por

    Revisado por

    Andrew Kahn (PsyD) es un psicólogo con licencia que ha sido evaluador y asesor en escuelas públicas durante casi 20 años. El Dr. Kahn se identifica como neurodivergente y se desempeña como experto en la materia en Understood.