¿Cuándo es momento de buscar ayuda para los problemas de salud mental de mi hijo?

Cuanto antes reciban tratamiento los niños con problemas emocionales o de conducta, más fácil será ayudarlos. Pero los padres también queremos evitar tratamientos y costos innecesarios en términos de tiempo y dinero.

Hay momentos en los que es recomendable observar y esperar antes de buscar ayuda. Por ejemplo, acontecimientos como el divorcio de los padres o el nacimiento de un hermano afectan el comportamiento de un niño. Esto suele pasar a medida que el niño se adapta a la nueva situación.

Pero hay otros momentos en los que claramente no es una buena idea esperar para buscar ayuda para los problemas de salud mental de su hijo. Por ejemplo:

  • Trastornos alimentarios: Cuanto más tiempo viva un niño con un trastorno alimentario, más difícil será su recuperación. Recibir tratamiento lo antes posible puede salvar la vida de su hijo.
  • Antecedentes familiares: Si la enfermedad mental está presente en su familia, hay una mayor probabilidad de que su hijo comience a desarrollar un trastorno. En este caso es conveniente actuar con prontitud.
  • Cortarse y otras autolesiones: Si descubre que su hijo se ha estado lesionando de alguna manera, incluso si dice que solo fue una vez, es necesario que busque ayuda. Esta es una conducta peligrosa que puede ser una manera de lidiar con un problema de salud mental grave. 

Cuándo buscar ayuda para los problemas de conducta 

Si el comportamiento de su hijo está provocando problemas crónicos en la escuela o está afectando significativamente su vida familiar, es importante conseguir ayuda. El comportamiento disruptivo, explosivo o peligroso puede ser causado por ansiedad, trauma o frustración por un problema de aprendizaje no diagnosticado, entre otros factores.

Los niños necesitan ayuda cuando están fuera de control en la casa o en la escuela. Esto puede afectar la salud y el bienestar de toda la familia.

Cuando se trata de problemas de comportamiento, tendrá que buscar un profesional de la salud mental que pueda diagnosticar y tratar los trastornos del conducta. Usted puede hacer una cita con un psicólogo conductista que se especialice en niños y adolescentes, un psiquiatra infantil o un trabajador social con experiencia en el tratamiento de jóvenes.

Cuándo buscar ayuda para los problemas emocionales

Si un niño parece inusualmente ansioso, triste o irritable durante mucho tiempo, y esto está interfiriendo con la capacidad de hacer cosas que son apropiadas para su edad, es recomendable buscar ayuda. Los niños que están muy ansiosos o deprimidos, además de estar sufriendo no están experimentando partes importantes de la infancia. Es importante buscar ayuda prontamente, antes de que el desarrollo social y académico de su hijo se vea afectado.

Además, cuanto más tiempo vivan los niños con algo como la ansiedad, es más probable que moldee su comportamiento de manera perjudicial. Los niños pequeños que no pueden dormir separados de sus padres, al llegar a la edad escolar podrían no querer dormir en la casa de sus abuelos ni ir de campamento.

Si usted decide observar y esperar para buscar ayuda, asegúrese de vigilar el problema y estar preparado para actuar si no hay una mejoría. Supervisar el comportamiento de su hijo lo puede ayudar a recopilar información valiosa. Lo que no debe hacer es ignorar el problema. No se convenza de que “algo” es “nada”.

Conozca más:

Share

Revise temas relacionados