Cómo un tablero con fichas ayudó a motivar a estudiantes que piensan y aprenden diferente

Por The Understood Team

Los niños motivados son recompensados por sus propios logros. Cuando un niño tiene éxito en algo, probablemente lo disfrute y tenga una actitud positiva hacia aprender. Su éxito lo empuja a seguir adelante.

Sin embargo, para los niños que piensan y aprenden de manera diferente, ese sentido de logro puede tardar más en llegar. Esos niños enfrentan más retos y contratiempos. Tienen menos posibilidades de sentirse exitosos y esto puede desmotivarlos.

En un mundo ideal, queremos niños “naturalmente” motivados. Eso significa que algo en su interior dirija su aprendizaje.

Pero cuando los niños no quieren tomar riesgos o cometer errores, puede que necesiten apoyo externo para iniciar algo. Un empujón externo los impulsa a avanzar hasta que puedan empezar a experimentar éxito por ellos mismos.

Es ahí donde puede ser útil un tablero con fichas, también conocida como tabla con recompensas. Es una herramienta sencilla que he utilizado en el salón de clases para motivar a los estudiantes y las familias la pueden usar en el hogar.

El tablero con fichas es un sistema que premia los comportamientos deseados con fichas que pueden ser intercambiadas por algo de valor. Es un recordatorio visual. El que yo utilizo también ofrece retroalimentación táctil y auditiva, permitiendo que los niños sientan y escuchen cuando progresan.

Esta es la manera en la que yo hago un tablero de recompensas. Empiezo con:

  • Un mini tablero
  • Un paquete de círculos de velcro
  • 6 fichas, centavos u otra moneda

Y así es cómo integro todo (puede usar la foto del tablero que le presentamos al principio del artículo como referencia):

  1. En la parte superior de la tabla pego seis círculos de velcro (la parte del velcro con ganchos) formando un triángulo.
  2. En la parte inferior de la tabla pego otros seis círculos de velcro (la parte del velcro con ganchos) formando una línea recta paralela a la parte de abajo del tablero.
  3. Pego el otro lado del velcro (la parte que tiene fibras) a seis centavos.
  4. Pongo los seis centavos en la línea horizontal de abajo. Ese es el “hogar” de los centavos cuando no se usa el tablero. Conforme los niños vayan logrando cosas, los centavos se van moviendo al triángulo.

Si usted no quiere usar un tablero, puede imprimir este ejemplo. (Si usted no tiene una impresora en casa puede imprimirlo en una biblioteca pública. Obtener una credencial es gratis pero las impresiones pueden tener un costo. También puede pedir que lo impriman en la escuela de su hijo, o puede crear su propia versión a mano en una hoja en blanco.)

¿Cómo puede poner esto en práctica? Supongamos que su hijo ha estado teniendo problemas para comenzar la tarea escolar en la casa. Usted y su hijo acuerdan que todas las noches él empezará hacer la tarea después de la cena sin que haya que recordárselo.

Cada noche que su hijo comience la tarea sin que usted se lo tenga que recordar, gana una ficha y la mueve al triángulo (cada vez que despegue una ficha, el velcro hace un agradable sonido que comenzará a asociar con éxito).

Usted y su hijo también acuerdan que cuando el triángulo esté lleno con las seis fichas, él podrá elegir una recompensa tangible (lo mejor es ofrecerle dos o tres opciones). Podría usar un paquete de tarjetas de Pokémon, un paseo a la heladería o invitar a un amigo a dormir en casa el sábado por la noche.

Puede usar el tablero con fichas para fomentar casi cualquier comportamiento. Sea flexible y considere las necesidades de su hijo. Por ejemplo, si su hijo pierde interés fácilmente, podría empezar usando menos de seis fichas para lograr ser recompensado.

También puede que prefiera entregar fichas más frecuentemente. Por ejemplo, puede entregarle una ficha por 10 minutos de tarea en lugar de sólo una ficha cada noche.

Al mismo tiempo, es importante no utilizar el tablero en exceso. No es buena idea depender demasiado en las recompensas.

Una manera de hacerlo es añadir refuerzo positivo. Cada vez que él gane una ficha, elógielo por su esfuerzo mirándolo a los ojos y sonriéndole. Prontamente, sus elogios puede que sean suficiente para que él continúe haciéndolo.

Cuando se usa correctamente, una tabla con fichas puede ayudar a que su hijo haga su tarea escolar, se comporte mejor e incluso que realice los quehaceres del hogar!

Y cuando los niños experimentan una sensación de triunfo, estarán más dispuestos a asumir responsabilidades en otras situaciones.

Espero que intente usar la tabla con fichas. Es una de las muchas herramientas que puede utilizar para motivar a su hijo.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no necesariamente reflejan los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta