Mi hijo se siente avergonzado de tener que ir al salón de recursos. ¿Qué puedo hacer?

Por Donna Volpitta (EdD)

Mi hijo de quinto grado se siente muy avergonzado de tener que asistir al salón de recursos que recomienda su IEP. ¿Qué puedo hacer?

El quinto grado puede ser muy difícil para los estudiantes que reciben apoyos o servicios fuera del salón de clases regular.

Dependiendo de su escuela, esto sucede al final de la primaria o al comienzo de la escuela media. Este es un periodo de transición en el que los niños están empezando a explorar quiénes son y quiénes quieren ser. Cualquier situación que los haga sentir “diferentes” o amenace su estatus social es difícil.

Como padre, lo mejor que puede hacer es ofrecer apoyo a su hijo pero mantenerse firme diciéndole que necesita asistir. A lo largo de su vida su hijo enfrentará retos, algunos más difíciles que otros. Pero los retos son oportunidades para aprender y desarrollar resiliencia.

Que no quiera salir del salón de clases para recibir servicios es una oportunidad perfecta para mostrarle cómo puede enfrentar los desafíos. Usted puede aprovechar esta experiencia para enseñarle las cuatro “S” de la resiliencia:

Self (Yo): Háblele del porqué necesita esos apoyos y servicios y cómo lo beneficiarán a largo plazo. Ayúdelo a encontrar maneras de explicar a sus amigos por qué sale del salón de clases y cómo eso lo ayuda. Proporciónele argumentos específicos que él pueda usar. Por ejemplo “Necesito ayuda extra con matemáticas y el maestro está justo en ese salón”.

Situation (Situación): Ayúdelo a poner la situación en perspectiva. Explíquele lo que ocurrirá en el salón de recursos. Por ejemplo, él podría recibir ayuda con sus dificultades para organizarse o administrar el tiempo. Hable acerca de habilidades específicas en las que está trabajando y cuáles son sus metas. También comente que él podría trabajar y mejorar lo suficiente como para no tener que volver al salón de recursos.

Supports (Apoyos): Discuta maneras en las que él puede usar los diferentes sistemas de apoyo. ¿Cuenta con un amigo de confianza que lo pueda apoyar mientras él le dice a los otros chicos por qué necesita ir al salón de recursos? ¿Puede hablar con el maestro sobre cómo facilitar la transiciones para salir y entrar al salón de clases de manera que sean menos embarazosas?

Strategies (Estrategias): Recibir ayuda adicional no es negociable en este momento. Pero cómo maneje ese reto depende de él. ¿Se queja o se desconecta porque está enojado? ¿Se esfuerza mucho y da lo mejor de sí para sacarle provecho? Hable con él para ver si sus estrategias están funcionando. Si no es así, ayúdelo a pensar en unas que probablemente le beneficien a largo plazo.

Es muy difícil ver a su hijo experimentar momentos difíciles. Pero aprender a enfrentar los retos representa un beneficio real para él. También hay cosas que usted puede hacer para ayudarlo a perseverar y seguir motivado. Averigüe maneras de elogiarlo que fortalezcan la autoestima. Y obtenga recomendaciones para ayudarlo a enfrentar la rabia y la frustración.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Donna Volpitta (EdD) es coautora de