TDAH y trastorno afectivo estacional

El invierno es una temporada importante para que niños y adultos con TDAH se enfoquen en su salud mental. Esto se debe a que las personas con TDAH son más propensas a desarrollar el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés) que las personas sin TDAH. Este tipo de depresión se desencadena con los cambios de estación.

A medida que los días se vuelven más cortos, las personas están expuestas a menos cantidad de luz solar.  Muchas personas empiezan a sentirse cansadas y de mal humor en el otoño. Estos sentimientos tienden a durar todo el invierno. Por esto es que el trastorno afectivo estacional se suele llamar depresión estacional o depresión de invierno.

Los días más cortos pueden afectar los ciclos de sueño. Muchas personas con TDAH tienen dificultades para conciliar el sueño durante todo el año. Pero los cambios de estación pueden empeorar estos problemas. 

El sueño afecta la química del cerebro. Los problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormidos durante la noche dificultan la concentración al día siguiente. Cuando no dormimos lo suficiente, tenemos menos energía y nos sentimos deprimidos. 

Pero la buena noticia es que hay muchas maneras de ayudar. Siga leyendo para conocer por qué el TDAH y la depresión estacional están relacionados, y cómo dormir mejor puede ayudar a manejar "la depresión de invierno".

Profundice

Comparta

Read next