¿Qué son las diferencias en la manera de pensar y aprender?

Por El equipo de Understood

Las diferencias en la manera de pensar y aprender son desafíos de por vida que pueden afectar las habilidades lectoras, la escritura, las destrezas matemáticas y la capacidad de atención. Son causadas por diferencias en cómo el cerebro procesa la información.

Algunas diferencias en la manera de pensar y aprender son discapacidades del aprendizaje, como es el caso de la dislexia. Otras son dificultades con habilidades importantes que las personas utilizan en su vida diaria.

Para 1 de cada 5 personas que las tienen, estas diferencias pueden dificultar la escuela, el trabajo y la vida en general. Pero hay muchos apoyos que pueden ayudar a niños, jóvenes y adultos que piensan y aprenden de manera diferente.

Tipos de diferencias en la manera de pensar y aprender

La dislexia y el TDAH son las diferencias más comunes y mejor conocidas. Probablemente usted conoce a alguien que tiene una o ambas, o tal vez usted mismo las tiene. El TDAH es la condición más común en la infancia, y se estima que entre el 5 y el 10 por ciento de las personas tienen dislexia.

Pero hay otros desafíos de los que tal vez usted no haya escuchado. Por ejemplo, la discalculia es una discapacidad del aprendizaje en matemáticas. Los expertos creen que es tan común como la dislexia.

Otros desafíos incluyen:

Muchas personas que piensan y aprenden de manera diferente tienen dificultades en más de una de estas áreas. Eso se debe a que algunas condiciones suelen ocurrir juntas.

Mitos y realidades acerca de las diferencias en la manera de pensar y aprender

A pesar de todo lo que sabemos acerca de las diferencias en la manera de pensar y aprender, los mitos siguen existiendo. Uno es que los desafíos no son reales. Otro es que las personas son perezosas. También existe el mito de que las personas que piensan y aprenden de manera diferente no pueden ser exitosas en su profesión.

Esta es la realidad: las diferencias en la manera de pensar y aprender son desafíos auténticos que tienen una base biológica.

Los estudios que usan escáneres cerebrales han mostrado diferencias en cómo funciona y está estructurado el cerebro. Los expertos también creen que la genética desempeña un papel, ya que las diferencias en la manera de pensar y aprender suelen ser hereditarias.

Tal vez el mito más grande es que las personas que piensan y aprenden de manera diferente no son inteligentes. Las diferencias en la manera de pensar y aprender no están relacionadas con la inteligencia. Las personas que las tienen son tan inteligentes como otras personas. Y tienen fortalezas, talentos e intereses que pueden ayudarlos con sus desafíos.

Las diferencias en la manera de pensar y aprender afectan a las personas de formas diferentes. Pero existen estrategias y apoyos en la escuela y en el trabajo que pueden ayudar a los niños y adultos a salir adelante.

Puntos clave

  • Las diferencias en la manera de pensar y aprender tienen una base biológica.

  • Las personas con estas diferencias son tan inteligentes como otras personas.

  • Algunas diferencias son discapacidades, como la dislexia y el TDAH.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea. Muchos de ellos tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente.

    Revisado por

    Revisado por

    Trynia Kaufman (MS) es gerente sénior de investigación editorial en Understood. Fue maestra y ahora su labor incluye conferencias educativas a nivel nacional.