Qué es la terapia de integración sensorial

La terapia de integración sensorial comenzó a usarse en la década de los setenta. Se trata de exponer a los niños con problemas sensoriales a las sensaciones que los incomodan. Actualmente es parte de un enfoque de tratamiento más amplio.

Los niños necesitan procesar la información que captan a través de los sentidos, como el ruido, las luces, los olores y las sensaciones táctiles. También tienen que procesar la información sobre cómo colocar y mover su cuerpo. Algunas personas utilizan el término "integración sensorial" para describir este proceso.

El término surgió en la década de los setenta. Hay personas que lo siguen utilizando para describir el tratamiento de niños con dificultades del procesamiento sensorial. Podrían referirse a la terapia de integración sensorial y a la idea de que exponer a los niños a las sensaciones que los molestan facilitará que su cerebro las pueda procesar.

Los niños trabajan con terapeutas ocupacionales (OT, por sus siglas en inglés) en este tipo de dificultades. Por lo tanto, el tratamiento que reciben se llama terapia ocupacional

Cómo ayudan los terapeutas ocupacionales 

Los terapeutas ocupacionales de las escuelas trabajan con los niños durante la jornada escolar, generalmente como parte de los apoyos incluidos en un IEP. El tratamiento es gratuito. También trabajan con la familia, los maestros y otros terapeutas de los niños. Los terapeutas ocupacionales pueden trabajar de forma privada o en otro tipo de entornos.

Comienzan por identificar cuáles son las áreas sensoriales más problemáticas para el niño. Después elaboran un plan para mejorar la forma en que el niño procesa y responde a los estímulos en esas áreas. 

El objetivo es ayudar al cerebro a mejorar las conexiones entre los diferentes estímulos sensoriales. Esto puede:

  • Mejorar el control de los impulsos.

  • Fortalecer las habilidades motoras.

  • Disminuir la sensibilidad o las reacciones excesivas a experiencias sensoriales relacionadas con el tacto, el olfato y el sonido.

Cómo ayudan las dietas sensoriales

La estrategia de exponer a los niños a estímulos sensoriales no ha desaparecido. Sin embargo, muchos terapeutas ocupacionales actualmente la utilizan dentro de un enfoque de tratamiento más amplio llamado dieta sensorial.

Este tipo de terapia no tiene nada que ver con la alimentación. Las dietas sensoriales son un conjunto de actividades basadas en jugar que los niños realizan a lo largo del día. La mayoría de las veces son físicas.

Supongamos que un niño tiene dificultad para permanecer sentado durante la clase. El terapeuta ocupacional podría sugerir que realice ciertos ejercicios (como saltos o flexiones) para que aprenda a adaptarse y manejar las sensaciones sensoriales.(También podría recomendar usar una silla especial.

Algunos expertos opinan que no hay suficiente investigación para determinar si este tipo de tratamiento es efectivo. Por ello, es importante hablar con los médicos y terapeutas sobre otras opciones.

Obtenga más información sobre las sobrecargas sensoriales. Revise estrategias que puede probar en la casa.

Comparta

Próximos pasos