¿Cuál es la diferencia entre un tempo cognitivo lento y una velocidad de procesamiento lenta?

Por Ellen Braaten (PhD)

Me han informado que mi hijo tiene “tempo cognitivo lento”. ¿En qué se diferencia de la velocidad de procesamiento lenta?

Esta es una pregunta complicada, en parte porque existen muchas coincidencias entre los dos términos. La velocidad de procesamiento se refiere al tiempo que le toma a una persona realizar una tarea mental. El tempo cognitivo lento (SCT, por sus siglas en inglés) es un término más amplio que incluye soñar despierto y la falta de energía. El SCT está menos definido y es más controversial.

La velocidad de procesamiento puede medirse usando pruebas estándares. Cuando los neuropsicólogos hablan sobre “velocidad de procesamiento lenta”, por lo general se refieren a un desempeño lento en las subpruebas del Índice de Velocidad de Procesamiento que son parte de la Escala Wechsler de Inteligencia para Chicos (WISC, por sus siglas en inglés). Estas subpruebas incluyen actividades como la búsqueda de formas cuadradas en una hilera de formas diferentes.

Sin embargo, más ampliamente, la velocidad de procesamiento es el ritmo con el que una persona capta y reacciona a la información que recibe ya sea a través de la vista, el sonido o el movimiento. Es raro que alguien tenga dificultades solo en una de esas áreas. La velocidad de procesamiento lenta, por lo general, incluye al menos dos de esas áreas.

El SCT es parecido a la velocidad de procesamiento lenta, pero afecta de manera más global la manera en que los niños interactúan con su ambiente. Pueden parecer somnolientos o cansados y tener la tendencia a fantasear y a moverse lentamente. Muchos de esos niños, pero no todos, pueden mostrar una velocidad de procesamiento lenta en la Escala Wechsler de Inteligencia para Chicos.

El SCT es un concepto relativamente nuevo. Se requieren más estudios para aclarar en que difiere de la velocidad de procesamiento lenta.

Algunos investigadores opinan que el SCT debe ser considerado un nuevo trastorno. Otros consideran que el SCT no es diferente del tipo de TDAH que no incluye hiperactividad. (Este tipo de TDAH es en ocasiones es llamado TDA, pero el nombre oficial es TDAH, presentación predominantemente con falta de atención.)

Pero, a nivel práctico, aquí hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar si su hijo tiene el SCT, la velocidad de procesamiento lenta o ambos:

  • Crear un lugar para la tarea escolar que no sea visualmente desordena. Mantenga los sonidos que distraen al mínimo. La meta es lograr que su hijo tenga un ambiente de aprendizaje tan eficiente como sea posible para que haya menos información para procesar.
  • Proponer y discutir ideas con el maestro de su hijo para encontrar maneras de aumentar la atención y velocidad de su hijo. Averigüe si su hijo califica para obtener adaptaciones en el salón de clases que puedan ayudar con la velocidad de procesamiento.
  • Asegurarse que su hijo coma alimentos saludables y descanse más. El hambre y la fatiga pueden afectar la atención y velocidad de su hijo.
  • Incorporar las fortalezas e intereses de su hijo. Esto puede ayudar a los chicos con velocidad de procesamiento lenta o SCT a que terminen las tareas más rápido. Por ejemplo, si su a su hijo le gusta el béisbol, escribir sobre Babe Ruth le puede tomar menos tiempo que escribir acerca de un tema que le interese menos.
  • Solicitar más tiempo para responder los exámenes. Un espacio privado también puede ser de gran ayuda porque a muchos niños con estas dificultades le gusta hablar en voz alta mientras responden las preguntas difíciles del examen.
  • Cambiar la manera de dar instrucciones. Por ejemplo, podría ayudar dar una instrucción a la vez. También puede ayudar dar instrucciones de diferentes maneras, como escribirlas y decirlas en voz alta.
  • Consultar con su pediatra si su hijo continúa teniendo problemas a pesar de usar estas estrategias. Quizás también quiera informarse si los medicamentos usados para el TDAH podrían ayudar.
  • Practicar nuevas habilidades hasta que se vuelvan automáticas. Mientras más se familiarice su hijo con una tarea, mayor será la probabilidad de que mejore la velocidad de procesamiento. Pero el truco está en ayudar a su hijo a encontrar el equilibrio entre aprender demasiado y sentirse abrumado.

Déle suficiente tiempo para que practique y aprenda por completo una nueva habilidad sin saturarlo en exceso. Tomar descansos durante la tarea también puede ayudar a reducir la frustración. ¡Anime a su hijo a estirar las piernas!

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Ellen Braaten (PhD) es la directora del programa Learning and Emotional Assessment y codirectora de Clay Center for Young Healthy Minds, ambos en Massachusetts General Hospital.