¿Por qué los niños no se quedan quietos?

Por Amanda Morin

Cuando los niños se mueven constantemente y están retorciéndose, golpeteando y tocando cosas, tal vez usted se pregunte por qué es tan difícil para ellos estar calmados y no moverse todo el tiempo.

Moverse nerviosamente es una manera de lidiar con la sensación de inquietud o aburrimiento. Los niños que se mueven mucho generalmente no lo hacen a propósito. Moverse así puede ayudarlos a mantenerse enfocados cuando no están interesados en algo, como durante una clase o reunión larga. O puede ayudar a los niños a manejar otras distracciones, de tal manera que puedan concentrarse en algo que les interesa.

Hay muchas razones por las que los niños se mueven mucho. A veces es por aburrimiento. Pero las causas comunes incluyen ansiedad, estrés, hiperactividad y problemas de atención. Los niños con TDAH a menudo se mueven nerviosamente.

No hay muchos estudios acerca de los movimientos nerviosos. Sin embargo, un pequeño estudio sugiere que es la manera en que el cuerpo humano intenta mantener la concentración. Otro estudio sugiere que simplemente es señal de una mente errante. 

Moverse constantemente no significa necesariamente que haya un problema. Pero puede crear problemas si molesta a otras personas.

Profundice

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.

    Revisado por

    Revisado por

    Ellen Braaten (PhD) es la directora del programa Learning and Emotional Assessment y codirectora de Clay Center for Young Healthy Minds, ambos en Massachusetts General Hospital.