Ir a contenido

La importancia de abogar por sí mismo en los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

Por Andrew M.I. Lee

De un vistazo

  • Abogar por sí mismo es la habilidad de defenderse y pedir lo que necesita.

  • Saber abogar puede ayudar a su hijo académicamente y socialmente.

  • Usted puede ayudar a su hijo a desarrollar la habilidad de abogar por sí mismo a cualquier edad, pero es recomendable comenzar a temprana edad.

Los padres suelen abogar por las necesidades de sus hijos. Hablan con los maestros, los familiares y otras personas acerca de esas necesidades, y de esa manera ayudan a sus hijos a recibir apoyos dentro y fuera de la escuela.

Parte de abogar con eficacia es enseñar a su hijo las destrezas necesarias para que abogue por sí mismo. Es algo que usted puede empezar a desarrollar en su hijo a temprana edad y continuar practicándolo a lo largo del tiempo. Usted puede desarrollar las bases para abogar por sí mismo cuando su hijo es pequeño y después enseñarle habilidades más complejas cuando sea estudiante de primaria, de escuela media y de bachillerato.

Qué es abogar por sí mismo

Abogar por sí mismo es una habilidad que permite a los chicos entender sus fortalezas y sus limitaciones, y así saber lo que necesitan para ser exitosos y poder comunicarlo a otras personas.

Abogar por uno mismo se puede dividir en varios elementos clave:

  • Entender cuáles son las necesidades específicas (esto es parte de la autoconsciencia).

  • Saber qué ayuda o apoyo satisfacerá esas necesidades, como tutorías o en el salón de clases.

  • Comunicar esas necesidades a los maestros y a otras personas.

Supongamos que su hijo tiene problemas para escribir y tiene una clase de historia que requiere tomar muchos apuntes para poder hacer la tarea. Esto representa un desafío si él no cuenta con algún tipo de apoyo para escribir.

Este es un ejemplo de abogar por sí mismo:

Su hijo entiende que tomar apuntes va a ser difícil y sabe que el software de reconocimiento de voz lo ayudaría. Por lo tanto, le comunica al maestro que escribir es un reto para él y solicita que le permita usar el software de reconocimiento de voz.

Si el maestro acepta, las necesidades de su hijo son atendidas. Si el maestro dice que no, su hijo sabe que tiene que hablar con otra persona, como el coordinador de servicios de educación especial.

Los beneficios de abogar por sí mismo

Saber abogar por sí mismo ayuda a los chicos a aprender creando soluciones para los retos escolares. En el ejemplo anterior de tomar apuntes, el estudiante aprovecharía mejor la clase si usara un software de reconocimiento de voz.

Por supuesto que un padre también podría abogar por el software de reconocimiento de voz. Sin embargo, existen beneficios adicionales cuando los chicos abogan por ellos mismos. Los chicos que abogan en su beneficio pueden:

  • Encontrar soluciones a desafíos que los padres podrían desconocer

  • Desarrollar confianza en su habilidad de aprender

  • Crear un sentido de responsabilidad de su aprendizaje

  • Desarrollar independencia y autodeterminación

Estos beneficios adicionales pueden hacer una gran diferencia para lograr éxito a largo plazo. En lugar de sentirse impotente y dependiente de otros, los chicos que son capaces de abogar por sí mismos están preparados para enfrentar los retos de la vida (lea la historia de cómo una mamá aprendió que era tiempo de empoderar a su hijo para que hablara por él mismo).

Los beneficios van más allá de lo académico. Los chicos que pueden abogar por sí mismos de manera eficaz pueden comunicarse en situaciones sociales e incluso explicar a sus amigos por qué en ocasiones necesitan más ayuda.

Cómo facilitar que los niños aboguen por sí mismos

Debido a que la capacidad de abogar por sí mismo es tan importante, puede que usted prefiera seguir pasos específicos para ayudar a su hijo a desarrollarla. Estas son algunas maneras de ayudarlo a desarrollar la capacidad de abogar por sí mismo:

Como con cualquier habilidad valiosa, abogar por uno mismo requiere práctica. Continúe representando roles en situaciones que puedan surgir para así ayudar a su hijo a sentirse más cómodo a la hora de pedir ayuda.

También puede descargar una hoja informativa de autoconsciencia para ayudar a su hijo a destacar las fortalezas y limitaciones, o completen una tarjeta 3x3 para entregarla al maestro.

Abogar por sí mismo no es fácil para muchos chicos. Por ejemplo, los niños que son tímidos pueden necesitar diferentes apoyos para aprender a abogar por sí mismos. Otros niños pueden sentirse extraños o inclusive culpables al pedir ayuda o solicitar una adaptación. Esto es especialmente cierto si su hijo se siente avergonzado por tener dificultades de aprendizaje y de atención (lea la historia de una joven acerca del sentimiento de que estaba “haciendo trampa” al usar adaptaciones).

Enseñar a su hijo a abogar por sí mismo puede ser una parte importante de su propia experiencia como defensor. Las habilidades para abogar por uno mismo pueden ayudar a su hijo a manejar los retos actuales y los que surgirán en el futuro.

Puntos clave

  • Saber abogar por sí mismo es una habilidad importante que puede ayudar a su hijo a mejorar su desempeño escolar y a ser más exitoso a largo plazo.

  • Usted puede seguir pasos específicos para que su hijo aprenda a abogar por sí mismo.

  • Abogar por uno mismo no es fácil, pero con la práctica su hijo puede desarrollar esta habilidad.

Comparta

adaptaciones

IEP

Comparta La importancia de abogar por sí mismo en los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta La importancia de abogar por sí mismo en los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom