Preguntas frecuentes acerca de la asistencia de su hijo a las reuniones del IEP

Por Amanda Morin

De un vistazo

  • Asistir a las reuniones del IEP pude ayudar a que los chicos aprendan a abogar por sí mismos.

  • La presencia de hijo en las reuniones de su IEP le recuerda al equipo que él es más que la información incluida en el IEP.

  • Su hijo no tiene que estar presente durante toda la reunión del IEP.

Puede que usted conozca a padres que asisten con sus hijos a las reuniones del IEP y se pregunte si su hijo también debería asistir. Pero ¿cómo funciona? ¿El chico participa o solo se sienta y escucha? ¿Realmente es beneficioso que asista?

Estas son las respuestas a preguntas comunes que los padres tienen acerca de que sus hijos estén presentes en las reuniones del IEP.

¿A qué edad debería mi hijo empezar a asistir a las reuniones del IEP?

No hay una edad determinada para empezar a llevar a su hijo. La (IDEA, por sus siglas en inglés) establece que los estudiantes deberían ser incluidos en las reuniones “siempre y cuando sea apropiado”. Y un estudiante tiene que ser invitado cuando la reunión del IEP empiece a enfocarse en su plan de transición. Eso varía dependiendo del estado, pero generalmente ocurre cuando el estudiante tiene entre 14 y 16 años de edad.

Sin embargo, eso no significa que su hijo no pueda empezar a asistir antes a las reuniones. Abogar por uno mismo es una habilidad que se logra con la práctica, y su hijo de primaria puede aprender esa destreza asistiendo a las reuniones del IEP.

Usted también puede desarrollar las bases para la autoabogacía incluso en niños más pequeños.

¿Qué debería hacer mi hijo en una reunión del IEP?

No hay reglas en cuanto a lo que su hijo debería hacer en una reunión del IEP. Tan solo estar presente y escuchar puede ser un acto de abogacía para algunos chicos. Al medida que los niños crecen pueden contribuir más, especialmente cuando se trata de hablar acerca de lo que funciona y en qué están teniendo problemas.

Y cuando la conversación gire en torno a sus planes para después del bachillerato, es probable que él tome un papel mucho más activo en el establecimiento de sus metas.

¿Cuáles son los beneficios de que mi hijo asista?

Son muchos los beneficios que resultan de que su hijo asista a las reuniones del IEP. Le da la oportunidad de ser un participante activo en su propia educación. Estos son algunos otros beneficios a considerar:

  • Permite que su hijo vea lo que ocurre y de esa manera se disipe el misterio que rodea las reuniones del IEP.
  • Le da al equipo la oportunidad de interactuar con su hijo y verlo de otra manera. La manera como él interactúa con usted puede ser muy distinta a lo que el equipo ve en la escuela.
  • Le da oportunidad a su hijo de que exprese su opinión acerca de cómo está funcionando el programa y sus .
  • Tambien le da oportunidad de pensar y hablar de sus destrezas y limitaciones.
  • Le permite que escuche cuáles son sus metas anuales y entender cómo serán cuantificadas.
  • Refuerza que el equipo se dé cuenta que está haciendo planes para un niño de carne y hueso, que su hijo es más que información en un documento. En ocasiones puede ser fácil olvidarlo cuando el equipo empieza a hablar acerca de cosas como los resultados de la evaluación y el desempeño en clase.

¿Mi hijo necesita prepararse para la reunión?

Si su hijo decide asistir a una reunión del IEP, es recomendable hablar con él con anticipación acerca de lo que ocurrirá en la reunión. Puede que tenga que explicarle qué es un IEP y por qué tiene uno. Es buen momento para empezar a hablar con él acerca de sus dificultades, ya que se trata de una conversación que continuará durante años.

Puede que su hijo quiera preparar un breve resumen para compartirlo con sus maestros. Usted puede ayudar a su hijo pequeño a completar una hoja informativa de autoconsciencia para que él entienda mejor sus destrezas y limitaciones. Puede ayudar a su hijo mayor hablando con él acerca de lo que quiere hacer después de terminar el bachillerato y cuáles son sus opciones.

¿Y si hay cosas que no quiero que mi hijo escuche?

Su hijo no tiene que estar presente durante toda la reunión. El equipo del IEP puede que necesite hablar de cosas que pudieran avergonzar o molestar a su hijo.

Si su hijo va a asistir a una reunión, notifíqueselo con anticipación al equipo para que lo tengan en cuenta cuando programen la agenda. De esa manera, su hijo podrá participar al principio o al final de la reunión.

Tenga presente que hablar sobre problemas de conducta o diferencias de opinión acerca de los servicios y apoyos es diferente de las cosas que usted quizás no quiera que su hijo escuche. Si su hijo está presente en ese tipo de discusiones, usted está enviando un mensaje al equipo. Les está diciendo que espera que no comenten nada acerca de su hijo que no le dirían enfrente de él.

Que usted esté preparado ayuda a su hijo a sentirse más cómodo asistiendo a la reunión. Explore una lista de revisión de preguntas a realizar antes y durante la reunión del IEP. Conozca más acerca de su papel en el proceso del IEP. Y lea la historia de una mamá que relata haberse sentido mejor trayendo a otra persona a la reunión del IEP.

Puntos clave

  • Los estudiantes deben ser invitados cuando el equipo del IEP comienza a enfocarse en el plan de transición, pero pueden empezar a asistir antes de que esto ocurra.

  • Usted puede preparar a su hijo para lo que sucederá en la reunión del IEP.

  • Es apropiado que su hijo escuche o participe en conversaciones en las que se expresan diferentes opiniones.

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Amanda Morin es la directora de liderazgo intelectual en Understood y la autora de “The Everything Parent’s Guide to Special Education.” Fue maestra y especialista en intervención temprana durante más de una década.