Ir a contenido

8 juegos y actividades de interior que son sensorialmente amigables

Por Amanda Morin

Temas relacionados

Encontrar algo que hacer en espacios interiores puede ser un desafío para muchos niños. Pero para aquellos que tienen dificultades del procesamiento sensorial, algunas actividades funcionan mejor que otras. Si su hijo se siente abrumado con ciertos juegos, hay varias opciones que pueden calmar su sobreestimulado sistema.

Estos son ocho juegos sensorialmente amigables que pueden ayudar a satisfacer las necesidades sensoriales de su hijo.

Pintura para raspar y oler

La pintura para raspar y oler recurre a los sentidos visual, táctil y olfativo (olores) del niño. Seleccione varios sabores de gelatina basándose en los colores y olores preferidos de su hijo. Utilice una vaso plástico para cada color. Mezcle 1 cucharada de pegamento blanco, 1 cucharada de agua y 1 cucharadita de polvo de gelatina en cada vaso (el pegamento ayuda a que los gránulos de gelatina se peguen entre sí).

Entregue a su hijo varios pinceles que no sean costosos y cartulina o papel grueso para que pinte. Una vez que su hijo haya terminado la pintura, extiéndala para que seque. Cuando esté seca, él podrá frotar las puntas de sus dedos sobre la pintura para reactivar el olor.

Plastilina

Usar plastilina es una excelente actividad para reforzar las habilidades motoras finas. También puede reducir la frustración e interesar a los niños que les gusta tocar cosas. Esconda objetos pequeños dentro una bola de plastilina para que su hijo los encuentre, o rételo a que haga una bola de plastilina o figuras presionando con sus dedos.

El olor de la plastilina comprada en tiendas puede producir una fuerte reacción en algunos niños con dificultades sensoriales. Si eso le sucede a su hijo, o si él suele masticar cosas, busque en Internet una receta para preparar plastilina en casa (e incluso que sea comestible).

Piscina de pelotas en casa

Hacer una versión casera de una piscina de pelotas no es tan difícil de hacer como se podría pensar. Todo lo que necesita son pelotas livianas de plástico y una piscina pequeña para niños. Una inflable funciona bien porque puede desinflarla y guardarla fácilmente. Puede comprar las pelotas en muchas tiendas de juguetes.

Su hijo puede enterrarse en ellas, arrojarlas e incluso buscar un pequeño juguete que usted esconda en el fondo de la piscina.

Temas relacionados

Twister

Este juego clásico es una manera excelente de practicar las habilidades motoras que pueden estar afectadas por las dificultades sensoriales, también conocidas como sentidos proprioceptivos y vestibulares. Los niños tienen que estirar sus músculos y articulaciones al girar para lograr las posiciones correctas. Y dado que es un juego que requiere concentración, por lo general es más silencioso que otros juegos de mesa. Esto puede ser de utilidad si su hijo es sensible a los sonidos.

Cajas sensoriales

A muchos niños les gusta jugar con arena y agua. Y crear cajas de arena que se puedan colocar sobre la mesa es una manera sencilla de combinar ambos gustos. Además, es una solución sencilla en términos de espacio y almacenamiento. Usted puede usar el “ingrediente” que prefiera su hijo, ya sea arena, agua, granos de arroz, frijoles secos, cuentas e incluso crema de afeitar.

Vierta el ingrediente en un recipiente plástico con tapa que sea del tamaño de una caja de zapatos. Agregue también algunas cucharas de plástico, vasos y juguetes pequeños. Escarbar, verter y enterrar son todas parte de la experiencia sensorial.

Rompecabezas

Armar rompecabezas es muy bueno para los niños que tienden a excitarse demasiado. La actividad tiene un efecto calmante que muchos ignoran. Con los rompecabezas no solo se practican las habilidades motoras finas, sino que también pueden ayudar a los niños que tienen dificultades del procesamiento visoespacial. Algunos rompecabezas para niños pequeños incluso producen sonidos al colocar las piezas en los lugares correctos.

Pintar con los dedos y la comida

Pintar con los dedos es una actividad excelente para los buscadores sensoriales. Solo tiene que dar a su hijo un delantal, un rollo de papel, pinturas para dedos y ¡déjelo por su cuenta!

Pero si su hijo evita los estímulos sensoriales, puede usar la actividad para mostrarle nuevas texturas. Recurra a su sentido del olfato usando alimentos blandos para “pintar” sobre una bandeja de hornear. Por ejemplo, puede usar budín de chocolate, yogur o puré de manzana.

Bailar

Para los niños que necesitan más estimulación sensorial y que no les gustan los juegos silenciosos o sin movimiento, intente hacer una fiesta de baile. A su hijo puede que le guste, ya que le proporcionará estimulación visual y auditiva. Seleccionen juntos la lista de canciones y hágalas sonar para que las baile.

Si su hijo tiene problemas con las habilidades motoras gruesas, intente que imite sus movimientos de baile. Puede ayudarlo a estar más en contacto con su cuerpo y aprender a coordinar sus movimientos. Y si a él le gusta crear su propia música, usen instrumentos musicales u ollas y cucharas que hagan las veces de tambores y platillos.

Díganos qué le interesa

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta 8 juegos y actividades de interior que son sensorialmente amigables

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta 8 juegos y actividades de interior que son sensorialmente amigables

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom