Ir a contenido

TDAH y engañar

Por Kate Kelly

De un vistazo

  • Existen diversas razones por las que los niños con TDAH hacen trampa.

  • Engañar puede indicar un problema subyacente que necesita ser atendido.

  • En ocasiones engañar está relacionado con dificultades del funcionamiento ejecutivo.

Uno o dos episodios de engaño es bastante común en muchos niños. Podrían ignorar las reglas de un juego de naipes a fin de ganar, o copiar en un ensayo las palabras de otra persona y decir que son suyas. Pero cuando los niños con TDAH hacen trampa frecuentemente, puede haber algo más que simplemente querer ganar o seguir el camino fácil.

En esos niños, hacer trampa suele estar relacionado con dificultades de la función ejecutiva, las cuales están estrechamente conectadas al TDAH. También puede ser una manera de manejar los desafíos inherentes de tener TDAH.

Conozca más acerca de la conexión entre el TDAH y engañar.

Por qué los niños con TDAH podrían hacer trampa

  • Impulsividad: A veces los niños planifican hacer trampa. Sin embargo, engañar suele ser un impulso para los niños con TDAH. Esta condición les dificulta detenerse a pensar en las posibles consecuencias de sus actos. También les dificulta resistir la tentación, especialmente cuando es algo importante. Imagine a un estudiante de 8º grado con TDAH que está presentando un examen de ciencias. Su rendimiento no ha sido bueno en este periodo y necesita obtener una buena calificación. De repente se da cuenta de que puede ver el examen del compañero que está sentado a su lado. No planeó hacer trampa, pero su impulsividad lo lleva a tomar una esa decisión.

  • Ilusiones: Los niños con TDAH puede que sean poco realistas y demasiado optimistas sobre cómo ven las cosas. Es parte de sus dificultades con la función ejecutiva. También puede ser un mecanismo de defensa. Pueden restarle importancia al hecho de hacer trampa diciéndose: “El entrenador no se dará cuenta, no es importante”. “Es solo esta vez”.

  • Problemas en la escuela y frustración: El TDAH es un problema con la función ejecutiva. Generalmente los niños tienen problemas de atención, con la organización, la memoria funcional y otras habilidades ejecutivas que son clave. Eso puede dificultar que estén al día con las exigencias escolares, a pesar de su esfuerzo. Muchos niños con TDAH se frustran ante repetidos contratiempos académicos. Cuando no ven recompensados sus esfuerzos a pesar de que intentan dar lo mejor de sí, su autoestima puede verse muy afectada. Hacer trampa puede ser una manera de sentirse “exitoso”, aunque no sea verdad.

  • Desear agradar e integrarse: Al igual que la mayoría de los niños, los que tienen TDAH desean agradar a sus padres, maestros y a otros adultos en sus vidas. No se sienten bien estando todo el tiempo por debajo de las expectativas. También desean integrarse con sus compañeros y no ser vistos como tontos o perezosos. Pueden recurrir al engaño para evitar decepcionar a los demás. Hacer trampa también puede ayudarlos a ocultar sus problemas de los otros niños.

  • La presión y los temores por el futuro: Algunos adolescentes con TDAH, como muchos de sus compañeros, se sienten presionados por obtener buenas calificaciones a fin de ser admitidos en una universidad prestigiosa. Pero enfrentar problemas en la escuela durante años puede provocarles más estrés y temor a ese respecto. Si hacer trampa puede darles un impulso y colocarlos en un mejor nivel académico, puede que les parezca que vale la pena arriesgarse.

Colaborar con la escuela para manejar el engaño

Recibir una llamada de la escuela diciéndole que su hijo ha sido descubierto haciendo trampa puede ser una sorpresa desagradable. Los padres, naturalmente, podrían sentirse avergonzados o enojados. Pero es importante mantener la calma e informarse antes de actuar.

Averigüe qué ocurrió hablando con su hijo y con el maestro. Puede que esté molesto con su hijo porque hizo trampa, pero es más importante enfocarse en qué condujo al engaño y las posibles maneras de solucionarlo.

Cuando hable con su hijo, pida información específica. ¿El formato de la prueba era difícil? ¿El tiempo fue un factor? O ¿simplemente su hijo desconocía el material? También obtenga información de su maestro. Dependiendo de las respuestas que obtenga, estas son algunas soluciones posibles:

  • Si su hijo no tiene un plan 504, podría considerar seguir los pasos para obtener uno para que pueda recibir adaptaciones.

  • Si su hijo ya tiene un plan 504, puede que necesite ajustes para incluir diferentes adaptaciones y apoyos.

  • Si haber hecho trampa fue el resultado de que su hijo no conociera el material, vea qué puede cambiar en la casa. Por ejemplo, podría dividir las tareas y ayudarlo a que proponga un plan para terminar los deberes.

Los niños con TDAH también pueden hacer trampa fuera del aula. Por ejemplo, cuando juegan en el recreo podrían insistir en que la pelota cayó dentro del campo cuando en realidad no fue así. En esos casos, pregunte al personal de la escuela y a su hijo qué ocurrió. Es posible que estuvieran involucrados otros niños y que su hijo fuera acusado injustamente. También asegúrese de tener una comunicación abierta con los maestros para estar informado de cualquier dificultad social en la escuela.

Hablar con su hijo acerca de engañar

Aunque es importante entender qué provocó el engaño, usted también necesita dejarle claro que hacer trampa es inaceptable. Hágale saber que tener TDAH y los problemas que esta condición genera no es excusa para hacer trampa.

En lugar de regañar a su hijo por hacer trampa, intente aclarar las cosas. Pídale detalles de lo que ocurrió. Tenga cuidado de no preguntarle “por qué” hizo trampa. Incluso los adultos tienen dificultad para explicar el motivo de ciertos comportamientos. En su lugar, pregunte qué ocurrió recientemente en la escuela y cómo van las cosas con sus compañeros.

También tienen que ser claras las consecuencias de hacer trampa. Hable con su hijo acerca de cuál sería una consecuencia razonable de esta situación. La consecuencia que decidan debería ayudarlo a aprender de la experiencia. El objetivo es reducir la posibilidad de que haga trampa en el futuro sin que sea una consecuencia excesiva. Puede que su hijo sugiera una consecuencia más severa que la que usted propondría. Esto puede deberse a que muchos niños con TDAH sienten un gran remordimiento cuando rompen una regla.

Su hijo sigue necesitando su apoyo incluso en situaciones como estas. Puede ser útil entender el engaño como una señal de que su hijo probablemente necesita ayuda para encontrar mejores maneras de resolver los problemas que lo llevan a engañar. Al analizar la causa de dicho comportamiento, usted puede ayudarlo a que actúe de manera diferente la próxima vez.

Los niños con TDAH a menudo presentan otras conductas difíciles. Aprenda por qué la mentira y la agresión son problemas comunes en ellos. Escuche a un experto explicar cómo una crianza comprensiva y tolerante puede ayudar.

Puntos clave

  • Las presiones académicas y sociales son causas comunes del engaño.

  • Enfóquese en resolver el problema de fondo que condujo a hacer trampa.

  • Los niños con TDAH pueden querer agradar a sus padres y maestros más que otros niños.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta TDAH y engañar

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta TDAH y engañar

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom