TDAH y la pubertad

Esto es lo que las familias necesitan saber acerca del TDAH y la pubertad, incluidas algunas sugerencias para ayudar a su hijo.

Por Rae Jacobson (MS)

Revisado por experto Roberto Olivardia (PhD)

Actualizado el 5 de enero de 2024

La pubertad puede ser un periodo difícil para los niños. Y si además tienen TDAH, las cosas pueden ser aún más complicadas.

1. Los cuerpos están cambiando, así que los niños necesitan rutinas nuevas

La pubertad implica cambios importantes en el cuerpo. Los niños se podrían emocionar con algunos de estos cambios, como el esperado aumento de estatura.

Pero otros cambios, como la llegada del período menstrual o el mal olor de las axilas, podrían ser indeseados. Esto es especialmente cierto para los niños que tienen TDAH. Las niñas podrían tener dificultad para recordar cosas importantes, como los tampones o las toallas sanitarias. O a los niños se les podría olvidar usar desodorante. Estos descuidos pueden hacer que los niños con TDAH se sientan avergonzados y cohibidos.

Las familias pueden ayudar, facilitando que los niños recuerden lo que deben hacer y traer consigo. Por ejemplo, podrían colocar una lista de tareas de aseo personal en la puerta del baño, como cepillarse los dientes. O preparar un bolso que contenga tampones, toallas sanitarias y una muda de ropa para guardarla en el casillero de la escuela.

2. Hay mucho más que recordar

Los preadolescentes y adolescentes suelen tener que recordar muchas cuestiones sociales, como información sobre sus amigos y cumpleaños. Además, cosas como qué zapatos son geniales o no. Pero también hay mucho que recordar en la escuela. Los niños suelen tener más tareas, cambios de horarios de clases y más actividades extracurriculares.

Los niños con TDAH que tienen dificultad para mantenerse al día con sus deberes escolares podrían sentirse abrumados. Puede beneficiarlos tener las adaptaciones adecuadas. También puede ayudar encontrar estrategias organizativas con su hijo.

3. Las amistades son más complicadas

A medida que los niños se acercan a la adolescencia, las amistades se vuelven más importantes y más complejas. Para los niños con TDAH, en especial aquellos que han tenido dificultades sociales en el pasado, este puede ser un momento difícil. Los niños con TDAH suelen ser menos maduros que sus compañeros. Y a medida que los niños crecen y quieren ser más “adultos”, los niños con TDAH se pueden sentir excluidos.

Esta edad es también cuando las presiones sociales se vuelven más intensas. Los niños están enfrentando un mundo completamente nuevo de reglas e indicaciones. Qué es genial y qué no. Cómo actuar y qué decir. Estas señales sociales complejas pueden ser difíciles de entender y de seguir para los niños que tienen TDAH.

Los niños con TDAH podrían sentir que no pueden seguir el ritmo. Es posible que estén tan enfocados en socializar que se olviden de hacer otras cosas importantes, como la tarea. O podrían tener dificultad para mantenerse concentrados en clase. 

4. Los niños podrían sentir emociones intensas

Las hormonas presentes en la pubertad pueden causar estragos en las emociones y los estados de ánimo de los niños. Esto puede ser aún más intenso para los niños con TDAH que tienen dificultad para controlar sus emociones.

Los niños con TDAH suelen ser mucho más sensibles al rechazo. Las dificultades sociales y los problemas de autoestima que son tan comunes durante la pubertad, pueden ser aún más angustiantes para ellos.

Las hormonas también pueden afectar (aunque no siempre) la forma en que los niños responden a los medicamentos para el TDAH. Un medicamento que funcionaba bien antes de la pubertad podría volverse menos eficaz al comenzar esta etapa. Si nota que el medicamento de su hijo ya no funciona tan bien, hable con su médico.

Preste atención a cómo se siente su hijo, incluso si algunos de esos sentimientos le parecen un poco exagerados. Esté preparado para un poco de mal humor. Los niños con TDAH tienen más riesgo de experimentar problemas de salud mental, y la pubertad puede ser una etapa muy difícil. Si su hijo se siente ansioso, triste o irritable, y estos sentimientos afectan su vida diaria, podría ser el momento de hablar con un profesional de la salud mental. 

5. Los niños necesitan espacio y apoyo

La pubertad es el comienzo de una época emocionante para los niños. Están adquiriendo más independencia y eso es algo bueno. Es importante darle a su hijo el espacio y el apoyo que necesita para explorar su identidad. Aunque esto puede que no sea fácil, especialmente para los padres de niños con TDAH.

Quizá le preocupe que su hijo no pueda estar al día con las exigencias de la escuela. O que tendrá dificultad para hacer amigos. O que la impulsividad pudiera causar que actúe de forma arriesgada.

Dar a los niños el espacio para crecer no significa decir de repente: “¡Muy bien, ahora sigue por tu cuenta!”. En lugar de eso, los niños necesitan apoyo y estrategias para aprender a hacer cosas importantes por sí mismos y hacerlas de forma segura. Trabajen juntos para encontrar soluciones prácticas e independientes que le funcionen a su hijo.

Share