Adolescentes con TDAH y mentir

Por Peg Rosen

Revisado por experto Ellen Braaten (PhD)

Actualizado el 30 de enero de 2023

Decir mentiras u ocultar la verdad es un comportamiento común en los adolescentes. A esa edad les están sucediendo muchas cosas, buenas y malas, que tal vez quieran mantener en secreto. Pero cuando los adolescentes con TDAH dicen mentiras con frecuencia, hay otros factores a considerar.

No todos los niños con TDAH mienten a menudo. De hecho, algunos son compulsivamente honestos, lo que puede crear otro tipo de problemas. Pero para muchos, mentir es un comportamiento que comienza cuando son pequeños. Y puede volverse aún más problemático durante la adolescencia.

Tomar riesgos en adolescentes con TDAH

Los años de la adolescencia pueden ser un período de experiencias nuevas, desde citas románticas hasta conducir para ir a las fiestas. También es posible que los adolescentes experimenten con drogas, alcohol o actúen arriesgadamente de otras formas.

Así que puede que haya mucho más que ocultar, mantener en secreto, encubrir o sobre lo que mentir. Eso incluye lo que sea que hayan hecho y sus consecuencias, como conducir un automóvil lleno de amigos teniendo un permiso de aprendiz y que lo hayan detenido.

Sin embargo, algunos niños con TDAH puede que mientan con más frecuencia que sus compañeros. Eso en parte puede deberse a problemas con la función ejecutiva. También puede que sea una manera de ocultar los desafíos relacionados con los síntomas del TDAH. Y estos mismos factores pueden poner a los adolescentes con TDAH en mayor riesgo de involucrarse en conductas de riesgo.

Por qué los adolescentes con TDAH podrían mentir

No son solo las conductas arriesgadas las que los adolescentes con TDAH podrían querer ocultar. A menudo se trata de cosas que ocurren en su vida diaria las que los llevan a mentir. Generalmente se trata de eventos o situaciones que se vieron afectadas por sus síntomas del TDAH, en particular relacionados con la escuela y los deberes escolares. 

Supongamos que su hija adolescente presentó recientemente un examen de matemáticas. Cuando usted le pregunta cómo le fue, responde que obtuvo una B. A la semana siguiente usted limpia su mochila y ve que en realidad obtuvo una D. ¿Por qué mintió? Usted nunca la ha castigado por obtener malas calificaciones. Y además debería saber que usted podría descubrir la verdad fácilmente.

Una respuesta podría ser que ella en realidad no está mintiendo. Es posible que no recuerde su calificación, o incluso que hubo un examen ese día. Pero ocultar la verdad también puede ayudar a contrarrestar sentimientos negativos como la vergüenza y el miedo a reprobar la asignatura. 

Si los niños pueden evitar que sus padres se enteren de que han obtenido una mala calificación, ese es un problema menos que enfrentar. La “verdad” no se siente del todo real, al menos por ahora.

El papel de la función ejecutiva y mentir en adolescentes 

Los adolescentes con TDAH enfrentan desafíos con la función ejecutiva. A menudo tienen problemas con el autocontrol y para pensar en las consecuencias. Eso los puede conducir a mentir con frecuencia.

Imagine que su adolescente le dice que irá a la casa de una amiga a ver películas, pero se va a una fiesta a la que no tiene permiso de ir. Ella no considera que algo pueda salir mal y que su mentira se descubra. Como que se desinfle una llanta al regresar a casa. O recibir una citación judicial por manejar bajos los efectos del alcohol.

Los adolescentes que tienen problemas con el funcionamiento ejecutivo suelen hacerse ilusiones infundadas: Creen que nada malo les pasará si rompen las reglas o que no los descubrirán. En realidad, puede parecer que mienten más porque los descubren mintiendo con más frecuencia.

Es posible que los adolescentes con TDAH a veces no estén realmente seguros de cuál es la verdad y cuál no. Eso también se relaciona con sus problemas con la función ejecutiva. Por ejemplo, un estudiante de último año de bachillerato cree que le pidió al maestro una recomendación para la universidad. Pero como tiene dificultad para darle seguimiento a las tareas y priorizarlas no se da cuenta de que nunca lo hizo.

Las consecuencias de que los adolescentes mientan

Malas calificaciones. Comportamientos arriesgados. Tardanzas y ausentismo. Los problemas de los adolescentes pueden tener consecuencias más graves a medida que avanzan de año en el bachillerato. Mentir sobre estos temas, por supuesto, solo empeora las cosas.

Los adolescentes con TDAH podrían complicar aún más su situación al evitar enfrentar sus problemas, diciendo mentiras para cubrir otras mentiras. Si no se rompe este ciclo, mentir se puede convertir en una manera de vivir.

Hay otras preocupaciones que hacen que mentir sea un problema más grande a esta edad. Los adolescentes con TDAH tienen un riesgo mayor de tener problemas de salud mental, como la ansiedad y la depresión. Si consumen drogas o alcohol y lo niegan, es posible que lo estén haciendo para automedicarse. Es importante conocer las señales de ansiedad y depresión.

Cómo reaccionar cuando su adolescente miente

Es crucial para el bienestar y el progreso de los adolescentes ayudarlos a entender por qué mienten frecuentemente, y las consecuencias de sus mentiras.

  • No acepte que está bien mentir. Asegúrese de que su adolescente entienda qué piensa usted de ese comportamiento y por qué le preocupan las consecuencias de mentir.
  • No lo considere una traición. Mentir no suele ser una acción en su contra. Es una mala decisión. Enfóquese menos en la mentira en sí y más en por qué mintió. 
  • Anticipe la mentira que probablemente diga su hijo. Mantenga una comunicación abierta sobre estos asuntos para que pueda ayudar a su adolescente a encontrar estrategias y obtener apoyo.
  • Proporcione "evidencia" de la mentira. Los adolescentes con TDAH pueden persistir en una mentira, con la esperanza poco realista de que de alguna manera se convierta en realidad o que el problema desaparecerá. Muestre pruebas a su hijo de lo que realmente sucedió: El correo electrónico que le envió el maestro por el trabajo que no entregó o la multa que usted encontró en el automóvil.
  • Elimine la vergüenza de mentir. No justifique la mentira, pero demuestre que usted entiende por qué lo hizo: “Parece que estabas teniendo problemas. Primero, averigüemos cómo llegaste a este punto. Luego, veamos cómo puedes encaminarte”.
  • No subestime el uso de alcohol o drogas considerándolos comportamientos “normales” de la adolescencia. Confronte a su adolescente. Hable de lo que está sucediendo en su vida y las posibles razones de su consumo de alcohol o drogas. 

Probablemente usted no podrá evitar que su adolescente deje de mentir por completo. Pero puede ayudarlo a entender que la mentira solo empeorará las cosas.

Puntos clave

  • Los adolescentes con TDAH suelen mentir acerca de la escuela y las tareas.

  • Los adolescentes con TDAH no suelen mentir por rebeldía, sino para hacer frente a sus desafíos.

  • Trate de enfocarse en lo que condujo a mentir, en lugar de en la mentira en sí.

Share

Revise temas relacionados