No todos podemos ser Salma Hayek: Diversificar nuestras historias de personas exitosas con dislexia

PorThe Understood Team

Muchos sabemos quienes son Alejandro González Iñárritu, Salma Hayek, Pablo Picasso, Muhammad Ali y Michael Phelps. Son personas con dislexia y otras dificultades de aprendizaje y de atención que se convirtieron en famosos cineastas, artistas y atletas, entre otras profesiones.

No hay escasez de íconos culturales que tengan dificultades de aprendizaje y de atención. Esas personas representan una poderosa inspiración para 1 de cada 5 niños que enfrentan estos retos (y dan confianza y tranquilidad a sus padres).

Esos íconos también nos ayudan a estar alertas de que se establezcan bajas expectativas. Ellos les recuerdan a maestros y alumnos que los niños que leen lentamente o que necesitan más tiempo pueden llegar a convertirse en líderes en la profesión que elijan. Advierten a las universidades y empleadores de no confundir los puntajes de las pruebas con el potencial que tiene un estudiante de alcanzar sus metas.

Como madre y maestra, he sido testigo del poder que tienen estas historias de inspirar y dar esperanza. Yo se las narraba a mi hijo disléxico, y frecuentemente las repito a mis estudiantes con dificultades de aprendizaje y de atención.

De hecho, mi familia estuvo involucrada en la creación de la películaThe Big Picture: Rethinking Dyslexia (no disponible en español), que se centra en historias exitosas de personas con dislexia. La película utiliza estas historias para ayudar a desmitificar y desestigmatizar la .

Pero mi hijo Dylan, cuya historia está incluida en la película, recientemente ofreció otra perspectiva. En una entrevista con la experta de Understood Elizabeth Hamblet para su libro 7 Steps for Success: High School to College Transition Strategies for Students With Disabilities, (no disponible en español), Dylan explicó por qué considera que necesitamos expandir nuestras historias de personas exitosas.

Dylan reconoce que las historias extraordinarias tienen un propósito importante. Los estudiantes que tienen problemas en la escuela a menudo son percibidos erróneamente como menos inteligentes que sus compañeros. Esas historias ayudan a invalidar ese mito, pero advierte que también pueden enviar un mensaje confuso acerca de la definición de éxito.

¿Qué pasa con los disléxicos que salen adelante y viven tranquilamente con un empleo que los apasiona?

¿Es necesario obtener premios y reconocimientos especiales o volverse famoso para ser considerado un disléxico exitoso?

¿Hemos establecido un estándar poco realista al destacar los logros extraordinarios de algunas personas que tienen dislexia? ¿Corremos el riesgo de limitar la creatividad de los chicos a quienes queremos inspirar? O peor aún, ¿estamos añadiendo un estrés innecesario a los chicos que necesitan menos presión?

Por supuesto que no tenemos que reemplazar una historia por otra. Sin embargo, podemos y debemos divulgar más historias de personas con dificultades de aprendizaje y de atención que están prosperando sin ser el centro de atención. Hablo de nuestros colegas, amigos y miembros de la comunidad.

Las historias exitosas tienen un lugar importante en las luchas diarias por los derechos civiles, incluyendo los nuestros. Son una parte vital de los esfuerzos por hacer que las escuelas sean lugares donde todos los estudiantes puedan progresar.

No obstante, creo que necesitamos replantear cómo usar estas inspiradoras narraciones. Las historias excepcionales acerca de dificultades de aprendizaje y de atención deben contemplarse en un contexto más amplio para que así ayudemos mejor a nuestros hijos. Debemos ser cuidadosos de no constreñirlos a expectativas o normas particulares. Queremos que los chicos sepan que no tienen que ser célebres para que se consideren personas exitosas.

Como menciona mi hijo, los estudiantes con dificultades de aprendizaje y de atención se beneficiarían más de una gama de modelos a seguir que sea más diversa, más inclusiva. No solo personas famosas, sino personas comunes prósperas con quienes puedan identificarse.

Lea las 31 historias exitosas de personas famosas y gente común que tienen dificultades de aprendizaje y de atención. Escuche a una mamá relatar un breve momento que significó un gran logro para su hija con dislexia. Vea un video acerca de Anya, una mujer con dislexia y TDAH que se convirtió en maestra de educación especial.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

    Díganos qué le interesa

    Comparta