Cerrar
Idioma
English
Español
Parques y reuniones de juego

8 problemas comunes en el patio de juegos (y cómo ayudar)

Por Amanda Morin

186Encontró esto útil

Algunos niños con dificultades de aprendizaje y de atención podrían tener problemas con las reglas en el patio de juegos, así como también en cuanto a poder jugar bien con otros niños. Aquí presentamos algunos problemas comunes del patio de juegos, y las maneras de cómo ayudar a sus hijos a evitarlos.

186Encontró esto útil
1 de 8

Siendo acosado o siendo testigo de acoso

Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención pueden ser el blanco del acoso por otros niños. El acoso es diferente de ser el objeto de burlas, porque en el acoso la molestia es repetida y por lo general se hace más grave con el paso del tiempo. Puede incluir el uso de nombres insultantes, los insultos, las amenazas, la exclusión e incluso la violencia física.

Cómo ayudar: Esté a disposición y sea activa. Explique lo que es el acoso y asegúrese que su hija sepa que ella puede ir a usted (o a su maestra) si ella lo experimenta o lo ve. Enséñele que está bien retirarse si ella se siente insegura o si el utilizar las palabras para defenderse no funciona. Infórmese acerca de qué hacer si sospecha que hay acoso en la escuela de su hija.

2 de 8

Ser demasiado agresivo con otros niños

Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención algunas veces carecen de control de los impulsos, y además no pueden filtrar lo que ellos dicen. Ellos podrían empujar a otros niños, correr sin prestar atención o ser insultantes sin darse cuenta. También es posible, que ellos no se den cuenta que estén usando la fuerza con otros.

Cómo ayudar: Establezca reglas en cuanto a la agresión física, de modo que su hija sepa cuáles son las consecuencias de antemano. Aliéntela a que use las palabras en vez de su cuerpo, para comunicar. Recuerde a su hija que: “no es apropiado que ella le pegue a otros niños. Si quieres tomar un turno, pregunta ‘¿puedo tener un turno, por favor?’”.

3 de 8

Lidiando con ganar o perder

Los niños quienes tienen problemas con el control de sus impulsos y regulando sus emociones podrían presumir de ganar y hacer que otros niños se sientan mal por haber perdido. Del mismo modo, ellos podrían volverse realmente molestos cuando pierden un juego e insistir en que los otros hicieron trampa.

Cómo ayudar: Señale que si su hija hace sentir mal a los otros niños ellos no van a querer volver a jugar con ella. Recuerde a su hija que los juegos del patio de juegos son solamente juegos y que está bien sentirse bien por ganar, pero no hacer sentir mal a los otros. Enseñe a su hija las frases que muestran cómo ser un buen deportista como “¡buen juego!”.

4 de 8

No ser capaz de manejar los juegos del patio de juegos

Los niños con dificultades de sus habilidades motoras, como la dispraxia, podrían tener problemas para utilizar los juegos del patio de juegos. Las escaleras para trepar, el utilizar las barras para trasladarse o colgarse, los columpios, e incluso el tobogán, todos requieren ser capaz de coordinar diferentes partes de los movimientos con el cuerpo.

Cómo ayudar: Practique cuando el patio está vacío o cuando hay pocos niños en el parque. En esos momentos, sus hija podría sentirse menos autoconsciente y usted podría ayudarla a dividir cada actividad en pequeños pasos y practicar las cosas que más le gusten.

5 de 8

No tomar turnos o seguir direcciones

En el patio de juegos, los niños tienen que compartir, tomar turnos y comunicarse con otros niños. Ya sea que estén jugando juegos organizados o esperando sus turnos, esto puede ser más difícil para los niños con dificultades de aprendizaje y de atención. Esto es así porque el prestar atención, el entender las convenciones sociales y procesar la información, todo esto pueden ser áreas problemáticas.

Cómo ayudar: Muestre lo que es tomar turnos y compartir. Practique el lenguaje que su hija necesita saber, tal como “mi turno”, “tu turno” o incluso “¡escúchame!”. Deje que su hija sepa que está bien el pedirle a un compañero o a una maestra que le clarifique las reglas del patio de juegos. Quizás tenga que pedirle que las divida en partes para poder entenderlas con claridad. Explore otras maneras de ayudar a su hija a interpretar las convenciones sociales.

6 de 8

No quiere jugar con otros niños

El tiempo en el patio de juegos incluye a las habilidades sociales. Esto quiere decir, el compartir, el tomar turnos, y el conversar con otros niños. Su hija podría no estar segura de cómo comenzar una conversación o cómo pedirle a alguien que quiere unirse a un juego. Ella podría, además, no entender cuando otros niños la están invitando a jugar. Esto puede ser complicado, para desarrollar relaciones de amigos.

Cómo ayudar: Practique lo que su hija puede decir a los otros niños: “Hola, soy Molly. ¿Cuál es tu nombre?” y “¿tú quieres jugar en las barras conmigo?”. Usted también puede ayudar a su hija a que sepa darse cuenta cuando está bien unirse a un juego del patio de juegos que un grupo grande de niños está haciendo sin necesidad de preguntarle a alguien en especial. Obtenga más consejos acerca de cómo ayudar a su hija a que se integre e interactúe con los niños de su edad.

7 de 8

Tomado riesgos en los juegos del patio de juegos

Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención pueden tener problemas con el control de sus impulsos y actuando antes de pensar. Además, los niños con dificultades del procesamiento sensorial podrían no sentir el dolor tan fuerte como lo sienten otros niños. Esto puede resultar en conductas de riesgo como saltar desde una superficie demasiado alta, hamacarse demasiado fuerte o tener juegos bruscos con otros niños.

Cómo ayudar: Hable con sus hijos acerca de tomar aire y pensar antes de actuar. Para bajar el riesgo de lastimarse durante las caídas, visite los patios de juegos que tienen arena, pedacitos de madera o sintético y siempre asegúrese de que sus hijos estén supervisados.

8 de 8

Ser objeto de burlas

El patio de juegos es un lugar donde los niños podrían molestarse unos a otros. Algunos ejemplos, muestran su buena naturaleza en las bromas: “tú eres superrápido con esos zapatos nuevos”. Y algunos ejemplos pueden ser malos: “esos zapatos nuevos son horribles”. Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención pueden tener dificultad para poder diferenciar entre esos dos comentarios.

Cómo ayudar: Explique la diferencia entre ser objeto de burlas y hacer bromas entre amigos. Muéstrele a su hija el lenguaje corporal, los tonos de voz y las expresiones faciales que van con cada una. Usted puede ayudar a su hija a practicar cosas para decir cuando ella es el objeto de burlas de otro niño. Por ejemplo, “a mí no me gusta eso” o “eso me lastima”.

Empiece la presentación nuevamente o explore más

7 problemas comunes para niños con dificultades de aprendizaje y de atención que hacen deporte

Participar en programas de deportes puede dar una gran cantidad de beneficios para los niños con dificultades de aprendizaje y de atención. Tener entrenadores y árbitros que sepan cómo ofrecer el apoyo apropiado podría llegar a ser más importante que el deporte en sí mismo. Aquí le mostramos algunos desafíos comunes.

6 errores comunes en el baile de la escuela y cómo evitarlos

No todos los preadolescentes y los adolescentes con dificultades de aprendizaje y de atención tienen problemas con las habilidades sociales. Sin embargo, para aquellos que sí los tienen, un baile en la escuela puede ser un territorio peligroso. Estos son algunos errores comunes y los sugerencias para evitarlos.

Acerca del autor

Retrato de Amanda Morin

Amanda Morin

Madre defensora y ex maestra, Amanda Morin es la orgullosa mamá de chicos con dificultades de aprendizaje y de atención y es la autora de The Everything Parent’s Guide to Special Education.

Más de este autor

Revisado por Molly Algermissen, Ph.D. may 28, 2014 may 28, 2014

¿Le resultó esto útil?

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email