Cerrar
Idioma
English
Español
Depresión

¿Las dificultades de aprendizaje y atención aumentan el riesgo de depresión?

Por Child Mind Institute, socio fundador de Understood

¿Las dificultades de aprendizaje y de atención aumentan el riesgo de tener depresión?

La escuela es una parte muy importante en la vida de los niños. Es allí donde pasan la mayor parte del tiempo cuando están fuera del hogar. Ellos tienen que ir de lunes a viernes, tengan ganas o no. La escuela es como su trabajo, pero con una diferencia. En la escuela todos hacen el mismo trabajo y todos están siendo calificados.

Por lo que puede ser duro para los niños cuando tienen problemas en la escuela, como usualmente es el caso para los niños que tienen dificultades de aprendizaje y de atención. Ellos podrían sentir que tienen que esforzarse más para obtener las mismas calificaciones que sus compañeros. Pueden desanimarse cuando sus compañeros parecen hacer su trabajo sin esfuerzo. Además, su autoestima puede verse afectada si sienten que tienen dificultades. Esto es particularmente cierto en el período anterior a obtener sus diagnósticos, cuando no saben por qué la escuela es más difícil para ellos.

Todas estas cosas sin duda pueden causar que los niños se sientan deprimidos. Sin embargo, esto no significa que necesariamente sean diagnosticados con depresión clínica. De hecho, los niños con déficit de atención, TDA o TDAH, tienen más probabilidad de ser diagnosticados con problemas de conducta o con ansiedad. Pero si bien esto no es muy común, los niños con TDAH tienen más riesgo de desarrollar depresión que los compañeros que no tienen TDAH. Algunos estudios han sugerido que los adolescentes con dificultades de aprendizaje también tienen más probabilidad de sentir depresión.

¿Qué causa la depresión?

En general, la depresión no es causada por experiencias difíciles pero puede ser desencadenada por ellas. Los niños podrían tener una predisposición a la depresión. Esto significa que tienen más probabilidad de desarrollarla que otros niños. Hay varios factores que pueden crear una predisposición, incluyendo:

  • Una historia familiar de depresión
  • El temperamento o personalidad del niño
  • Una historia de eventos estresantes
  • Baja autoestima

¿Cómo puede saber si realmente es depresión?

Es bastante fácil confundir la depresión con los síntomas de una discapacidad de aprendizaje o del TDAH debido a que hay cierta superposición. En ambos casos los niños tienen:

  • Autoestima muy negativa
  • Pérdida de motivación
  • Problemas para mantenerse al día académicamente
  • Resistencia para ir a la escuela

No obstante en la verdadera depresión clínica estos síntomas son mucho más pronunciados. No es simplemente que los niños se sientan decaídos o tengan una mala opinión de sí mismos. Todos experimentamos eso en algún momento de la vida, especialmente los adolescentes. El estado de ánimo pesimista de los niños con depresión persistirá durante semanas o meses, incluso si los eventos en sus vidas mejoran.

Si los siguientes síntomas son severos, si afectan su funcionamiento en la escuela y en el hogar, y si persisten durante semanas sin ningún señal de mejoría, podrían ser una señal de que su hijo tiene depresión:

  • Sentimientos crónicos de tristeza o de sentir que es inútil
  • Menos interés en las actividades que anteriormente disfrutaba
  • Menos interés en lo que pueda traer el futuro
  • Cambios involuntarios de peso
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Aletargamiento
  • Percepción muy negativa de sí mismo (“Soy feo. No soy bueno. Nunca tendré amigos”)
  • Ideas o intentos de suicidio

Si su hijo muestra signos de verdadera depresión, no espere. Haga que lo evalúen y reciba tratamiento enseguida. La depresión no necesariamente desaparecerá por sí misma, incluso si las dificultades de aprendizaje o de atención están siendo tratadas.

¿Cuáles son los tratamientos para la depresión?

La depresión leve a veces se trata solo con psicoterapia. Sin embargo, algunos expertos opinan que es mejor tratar la depresión con una combinación de psicoterapia y medicación. La depresión en la infancia y en la adolescencia es por lo general tratada con las siguientes terapias:

  • Terapia interpersonal (IPT, por sus siglas en inglés): Es una forma de psicoterapia que se enfoca en las relaciones de los niños con sus amigos y parientes, y en cómo pueden influir positivamente (y negativamente) su estado de ánimo y comportamiento.
  • Activación conductual: Una clase de terapia conductual que estimula a los niños a participar en actividades en las que perdieron interés, con el objetivo de generar pensamientos positivos y hacer que los niños renueven sus energías.
  • Terapia cognitivo-conductual (CBT): Es una forma de terapia donde a los niños se les enseña a cuestionar los pensamientos negativos y que reconozcan los patrones y se entrenen ellos mismos en pensar diferente. En muchos casos, este tratamiento es muy exitoso, en especial con los adolescentes.

Los medicamentos para tratar la depresión están diseñados para incrementar el suministro de ciertas substancias químicas en el cerebro, llamadas neurotransmisores, cuya ausencia parece estar relacionada con la depresión. Estos fármacos incluyen a un grupo de antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs, por sus siglas en inglés).

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su siglas en inglés) ha establecido que todos los antidepresivos presentan el riesgo potencial de fomentar los pensamientos suicidas, y todos tienen etiquetas advirtiéndolo. Esa situación es inusual y solo ha sido relacionada con pensamientos suicidas y no con intentos reales de suicidio. Los riesgos asociados con no tratar la depresión severa son mucho mayores. Los antidepresivos no parecen ser peligrosos si se usan apropiadamente.

Como siempre, su trabajo como padre o madre es saber qué es lo normal para su hijo y ser capaz de reconocer e intervenir cuando usted ve un cambio significativo en su comportamiento. Conozca los síntomas de la depresión. Es perfectamente normal sentirse decaído brevemente si tiene problemas en la escuela. Pero sentirse severamente decaído durante semanas o meses es un signo de que su hijo necesita la ayuda de un profesional.

Sea la persona que esté a su lado. Ayúdelo a superar ese momento difícil y a no sentirse solo, y siempre dígale que lo ama.

Acerca del autor

Child Mind Institute logo

Child Mind Institute, socio fundador de Understood

The Child Mind Institute es una organización que se dedica a transformar los servicios de salud mental para niños.

Más de este autor

¿Le resultó esto útil?

¿Tiene su propia pregunta?

Obtenga y dé respuestas en nuestra comunidad. Es un lugar seguro para conectarse con otras familias y expertos. Únase a nuestros grupos.

Comentario(s)

Lo más reciente en Understood

facebook
twitter
pinterest
googleplus
email