Ir a contenido

Fortnite y niños con TDAH o con dificultades para socializar: 7 cosas que les digo a los padres

El otro día jugué Fortnite con mi nieto adolescente. Como educador, he trabajado con miles de niños con TDAH, dificultades con las habilidades sociales y problemas similares. Y quise conocer cómo Fortnite podría afectarlos.

Fortnite es un videojuego en línea para varios jugadores. Es gratuito y puede jugarse en una computadora, en un sistema de juegos como el X-Box o en un dispositivo móvil. El modo de juego más popular es Battle Royale, donde 100 jugadores llegan a una isla e intentan encontrar materiales de construcción y armas, y luchan entre ellos para ser la última persona (o equipo de personas) que permanezca viva. Los jugadores pueden hablar entre ellos y cada juego dura 20 minutos. Para tener una idea de lo que es, imagine una versión en juego de la película Los juegos del hambre.

Fortnite es todo un éxito. Se estima que lo juegan 50 millones de personas. Se han publicado noticias de niños que lo juegan todo el día, hasta tarde en la noche e inclusive debajo de sus escritorios en la escuela. Muchos expertos han dado su opinión acerca de si el juego beneficia a los niños.

Lo que no se ha abordado es su impacto en los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Después de jugar Fortnite, considero que hay cosas específicas que los padres de niños con TDAH o dificultades con las habilidades sociales deberían tener presente.

1. La edad recomendada para jugar Fortnite es de 13 años en adelante, pero cada niño es diferente

Entertainment Software Ratings Board califica a Fortnite “T”, lo que significa para adolescentes a partir de 13 años. Common Sense Media, un socio fundador de Understood, también recomienda el juego para niños de 13 en adelante, debido a su violencia y a su chat abierto. Este es un buen punto de partida.

Sin embargo, usted conoce mejor a su hijo. Algunos “preadolescentes” pueden manejar las escenas de acción. No obstante, los niños que tienen TDAH o que tienen dificultad para interactuar socialmente, pueden no ser lo suficientemente maduros o necesitar más supervisión. Usted tendrá que tomar su propia decisión en lo que respecta a su hijo.

2. Los niños con TDAH podrían ser absorbidos por Fortnite y necesitar límites

Los niños que tienen TDAH puede que se enfoquen en exceso en las cosas que les interesan. Eso puede ocurrir con cualquier videojuego y Fortnite no es la excepción.

Si usted permite los videojuegos (con Fortnite o con cualquier otro juego), es importante tener reglas claras y fijar límites acerca de cuándo y dónde. ¿Cuánto tiempo al día? ¿Cómo realizará su hijo la transición a otras actividades cuando sea necesario? Al igual que muchos otros videojuegos, Fortnite también permite a los jugadores comprar apps. Si su hijo es impulsivo, también tendrá que estar atento con eso.

3. Su hijo necesita orientación explícita sobre Fortnite (y el tiempo frente a una pantalla)

Los niños que tienen TDAH o dificultades con las destrezas sociales necesitan que se les expliquen las reglas con claridad. Una vez que usted decida las reglas respecto al tiempo que puede pasar frente a una pantalla, le aconsejo que hable con su hijo sobre ellas lo más directamente posible.

Al mismo tiempo esté dispuesto a escuchar. Muchos niños quieren jugar Fortnite porque es el juego del momento entre los estudiantes de escuela media y bachillerato. Esa no es una razón para permitir que su hijo lo juegue si usted considera que no es apropiado, pero es importante estar abierto a lo que siente su hijo.

4. Aunque usted no permita que su hijo juegue Fortnite, él encontrará la manera de hacerlo

Si usted no permite Fortnite en casa o en ningún otro lugar, su hijo puede que se sienta tentado a jugarlo sin que usted sepa. El juego es accesible en la escuela, en el campamento de verano y en las casas de los amigos, y en esos lugares usted no puede supervisar a su hijo.

Nuevamente, ese no es motivo para permitir Fortnite, pero es algo a considerar cuando usted implemente las reglas. Si usted no lo autoriza, existen videos de personas jugando el juego en YouTube. Quizás desee ver uno de esos videos con su hijo para que al menos él tenga suficiente información para hablar con sus amigos.

5. Fortnite puede fomentar que los niños practiquen la planificación, la colaboración y el trabajo en equipo

Después de que jugué Fortnite con mi nieto, me di cuenta de que el juego requiere tener mucha destreza. Los jugadores necesitan reunir equipo, construir fortalezas y luchar en batallas. Estas tareas requieren habilidades de la función ejecutiva, como el pensamiento flexible y la planificación. Jugar en equipo también es una parte importante de Fortnite. Jugar en un equipo de dos o cuatro personas requiere colaboración.

Todos los jugadores deben aprender a escapar de posibles peligros, pensar en el momento y estar alerta ante amenazas y cambios externos. Estas son las mismas habilidades con las que muchos niños con TDAH tienen dificultades en su vida diaria. Practicar estas habilidades en un formato de juego puede ayudarlos cuando no están jugando.

6. La comunicación entre jugadores en Fortnite puede ayudar a desarrollar las habilidades sociales

En Fortnite, los jugadores charlan con sus compañeros o equipos mientras intentan ganar. Esto puede beneficiar a los niños que tienen problemas para conectarse con otros. Les da una razón para hablar sobre estrategia y llegar a acuerdos con sus compañeros.

Al mismo tiempo, los jugadores también pueden comunicarse con desconocidos. Esto puede ser riesgoso, especialmente para los más jóvenes. Es importante estar consciente de ello y tomar precauciones. En algunos dispositivos, por ejemplo en X-Box, puede apagarse el chat de voz en el ajuste de control parental.

7. La violencia en Fortnite es menor que en otros juegos, pero supervise a su hijo

Vi pocos hechos sangrientos y violentos cuando jugué Fortnite. La violencia gráfica es menor comparada con otros juegos de acción como Call of Duty o Grand Theft Auto. Sin embargo, la violencia está presente. Por ejemplo, en Battle Royale los jugadores tratan de eliminar a los enemigos en el combate usando armas.

Los estudios de investigación no han establecido una clara relación entre los videojuegos y la violencia física o la delincuencia. Sin embargo, hay evidencia de que los videojuegos pueden conducir a pensamientos y comportamientos agresivos, así como a una disminución de la empatía y las conductas prosociales. Este es un tema de debate en el que los expertos no siempre están de acuerdo.

Mi consejo es que vigile de cerca a su hijo. Si su hijo tiene TDAH o dificultades con las habilidades sociales y juega excesivamente, es el momento de reforzar los límites de tiempo de pantalla en términos claros.

Permitir que su hijo juegue un videojuego como Fortnite es una decisión personal y está bien decir no. Sin embargo, tenga en cuenta que los videojuegos y las pantallas no van a desaparecer. Sea lo que sea que usted decida, asegúrese de tener un plan cuando su hijo le diga que quiere jugar.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta Fortnite y niños con TDAH o con dificultades para socializar: 7 cosas que les digo a los padres

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Fortnite y niños con TDAH o con dificultades para socializar: 7 cosas que les digo a los padres

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom