Ir a contenido

9 maneras de preparar a su hijo para el kínder

Por Rachel Bozek

De un vistazo

  • Empezar el kínder es un gran cambio en la vida de cualquier niño.

  • A menudo los niños se sienten nerviosos de empezar kínder.

  • Estar preparado para el cambio puede facilitar la transición.

El kínder trae grandes cambios a los niños. Tal vez sea la primera vez que están en un entorno escolar estructurado, o en un salón con muchos niños.

Cada niño responde de manera diferente. Algunos se emocionan ante nuevas experiencias, mientras que a otros los cambios los ponen nerviosos. Además, los niños pueden reaccionar de otra manera una vez que entran al salón.

También llegan a kínder con diferentes niveles de preparación. Algunos tienen  habilidades que necesitan, como conocer el alfabeto y contar hasta 10. Otros todavía no las han adquirido.

Estas son nueve maneras de facilitar la transición.

1. Practique las habilidades necesarias 

Practique con antelación actividades que su hijo hará en clase, como trazar letras y sostener un lápiz. No hay problema si su hijo no domina estas destrezas al momento de empezar el kínder. Sin embargo, su estrés podría reducirse si el salón no es el primer lugar donde realiza estas actividades (y además ayudaría al maestro).

También en kínder los niños recortan muchas formas. Si su hijo aún no ha usado tijeras para niños, es momento de probarlas.

2. Establezca rutinas en la mañana y en la noche

Dependiendo de cómo sea su horario en la mañana, podría ayudar adelantar la hora de dormir. También puede practicar con antelación la rutina matutina con su hijo: levantarse a la hora, vestirse y desayunar.

¿Será usted quien se asegure de que su hijo siga esta rutina? Si no es así, pida a la persona que estará a cargo que la practique un par de veces.

3. Elimine progresivamente la siesta

Muchos kínder tienen periodos de descanso. Ese descanso puede que sea más corto que las siestas a las que su hijo está acostumbrado. Empiece por acortar la siesta un par de minutos cada día antes del inicio de la escuela. (Una siesta más corta también puede ayudar a que su hijo se vaya a dormir más temprano).

4. Que seguir instrucciones sea divertido

Se espera que los niños sigan instrucciones a lo largo del día. Practique con actividades divertidas que tengan instrucciones de uno o dos pasos. Por ejemplo, hacer manualidades, jugar, o pedir ayuda a su hijo mientras usted está cocinando.

5. Pregúntele cómo se siente

El kínder es diferente a otros grados porque muchas cosas se hacen por primera vez. No saber cómo se hace algo puede causar ansiedad. Ayude a su hijo a superar el nerviosismo del primer día y otras preocupaciones, hablando con él. Pregunte cosas como: “¿Qué te gustaría saber sobre el kínder?”. “Pareces un poco nervioso. ¿Qué estás pensando?”.

Entender o expresar sus sentimientos puede ser difícil para su hijo. Hacer preguntas y mostrar empatía permite que su hijo sepa que usted está de su lado.

6. Practique cómo pedir ayuda

Su hijo puede sentirse nervioso de tener que pedir ayuda en la escuela. Podría ser en cuestiones personales, como ir al baño solo o alistarse para irse de la escuela.

Explíquele que el maestro lo ayudará si hay algún problema y que no dude en pedir ayuda. Practiquen con antelación cómo pedir ayuda. Esto ayuda a que los niños se sientan seguros de expresar sus necesidades.

7. Lean juntos

En kínder se juega mucho, pero también se aprende lo básico de la lectura, la escritura y las matemáticas. Leer a su hijo tanto como sea posible ayuda a sentar las bases para aprender. También prepara a los niños a prestar atención y escuchar en el salón.

9. Preséntele nuevos amigos

Organice reuniones para que su hijo juegue con niños de su mismo grado o del mismo salón, si obtiene la lista de sus compañeros con anticipación. Trate de ampliar su círculo de amistades más allá de los niños que su hijo ya conoce del preescolar o del vecindario.

Organice el encuentro en un lugar donde ambos niños se sientan cómodos. Podría ser en alguna de las casas o en un parque infantil.

9. Recuérdele sus fortalezas

Algunos niños se preocupan de “no ser lo suficientemente buenos” en algunas cosas. Explique que en kínder se intentan cosas nuevas y mejoran en cosas que ya conocen.

Hable de las cosas que su hijo aprendió en el pasado. Destaque sus logros, ya sea haber aprendido a atarse los cordones de los zapatos o atrapar una pelota. También podrían hacer juntos una “caja de logros”.

La transición al kínder puede tomar tiempo y tener altibajos. Un poco de preparación antes de empezar la escuela puede ser de gran beneficio para su hijo.

Puntos clave

  • Saber qué esperar ayuda a los niños a sentirse más seguros para empezar el kínder.

  • Ajuste las rutinas matutinas y nocturnas antes de que empiece la escuela.

  • Diga a su hijo que en kínder aprenderá cosas nuevas y que pida ayuda cuando la necesite.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

Comparta 9 maneras de preparar a su hijo para el kínder

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta 9 maneras de preparar a su hijo para el kínder

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom