Qué hacer si la reunión de elegibilidad del IEP no funciona

Participar en una reunión de elegibilidad del IEP puede ser estresante. Y puede aún más estresante si la reunión no transcurre como usted esperaba. Quizás el equipo acuerda que su hijo no es elegible para recibir servicios de educación especial. Si eso ocurre o si la elegibilidad no se resuelve de otra manera, estos son algunos pasos a seguir.

1. Asegurarse de conocer sus derechos

Usted tiene varios derechos que aplican incluso antes de la reunión de elegibilidad. Por ejemplo, tiene derecho a revisar los reportes de las evaluaciones al menos 48 horas antes de la reunión. También tiene derecho a ser un participante igualitario en la toma de decisiones del equipo del IEP.

2. Confirmar que todo transcurra como se suponía

Existen reglas en cuanto a quién tiene que estar presente en una reunión de elegibilidad y qué debe discutirse. Por ejemplo, si el evaluador que examinó a su hijo no puede estar en la reunión, entonces otro profesional debe estar presente. Y ese profesional tiene que estar calificado para interpretar los resultados de las pruebas. (Esto también aplica para revisar una evaluación privada).

Si las cosas no suceden como se suponía, usted puede solicitar que se vuelva a realizar la reunión. Pónganse en contacto con el director de educación especial para realizar esta solicitud.

3. Si no está de acuerdo con una decisión, no firme

Es posible que su hijo califique para un IEP, pero usted podría estar insatisfecho con los servicios o con otra parte del IEP. En la mayoría de los estados, el primer IEP no se puede implementar sin el consentimiento de los padres.

Usted puede hacer constar su desacuerdo no firmando el consentimiento de servicios. En ese caso, su hijo no recibirá servicios a menos que prosiga con una mediación. También puede averiguar cómo dar su consentimiento a algunas partes del IEP pero no a otras.

Tenga presente que si la reunión es la revisión de los 3 años, puede que no se requiera su firma para hacer cambios. En ese caso, escriba un comentario al lado de su nombre en la hoja de asistencia informando que no está de acuerdo con la decisión del equipo.

4. Revisar las reglas de unanimidad

Idealmente, el equipo debe estar de acuerdo sobre si su hijo es elegible (o no) para recibir educación especial. También deberían estar de acuerdo con los servicios y apoyos a implementarse. Sin embargo, eso no siempre ocurre.

Es importante conocer las normas de su estado si el equipo no se pone de acuerdo. ¿La escuela puede tomar una decisión final sin usted? ¿Todos deben estar de acuerdo? Obtenga respuestas en el centro de capacitación e información para padres de su localidad.

5. Volver a revisar los reportes de la evaluación

Revise los resultados de la evaluación y las recomendaciones para indicar dónde no está de acuerdo. Tal vez encuentre que la evaluación no examinó todas las áreas que le preocupaban. O quizás no esté de acuerdo con los resultados. (Averigüe qué hacer si no está de acuerdo con los resultados de la evaluación).

6. Dar seguimiento con una carta

Se trata de una carta que incluye una lista de las cosas con las que usted no está de acuerdo. En ocasiones se conoce como página anexa o apéndice. Dirija la carta al equipo del IEP con copia al director de educación especial.

7. Solicitar una revisión administrativa

Esto no es lo mismo que la mediación. Es una reconsideración de la decisión original, no una audiencia para llegar a un acuerdo.

En algunos distritos escolares hay un supervisor de elegibilidad a quien puede solicitar que revise la decisión. En otros distritos, un equipo del IEP diferente puede ser parte del proceso de revisión administrativo. En estados más pequeños, este proceso de revisión puede que se realice a nivel estatal. Averigüe cómo funciona en su estado contactando a la oficina de educación especial de su distrito.

8. Solicitar una mediación

Si la revisión administrativa no funciona (o no es una opción en su sistema escolar), puede intentar una mediación. La Ley de Educación para Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés) dice que las escuelas deben ofrecer mediación de manera gratuita. Es una alternativa a una audiencia de debido proceso en la que un mediador los ayuda a usted y a la escuela a encontrar una solución a su desacuerdo.

Generalmente, el mediador se reunirá con usted y con la escuela al mismo tiempo para llegar a un acuerdo. (Lea la historia de un padre acerca del acuerdo de mediación de su hija).

9. Presentar una queja de debido proceso

Si ha intentado todas las opciones y ninguna ha funcionado, puede solicitar una audiencia de debido proceso. Se trata de un procedimiento formal en donde usted y la escuela presentan evidencias ante un funcionario de audiencia. Ese funcionario decide si su hijo es elegible para los servicios. También puede presentar una queja estatal ante la agencia a cargo de la educación en su estado.

Ambos son procesos legales complicados. Por lo que es recomendable consultar con un defensor o un abogado. Pero es importante que sepa que es su derecho presentarla si lo cree necesario. Si ha intentado todo lo demás, está bien buscar soluciones legales.

Share

Revise temas relacionados