Cómo ayudar a los estudiantes de primaria a manejar la ansiedad por los exámenes

¿Su hijo de primaria se estresa mucho los días en que hay examen? No todo el estrés es malo. Hay un tipo de estrés que estimula y puede ayudarnos a desempeñarnos mejor. No obstante, demasiado estrés puede causar ansiedad y miedo, e impedir que los niños demuestren lo que saben. Si usted ha notado que su hijo se pone ansioso ante un examen, pruebe estas recomendaciones para ayudarlo a relajarse.

1. Pregúntele qué lo pone nervioso

Ayude a su hijo a identificar qué le causa ansiedad. ¿Es la multiplicación que es muy difícil? ¿O la parte complicada es llenar los espacios en blanco en la hoja de ejercicios? El simple hecho de expresar en voz alta lo que está sucediendo puede brindar cierto alivio. Y comprender sus preocupaciones puede ayudarlos a ambos a proponer estrategias.

Cuando conversen, intente que la ansiedad de su hijo no lo haga sentir ansioso a usted. Si usted está calmado, puede también ayudar a su hijo a estar calmado.

2. Revise los formatos de los exámenes

Saber qué esperar puede eliminar en parte el temor de su hijo a lo desconocido el día del examen. Consulte con el maestro los horarios y formatos de las pruebas cortas y los exámenes más largos. Trate de obtener una muestra de cada tipo de prueba y examen. Revise cada formato con su hijo. (“Este es el banco de palabras. Estas son preguntas donde se tienen que completar los espacios en blanco”).

3. Ayúdelo a que se prepare poco a poco

Estudiar por partes puede hacer la tarea más manejable, y por lo tanto que su hijo se sienta menos nervioso. Una vez que sepa cuándo serán los exámenes de su hijo, programe sesiones de estudio diarios. Supongamos que su hijo de primer grado tiene un examen de ortografía de 20 palabras cada viernes. El lunes puede estudiar 10 palabras nuevas. El martes puede estudiar las otras 10 palabras nuevas. Y el miércoles, jueves y viernes repasar las 20 palabras antes de ir a la escuela.

4. Encuentre métodos de estudio que le resulten cómodos

Las fortalezas de aprendizaje de su hijo pueden ayudar a que usted descubra la manera de estudiar que le resulta más cómoda. Hay niños a los que les gusta usar tarjetas. Hay otros a los que les gusta moverse mientras repiten la información que han memorizado. Practiquen un método de estudio que sea adecuado para él. También puede pedirle ideas al maestro.

También considere crear una estación para hacer las tareas. Tener un espacio para estudiar que sea constante y esté organizado puede ayudar a que su hijo se sienta más cómodo cuando está estudiando y preparándose para los exámenes.

5. Preparen estrategias básicas

Algunos niños puede que tengan ansiedad ante los exámenes porque no comprenden el proceso básico de presentar exámenes. Revisar algunas estrategias simples puede ser útil. Recuerde a su hijo que primero lea las preguntas atentamente. Los niños pueden preguntarse: "¿Qué me piden que haga aquí? ¿Encerrar la respuesta en un círculo? ¿Escribir un párrafo?”. Y por último, recuérdele que tiene que revisar sus respuestas antes de entregar el examen.

También puede hablar sobre estrategias para las preguntas difíciles. Por ejemplo, dígale que se salte una pregunta complicada y responda otra más sencilla. Después puede regresar a la pregunta difícil.

6. Fortalezca su confianza

Dar elogios honestos y específicos puede recordar a su hijo que se puede tener éxito sin importar el resultado del examen. El éxito no tiene que significar una puntuación perfecta. Hacer un buen trabajo de preparación ya es un triunfo. Así que dígaselo cuando note que su hijo se está esforzando en prepararse para un examen. Escuchar comentarios de este tipo puede ayudar a los niños a encarar los exámenes con más seguridad. También elogie el esfuerzo que ponen en la tarea diariamente y en las actividades fuera de la escuela. Esto puede ayudarlos a recordar sus logros pasados cuando sienten ansiedad.

7. Recuérdele los apoyos disponibles

Si su hijo tiene un o un que incluye adaptaciones en los exámenes, recuérdeselo. Saber que cuenta con apoyos puede ayudarlo a sentirse más relajado. Cuando los niños utilizarán una adaptación por primera vez, es buena idea explicarles cómo los ayudará durante el examen.

Si su hijo no tiene un IEP o un plan 504, considere hablar con el maestro sobre apoyos informales que podrían ayudarlo. Cerciórese de que el maestro sabe que su hijo se siente ansioso ante los exámenes. El maestro podría estar dispuesto a sentarse junto a su hijo antes del examen para tranquilizarlo. Los niños pueden sentirse menos ansiosos cuando saben que el maestro los entiende y apoya.

8. Ayúdelo a sentirse bien el día del examen

No dormir lo suficiente puede afectar la manera en que se sienta su hijo el día del examen. Esto es particularmente cierto en niños con problemas de atención. Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente la noche antes del examen. Límite el tiempo frente a la pantalla. Proporciónele un desayuno rico en proteínas, como huevos o avena.

9. Pregúntele cómo le fue después de los exámenes

Hablar con los niños sobre la manera en que manejaron los exámenes puede ayudarlos a sentirse más en control. Después de un examen, pregúntele a su hijo cómo le fue. ¿Se sintió preparado? ¿Hubo algo en lo que se sintió que no estaba preparado? (También puede hablar de esto cuando le devuelvan el examen calificado). Eso puede facilitar que los niños tomen sus propias decisiones sobre cómo prepararse para los próximos exámenes: “Antes del examen de la unidad, tengo que practicar usar las palabras de vocabulario en una oración”. Tomar medidas puede ayudar a los niños a sentir más control de la situación, y así disminuir la ansiedad ante los exámenes en el futuro.

Share