¿Por qué algunos niños no paran de hablar?

Por Kristy Baxter (MA)

A muchos niños les encanta hablar, especialmente a los más pequeños. Si están emocionados por algo, pueden hablar sin parar hasta que alguien les diga que ya es suficiente. A medida que crecen, los niños generalmente se dan cuenta de esto por sí mismos. Notan que están hablando demasiado y se callan.

Ser conversador no siempre es algo negativo. Los niños conversadores pueden ser encantadores, divertidos e interesantes. Pero cuando su conversación es interminable o tiene lugar en el momento y el lugar equivocados, puede aburrir a las personas, sobre todo a otros niños.

Hay muchas razones por las que los niños hablan demasiado. Quizás solo se deba a que les apasiona un tema y quieran relatar todos los detalles. 

Los niños también pueden hablar sin parar cuando se sienten estresados. Tal vez no sepan cómo calmarse y entonces hablan y hablan. Los niños tímidos podrían sentir ansiedad en situaciones sociales. Pero en lugar de retraerse y quedarse callados, podrían hablar mucho.

Algunos niños tienen dificultades con las habilidades sociales en general. Les cuesta captar las señales sociales como el lenguaje corporal y las expresiones faciales. En consecuencia, no se dan cuenta de cómo reaccionan los demás cuando ellos están hablando. 

Los problemas de autocontrol también pueden ser un factor. Algunos niños son impulsivos y les cuesta frenarse. Puede que tengan dificultad para detenerse, aun cuando saben que están hablando demasiado.

Profundice

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Kristy Baxter (MA) enseñó en Churchill School, una escuela independiente en la ciudad Nueva York para niños con discapacidades del aprendizaje.