Hogares de acogida temporal, educación especial y diferencias en la manera de pensar y aprender: Lo que necesita saber

De un vistazo

  • En la mayoría de los casos, la familia de acogida temporal no tiene derecho a participar en la educación especial del niño que acogen.

  • Pero existen maneras de ayudar al niño que está cuidando a enfrentar sus desafíos en la escuela.

  • La Ley Cada Estudiante Triunfa (ESSA, por sus siglas en inglés) ofrece algunas protecciones a los niños que se encuentran en hogares de acogida temporal.

Colaborar con la escuela es fundamental para que los niños que piensan y aprenden de manera diferente reciban la mejor ayuda posible. Sin embargo, puede que esto sea complicado si usted es un padre o una madre de acogida temporal.

Los padres de acogida temporal no gozan de los mismos derechos legales que los padres biológicos o adoptivos. Por lo tanto, es posible que su participación en la escuela se vea limitada, así como cuánto puede abogar por el niño.

Pero incluso con estas limitaciones, usted puede desempeñar un rol importante para ayudar al niño que está acogiendo a superar sus desafíos. Conozca más acerca de la acogida temporal y las diferencias en la manera de pensar y aprender.

Derechos legales en el proceso de la educación especial

(IDEA, por sus siglas en inglés) es la ley federal de educación especial. Esta ley otorga ciertos derechos a los padres biológicos y adoptivos, empezando por el derecho a participar en la educación especial de sus hijos. La ley asume que los padres son las personas más importantes a la hora de tomar decisiones para su hijo. Esto significa que las escuelas deben tratar de involucrarlos.

Esto aplica aunque el niño esté en un hogar de cuidado temporal. Los padres tienen estos derechos aunque vivan en otro estado o no puedan trasladarse a la escuela. Tampoco es inusual que los padres participen en reuniones escolares a través de una llamada telefónica desde la cárcel.

Como resultado, los padres de acogida temporal suelen tener pocos derechos. Dependiendo del estado en que vivan, puede que ni siquiera tengan derecho a saber si la escuela identificó que el niño que acogieron tiene una diferencia en la manera de pensar y aprender.

Tampoco está claro si los padres de acogida tienen derecho a ver los expedientes escolares. Algunos expertos legales consideran que FERPA permite a las agencias de bienestar infantil proporcionar los expedientes a los padres de acogida. Otros consideran que los padres biológicos o adoptivos deben dar su consentimiento primero.

Estas son algunas de las cosas que los padres de acogida puede que no tengan derecho legal a hacer:

Todo esto puede cambiar si los padres biológicos o adoptivos han perdido o renunciado a sus derechos parentales a través de una orden judicial. O si no pueden ser localizados o no responden después de repetidos intentos de contactarlos.

En esos casos, IDEA permite que otras personas, como los padres de acogida, sean los que tomen las decisiones referentes al niño.

Esa decisión podría ser tomada por la escuela o una corte. Los padres de acogida pueden entonces involucrarse en la educación especial del niño. Esto incluye asistir a las reuniones del IEP y firmar el consentimiento para las evaluaciones.

Si los padres de acogida no quieren tener ese rol, la escuela o el estado asignará a otra persona. Esa persona podría ser un pariente, un mentor o alguien que esté en una lista aprobada. (Mucho de esto puede variar dependiendo de las leyes estatales relacionadas con la educación especial y los contratos con los padres de acogida. Por lo tanto, es importante que conozca qué dicen esas leyes acerca de sus derechos).

Aunque los padres de acogida no tuvieran los mismos derechos que los padres biológicos o adoptivos, con frecuencia tienen información valiosa que compartir con la escuela. Muchas escuelas se dirigen a los padres de acogida para saber más del niño. En ocasiones, también sucede que los padres biológicos o adoptivos les piden a los padres de acogida que se involucren más.

Si usted está acogiendo a un niño que se encuentra en el proceso de educación especial, es importante que le pregunte a la escuela cuáles son sus derechos.

Averiguar sobre los desafíos de aprendizaje

La información disponible para los padres de acogida puede ser muy limitada. Si la agencia de apoyo a la niñez no le proporciona el expediente escolar del niño que está a su cuidado, puede que usted desconozca los problemas que enfrenta en la escuela o el porqué. Sin embargo, usted puede obtener una idea de sus desafíos de otras maneras.

Primero, el niño podría contarle lo que está ocurriendo en la escuela. Usted también podría hacerle preguntas directas como:

  • “¿Estás teniendo problemas en la escuela?”

  • “¿Estás recibiendo ayuda en la escuela?”

  • “¿Tienes tareas más cortas que tus compañeros de clase?”

Además, ciertos comportamientos podrían ser señales de diferencias en la manera de pensar y aprender. El niño podría decir cosas como “soy tonto” o “no puedo hacerlo”. Usted podría observar señales de ansiedad relacionadas con la escuela, como que el niño se niega a ir a la escuela o se queja con frecuencia de dolores de estómago o de cabeza para poder quedarse en casa.

Usted también podría obtener información de los maestros. El maestro podría decirle que el niño tiene problemas en clase y describir sus dificultades. En ese caso, usted le puede preguntar al maestro si le podría recomendar estrategias para ayudarlo en casa. (Conozca cómo interpretar los comentarios del maestro sobre posibles señales de diferencias en la manera de pensar y aprender).

Una reunión con el niño y el equipo familiar (Child Family Team o CFT, por sus siglas en inglés) es un buen lugar para hacer preguntas sobre las dificultades del niño en la escuela. Estas reuniones también podrían ser llamadas reuniones del equipo familiar o de toma de decisiones del grupo familiar. Son realizadas por la agencia de bienestar infantil del estado.

Las reuniones CFT incluyen a los padres, otros miembros de la familia, trabajadores sociales, los padres de acogida y las personas que pertenecen a la red de apoyo familiar. Allí usted podría preguntar si los padres biológicos o adoptivos permitirán que usted revise el expediente escolar y asista a las reuniones del IEP o a cualquier reunión disciplinaria.

Cuanto antes sepa si el niño que acoge piensa o aprende de manera diferente, antes podrá brindarle apoyo en la casa.

Riesgos y protecciones para niños en acogida temporal

El cuidado temporal y los problemas en la escuela están muy relacionados. Los datos muestran que los niños en hogares de cuidado temporal corren más riesgo de tener diferencias en la manera de pensar y aprender. También tienen menos probabilidad de graduarse de bachillerato que los niños que no están en hogares de acogida, ya sea que tengan o no diferencias en la manera de pensar y aprender.

Las dificultades de aprendizaje de muchos niños que ingresan al sistema de acogida temporal han pasado desapercibidas. A menudo no son identificados como elegibles para educación especial sino hasta que entran al sistema de cuidado temporal. Para ese entonces, ya se ha perdido un tiempo valioso en el que hubiesen podido beneficiarse de intervenciones y apoyos y servicios de la educación especial.

Estar en el sistema de acogida temporal puede ocasionar interrupciones que conducen a que los niños se retrasen aún más. Se sabe que cambiar de escuela retrasa a los estudiantes hasta 6 meses académicamente. Perder días de escuela o ser transferido a una nueva escuela puede ser especialmente difícil para los niños en acogida temporal que piensan y aprenden de manera diferente. A continuación las razones:

  • Se requiere tiempo para que los maestros conozcan los apoyos que necesita cada niño, así como para que los niños sepan qué se espera de ellos en la nueva escuela.

  • Las escuelas no siempre enseñan la misma información al mismo tiempo. La nueva escuela podría esperar que los estudiantes conozcan algo que la escuela anterior podría no haberle enseñado al niño en situación de acogida.

  • Los niños en hogares de acogida a menudo tienen dificultad para confiar en los adultos y establecer relaciones.

  • Los estudiantes de bachillerato tienen el riesgo adicional de perder sus créditos si son transferidos a la mitad del año escolar.

La Ley Cada Estudiante Triunfa (ESSA, por sus siglas en inglés) ofrece algunas protecciones a los estudiantes en cuidado temporal que están cambiando de escuela. Según ESSA:

  • A los estudiantes se les permite permanecer en su escuela original si es la mejor opción para ellos.

  • Las escuelas deben acordar con la agencia de bienestar de menores un plan de transporte para los estudiantes en hogares de acogida temporal.

  • Las escuelas deben inscribir de inmediato a los niños que están en hogares de acogida temporal, aunque no tengan la documentación requerida. La escuela puede solicitar el expediente a la escuela previa.

  • Si el niño tiene un , la nueva escuela debe brindar servicios equiparables a los descritos en el IEP del niño. La escuela puede desarrollar un nuevo IEP o este puede ser transferido de la escuela anterior.

Conozca más acerca de lo que pasa con un IEP cuando el niño cambia de escuela.

Dificultades emocionales y disciplina escolar

El trauma es común en los niños que se encuentran en hogares de cuidado temporal. Podría ser resultado del abuso, la negligencia o del hecho de haber sido separados de sus padres. El trauma pueden conducir a que el niño se comporte inapropiadamente dentro y fuera de la escuela. Pensar y aprender de manera diferente puede generar más ansiedad y conductas negativas.

Los niños que están en hogares temporales son más propensos que otros estudiantes a ser disciplinados en la escuela. Igualmente sucede con los niños que piensan y aprenden de manera diferente. En ocasiones se portan mal cuando creen que no podrán hacer lo que se les pidió.

Estas son algunas maneras en que usted puede ayudar:

  • Permita que el niño a su cuidado exprese sus sentimientos, aunque sean intensos. Intente mantener la calma. Recuerde que es usual que estos niños se sientan descontentos o enojados. Esto es especialmente cierto si han sido colocados en un nuevo hogar de acogida.

  • Hable con el niño acerca de las dificultades sociales y emocionales.

  • Hable con los maestros sobre la situación en el hogar del niño que está acogiendo. Si los maestros saben que un estudiante está pasando por un mal momento, podrán brindarle más apoyo en la escuela y ser más comprensivos.

  • Observe y tome notas del comportamiento del niño. Compártalas en la escuela. También informe sobre cualquier problema específico que exprese el niño acerca de los deberes escolares y la vida en la escuela.

Entender las diferencias en la manera de pensar y aprender

Muchas diferencias en la manera de pensar y aprender se heredan. Por ello, puede que sea más sencillo que los padres biológicos entiendan los desafíos de su hijo que los padres de acogida. Mientras más aprenda sobre las diferencias en la manera de pensar y aprender, más sencillo será que ayude y apoye al niño que está acogiendo en su casa.

Obtenga información básica acerca de las diferencias en la manera de pensar y aprender. Experimente qué se siente pensar y aprender de manera diferente con nuestra herramienta a través de los ojos de su hijo. Escuche a un experto explicar qué hacer cuando usted y su hijo no se entienden.

Puntos clave

  • Aunque los padres de acogida no están amparados por IDEA, es importante revisar las leyes de educación especial en su estado.

  • Como padre de acogida, usted posee información valiosa para compartir con la escuela.

  • Hable con los maestros de los desafíos específicos que expresa el niño acerca de los deberes escolares y la vida en la escuela.

Comparta

Revise temas relacionados

Próximos pasos