Ir a contenido

El efecto Batman: Qué muestra mi investigación sobre los juegos de simulación y la función ejecutiva

“Batman nunca se frustra”.

Este es un conocimiento clave que obtuvimos a través de nuestra investigación sobre la función ejecutiva y los juegos de simulación. Y provino de un pequeño de 4 años en mi laboratorio de investigación. Permítame explicarlo.

El funcionamiento ejecutivo es un grupo de habilidades mentales que nos permite controlar nuestros pensamientos, acciones y emociones. Incluye cosas como:

Sabemos que los niños que tienen dificultad con la función ejecutiva y TDAH a menudo enfrentan desafíos en la escuela. Incluso, tener dificultades leves del funcionamiento ejecutivo puede evitar que los niños desarrollen su potencial al máximo.

Yo he dedicado mi vida a estudiar el funcionamiento ejecutivo y a encontrar maneras de ayudar a los niños a fortalecer esas habilidades. Una gran pregunta que mis colegas y yo nos hemos planteado es: ¿Cómo los niños que tienen buenas habilidades de la función ejecutiva las ponen en práctica? ¿Qué hacen para retrasar la gratificación, perseverar en las tareas y mantenerse enfocados?

Hay un estudio famoso llamado la prueba del Marshmallow (malvavisco) que ayudó a responder algunas de estas preguntas. En el experimento, niños de 4 años recibían un malvavisco adicional si eran capaces de esperar. Algunos niños podían esperar hasta 15 minutos.

Los niños que recibían un malvavisco adicional usaban estrategias específicas que los ayudaban a esperar. Una de las estrategias destacadas fue la de fingir o “hacer creer”. Por ejemplo, para ayudarse a esperar, un niño simulaba “alimentar” a un amigo imaginario.

Eso nos puso a pensar a mis colegas y a mí.

Los niños pequeños son expertos en el juego imaginario de representar diferentes roles. Pasan hasta dos tercios del día haciéndolo. Nos preguntamos: ¿Qué ocurriría si les pedíamos a los niños que fingieran mientras hacían una actividad “seria”? ¿Y si fuera una actividad difícil que implica un desafío para sus habilidades de la función ejecutiva?

Para responder a esta pregunta diseñamos un experimento con niños de 4 años.

En el experimento colocamos un juguete dentro de una caja de vidrio. Después entregamos a los niños un juego de llaves para abrir la caja y así poder jugar con el juguete. El truco era que ninguna de las llaves funcionaba. Comprendo que suena un poco cruel, pero intentábamos entender cómo los niños pueden mejorar sus habilidades de la función ejecutiva.

Queríamos determinar durante cuánto tiempo los niños intentaban abrir la caja. Para ayudarlos, les ofrecimos diferentes estrategias. Y una de las estrategias era aparentar que eran Batman. Incluso les entregamos una capa de Batman (también podían escoger ser Dora la exploradora).

Puede ver parte del experimento en el siguiente video:

Nota: Este y otros los videos de Youtube pueden ser configurados con subtítulos en español. En la parte inferior de la pantalla del video localice “CC”, “Captions” y haga clic. Seleccione “ON” y luego la opción “Translate”. Busque “Spanish-Español”, seleccione y haga clic en “OK”. Ahora podrá reproducir el video con subtítulos en español.

Lo que mis colegas y yo descubrimos nos dejó boquiabiertos.

Los niños que simularon ser alguien más eran pensadores más flexibles que aquellos que no lo hicieron. Trataron de abrir la caja durante más tiempo. Intentaron usar más llaves. Eran más tranquilos.

Un niño que “aparentó” ser Batman actuó como si tuviera un año más de edad en términos de las habilidades de la función ejecutiva. Como uno de los niños de 4 años de edad de nuestro experimento inteligentemente explicó: “Batman nunca se frustra”.

¿Por qué simular ayuda a los niños con las tareas difíciles?

Pensamos que se debe a que al representar se crea una “distancia psicológica” entre el niño y la tarea por hacer. Simular ayuda al niño a tomar distancia del problema y analizarlo desde diversos ángulos. Lo ayuda a ver diferentes opciones para encontrar una solución.

Simular también emplea las mismas redes neuronales que el comportamiento real. Por lo que si un niño practica juegos de simulación, es más probable que use esas mismas redes neuronales en situaciones reales. Es parecido al consejo de “finge hasta que lo consigas”. Imaginar que eres una persona más capaz y segura puede ayudar a los niños e, incluso, a los adultos a actuar como si fueran más capaces y seguros.

Muchos padres/madres puede que piensen que “aparentar” es lo opuesto al autocontrol, como dejar pasar algo. Pero en realidad, cuando su hijo finge o juega a “aparentar”, está usando y desarrollando habilidades de la función ejecutiva que son importantes.

Por lo que la próxima vez que vea a su hijo corriendo con una capa de Batman, obsérvelo. Él está haciendo algo muy importante. Quizás usted hasta quiera jugar con él.

Las opiniones, puntos de vista, información y cualquier contenido en los blogs de Understood.org son responsabilidad únicamente del escritor del blog y no reflejan necesariamente los puntos de vista, valores, opiniones y creencias, ni están avaladas por Understood.

Comparta

Comparta El efecto Batman: Qué muestra mi investigación sobre los juegos de simulación y la función ejecutiva

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta El efecto Batman: Qué muestra mi investigación sobre los juegos de simulación y la función ejecutiva

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom