Ir a contenido

Cuando su hijo que tiene un IEP cumple 18 años: Derechos parentales

Por Andrew M.I. Lee (JD)

De un vistazo

  • En la mayoría de los estados, cuando un joven cumple 18 años es considerado un adulto.

  • Al ser un adulto, legalmente hablando, su hijo puede asumir algunos o todos los derechos educativos que previamente tenían los padres.

  • La escuela puede que necesite obtener el consentimiento del estudiante en edad adulta para hacer cualquier cambio en su IEP.

Puede que usted siempre vea a su hijo como un niño. Pero ante los ojos de la ley, las personas son consideradas adultas cuando cumplen de 18 a 21 años de edad (varía según el estado). Cuando su hijo se convierte en un adulto, los derechos y responsabilidades que usted tiene se transferirán a su hijo.

¿Qué pasaría si su hijo no estuviera preparado para asumir las responsabilidades que conlleva hacerse cargo de su educación? ¿Usted podría intervenir? La transición a la adultez tiene muchas implicaciones. Estos son algunos de los puntos más importantes.

La edad para ser considerado un adulto varía según el estado

La mayoría de edad, la edad en la que un individuo ya no es un menor de edad sino un adulto, es determinada por las leyes estatales. En la mayoría de los estados la mayoría de edad se alcanza a los 18 años, pero en unos pocos estados puede ser entre los 18 y 21 años.

Cómo se transfieren los derechos a su hijo cuando tiene un IEP

Por lo menos un año antes de que un estudiante con un Programa de Educación Individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) alcance la mayoría de edad, la escuela debe notificar al estudiante cuáles derechos le serán transferidos. La manera en que notificarán al estudiante depende del estado.

En la mayoría de los estados, cuando un estudiante cumple 18 años asume todos los derechos educativos que sus padres tenían. Esto incluye tomar el rol principal en el desarrollo de su . La escuela ahora:

  • Invita al estudiante a participar en las reuniones del IEP

  • Requiere el consentimiento del estudiante para invitar a sus padres

  • Requiere el consentimiento del estudiante para realizar una evaluación o una reevaluación

  • Necesita la aprobación del estudiante para cualquier cambio de o de servicios

El estudiante también tiene derecho a disputar las decisiones de la escuela a través del proceso de mediación y del debido proceso.

El estudiante asume el derecho de dar o negar el consentimiento informado a cualquier acción que la escuela quiera llevar a cabo. Esto significa que si la escuela quiere cambiar de alguna forma los servicios del estudiante, necesitará el permiso del estudiante y no el de los padres.

Pero no funciona así en todos los estados. En algunos estados, solamente algunos de los derechos educativos se transfieren al alcanzarse la mayoría de edad. Para averiguar las normas en su estado contacte al Departamento de educación de su estado. También podrá proporcionarle esa información el Centro de información y capacitación para padres de su localidad.

Tenga en cuenta que los derechos del estudiante a recibir educación especial tienen un límite de edad. Cuando el estudiante se gradúa de bachillerato con un diploma regular o cuando alcanza 22 años (lo que ocurra primero) dejará de ser elegible (obtener un certificado de asistencia no termina la elegibilidad de su hijo, pero tiene sus inconvenientes).

Excepciones a la mayoría de edad

Algunos estados tienen un proceso legal llamado “tutela o custodia” para determinar si el estudiante es capaz de manejar sus nuevos derechos y responsabilidades. Si el estado decidiera que el estudiante no tiene la capacidad de tomar decisiones, podría designar al padre, la madre u otra persona para que lo represente. Antes de embarcarse en este proceso es recomendable que consulte con un abogado.

Preparar a su hijo para que sea independiente

Hay cosas que usted puede hacer para facilitar que su hijo asuma el rol de adulto.

  • Ayude a su hijo a tener una buena relación con el equipo del IEP. Los estudiantes usualmente son invitados a participar en las reuniones del IEP al comenzar el bachillerato. Se espera que tengan un rol importante, especialmente en la planificación de la transición (es decir, saber qué harán al terminar bachillerato). Anime a su hijo a participar activamente en esas discusiones con el equipo.

  • Deje que su hijo sea quien hable. En vez de hablar por su hijo, déjelo que sea él quien hable durante las reuniones del IEP y otras reuniones. Si su hijo adquiere experiencia abogando por sus derechos, le será más fácil seguir haciéndolo cuando sea adulto.

  • Permanezca involucrado. Cuando su hijo alcanza la mayoría de edad, ya no será requerida su participación. Pero su hijo o la escuela puede invitarlo a que asista a las reuniones del IEP. Después de todo, usted conoce a profundidad las necesidades y talentos de su hijo, y por lo tanto su opinión es muy valiosa.

Puntos clave

  • Cuando su hijo aquiere la mayoría de edad, los derechos que usted tenía como padre suelen ser adquiridos por él.

  • Si un chico no es capaz de manejar esos derechos y responsabilidades, el estado puede asignar a uno de los padres o a otro individuo para que lo represente.

  • Al informarse usted y preparar a su hijo para la mayoría de edad puede hacer que su transición a la vida adulta sea más fácil para todos.

Díganos qué le interesa

Vea sus recomendaciones

Díganos qué le interesa

Seleccione los temas sobre los que desea más información

Vea sus recomendaciones

Comparta

¿Sabía que tenemos un app para una comunidad de padres?

Descargue Wunder en App Store

IEP

colocación

Comparta Cuando su hijo que tiene un IEP cumple 18 años: Derechos parentales

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom

Comparta Cuando su hijo que tiene un IEP cumple 18 años: Derechos parentales

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • Correo electrónico
  • Mensaje de texto
  • PróximamenteGoogle Classroom