La diferencia entre el trastorno de la expresión escrita y el trastorno del lenguaje expresivo

Tanto el trastorno de la expresión escrita como el trastorno del lenguaje expresivo dificultan que los niños exprsen sus pensamientos e ideas. Conozca en qué se diferencian y maneras de ayudar a los niños en la escuela y la casa.

El trastorno de la expresión escrita y el trastorno del lenguaje expresivo son dos condiciones que dificultan que los niños se expresen. Uno afecta la escritura y el otro afecta el habla.

Aunque estas condiciones a veces coexisten, son muy diferentes. Conozca más.

Qué son

El trastorno de la expresión escrita se refiere a una discapacidad del aprendizaje en escritura. Los niños pueden expresar sus pensamientos al hablar, pero tienen dificultad para hacerlo al escribir.

El trastorno del lenguaje expresivo es un tipo de trastorno del lenguaje que afecta el aprendizaje. Los niños suelen entender lo que se dice, pero tienen dificultad para formar y producir una respuesta hablada. 

Señales que podría observar

Algunas señales del trastorno de la expresión escrita comunes incluyen:

  • Utilizar oraciones más simples al escribir que al hablar.

  • Escribir oraciones que son difíciles de entender.

  • Parecer frustrado por el acto de escribir.

  • Escribir borradores sin ninguna planificación ni revisión.

  • Utilizar las mismas palabras una y otra vez.

Algunas señales del trastorno del lenguaje expresivo comunes incluyen:

  • Utilizar frases u oraciones cortas.

  • Tener un vocabulario limitado en comparación con niños de la misma edad.

  • Utilizar palabras no específicas, como “eso” o “aquello”.

  • Cometer errores gramaticales frecuentes. Por ejemplo, usar el tiempo verbal incorrecto u omitir palabras cortas como a o de.

  • Tener dificultad para encontrar palabras.

  • Tener dificultad para contar experiencias de manera que tengan sentido para los demás.

  • Tener dificultad para describir objetos o explicar el “cómo”.

¿Cómo pueden ayudar las escuelas?

Trastorno de la expresión escrita: Los niños podrían obtener adaptaciones a través de un o un . Un ejemplo es tiempo adicional en los exámenes que requieren escribir. Otro es permitirles responder de otra manera que no sea por escrito. Un tercer ejemplo es hacer que hablen sobre historias o sus ideas, y ayudarlos a crear un resumen.

Trastorno del lenguaje expresivo: Los niños podrían obtener adaptaciones en el aula. Por ejemplo, los maestros podrían usar imágenes etiquetadas u otros apoyos visuales para ayudar a los niños a acceder al vocabulario durante ciertas situaciones o actividades. Las escuelas también podrían proporcionar terapia del habla y el lenguaje

Las escuelas podrían suministrar esquemas u organizadores gráficos para ayudar a los estudiantes a organizar el lenguaje hablado o escrito. También podrían enseñarles con anticipación el vocabulario de lecturas nuevas o que se usará en la clase. 

¿Cómo puede ayudar en la casa?

Trastorno de la expresión escrita

Trastorno del lenguaje expresivo

  • Jugar a las adivinanzas, como “Veo, Veo” o el “Juego de las 20 preguntas”.

  • Repetir lo que su hijo le dice, usando la estructura, gramática y pronunciación correcta de las oraciones.

  • Encontrar aplicaciones y juegos que fomenten el desarrollo de vocabulario.

  • Practicar la secuenciación. Por ejemplo, usted puede decir: “¿Me puedes decir cómo fue que hicimos los macarrones con queso para la cena? ¿Qué hicimos primero, y luego y por último?”. (También puede enseñarle esto. Cuando le esté enseñando habilidades nuevas a su hijo, hable de cómo hizo las cosas de manera secuencial).

  • Proporcione a su hijo las palabras para abogar por sí mismo.

  • Lean juntos y hablen de los personajes o sucesos. Haga preguntas. Pida a su hijo que predigan lo que sucederá a continuación.

  • Haga lo mismo con películas o programas de televisión que elija su hijo.

  • Proporcione tiempo adicional a su hijo para que pueda expresarse sin interrupciones. 

  • Preste más atención al mensaje que al cómo lo dice su hijo. Esto mantendrá abierta la comunicación.

  • Hable con su hijo y cerca de su hijo. Haga comentarios, pregunte, nombre los objetos o use palabras nuevas.

Más recursos

Comparta

Próximos pasos