Estrés positivo versus estrés negativo en niños

Por Jerome Schultz (PhD)

De un vistazo

  • El estrés positivo es cuando los niños enfrentan un desafío que creen pueden superar.

  • El estrés negativo ocurre cuando los niños enfrentan un problema que creen no pueden resolver.

  • Cuando los niños tienen apoyo es más probable que sientan estrés positivo.

Cuando las personas dicen que están estresadas, por lo general no lo consideran algo bueno. Sin embargo, el estrés no siempre es negativo. También existe el estrés positivo que puede ayudar a los niños a enfrentar desafíos, resolver problemas y desarrollar confianza en sí mismos.

La naturaleza nos dio la habilidad de reconocer el peligro y responder a él. Nuestros cuerpos y cerebros se preparan para luchar o huir cuando enfrentamos situaciones peligrosas. No obstante, evitamos permanecer en ese estado por mucho tiempo. Queremos sentirnos a salvo lo antes posible.

Nota: Este video de YouTube tiene subtítulos en español. Comience a reproducir el video. En la parte inferior de la pantalla vaya a “Settings”, seleccione “Subtitles” y haga clic en la opción “Spanish”. Asegúrese de que la función “CC” esté activa.

La capacidad de nuestro cuerpo para manejar el estrés nos ayuda a hacer precisamente eso. El sistema de respuesta al estrés prepara a nuestro cerebro y cuerpo para resolver problemas. Cuando resolvemos el problema, nuestro cerebro “se siente bien” y recuerda nuestros logros.

Los niños pueden experimentar ambos tipos de estrés cuando enfrentan dificultades. Es más probable que se sientan estrés positivo cuando han recibido apoyo o han sido exitosos en el pasado. Por el contrario, si han fracasado mucho es más probable que experimenten estrés negativo. 

Podemos ayudar a los niños a sentir estrés positivo y a desarrollar resiliencia y confianza en sí mismos, proporcionándoles apoyo.

Profundice

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Jerome Schultz (PhD) es un neuropsicólogo clínico y conferencista en el departamento de psiquiatría infantil de Harvard Medical School.