Estrés y niños que piensan y aprenden diferente

Por Gail Belsky

De un vistazo

  • Todos los niños experimentan estrés. Pero los niños que piensan y aprenden de manera diferente enfrentan desafíos que pueden aumentarlo.

  • Podrían sentir estrés adicional en la casa, la escuela o en situaciones sociales.

  • Tener estrés frecuentemente puede ser perjudicial. Existen maneras de evitar los factores que lo desencadenan y ayudar a los niños a manejarlo.

Imagine esta situación. La clase tendrá un examen de matemáticas importante. Muchos estudiantes se sienten un poco estresados. No obstante, los que se sienten preparados y suelen salir bien en los exámenes puede que se sientan motivados a obtener una buena calificación.

Pero ¿qué sucede con los niños a los que a menudo no les va bien en los exámenes? ¿O los que no recuerdan o no comprenden el material que estudiaron? Ese es el caso de muchos niños que piensan y aprenden de manera diferente. Por eso, puede que sientan más estrés que sus compañeros.

Los niños que piensan y aprenden de manera diferente enfrentan los mismos factores de estrés que los otros niños. Sin embargo, tener desafíos adicionales puede aumentar su nivel de estrés.

Algunos reaccionan al estrés igual que los demás niños. No obstante, algunos pueden tener reacciones más fuertes. Por ejemplo, los niños con tienden a sentir las emociones de manera más intensa que otros niños. También tienen más dificultad para manejar las emociones.

Sentir estrés a menudo puede perjudicar a los niños. Sin embargo, hay maneras de desarrollar la autoestima y evitar los factores que desencadenan estrés, tanto en la casa como en la escuela.

Profundice

    Díganos qué le interesa

    Comparta

    Acerca del autor

    Acerca del autor

    Gail Belsky es editora ejecutiva en Understood. Ha escrito y editado para importantes medios de comunicación, especializándose en temas relacionados con la crianza de los hijos, la salud y la vida laboral y profesional.

    Revisado por

    Revisado por

    Elizabeth Harstad (MD, MPH) es pediatra del desarrollo conductual en Boston Children’s Hospital.