4 razones por las que sus consejos de organización no funcionan con su hijo

Por Gail Belsky

Revisado por experto Keri Wilmot

Actualizado el 5 de abril de 2023

4  reasons your organization tips aren’t working for your child, messy bedroom

De un vistazo

  • Muchos niños tienen habilidades de organización limitadas.

  • Esto es común en niños con TDAH y dificultades del funcionamiento ejecutivo.

  • Puede que el sistema de organización de su hijo no coincida con el suyo.

Usted ha probado todas las estrategias que se le han ocurrido para ayudar a su hijo con TDAH y dificultades del funcionamiento ejecutivo a organizarse. Pero sus soluciones no funcionan.

La gaveta para los calcetines que usted creó sigue vacía, y su hijo sigue metiendo los calcetines, las camisetas, los pantalones y los pijamas en la misma gaveta. ¿Qué tan difícil es colocar los calcetines donde deben ir, sobre todo cuando usted creó un lugar para ellos?

Puede ser muy frustrante ver cómo fracasan una estrategia tras otra, sobre todo cuando parecen ser soluciones lógicas y sencillas. Estas son cuatro razones comunes por las que es posible que no funcionen sus estrategias cuando su hijo tiene problemas con la organización.

1. No procesa la información de la misma manera que usted

Una estrategia que usted considera lógica, puede no tener sentido para su hijo o no adaptarse a su forma de resolver los problemas. 

Por ejemplo, usted cree que colocar la ropa ordenada sobre una silla facilitará que su hijo se vista más rápido al día siguiente. Pero es posible que esa pila de ropa ordenada no le transmita la información correcta a su hijo. Tal vez su hijo necesita ver las prendas tiradas en el suelo para entender que es un atuendo y saber cómo vestirse. 

Hable con su hijo sobre cómo prefiere organizarse. Pregúntele qué tiene sentido para él.

2. Tiene dificultad para planificar

Puede que su estrategia le parezca lógica a su hijo. Pero si requiere varios pasos es posible que no sepa qué hacer en primero, segundo y tercer lugar para llevarla a cabo.

Piense en la tarea de limpiar una mochila desordenada. Puede que usted sepa cuáles son los pasos a seguir de forma automática: vaciar la mochila, revisar su contenido, guardar las cosas importantes y tirar el resto.

Tal vez su hijo sepa cuál es el resultado esperado (una mochila ordenada), pero no tenga idea de cómo lograrlo. Hacer una demostración del proceso puede que no sea suficiente.

Crear algo que su hijo pueda consultar, como una ayuda visual o una lista de pasos, podría ayudarlo. Sigan practicando los pasos e involucre a su hijo haciéndole preguntas.

3. Tiene dificultad para poner atención y recordar información 

Usted puede explicarle a su hijo el sistema que ha establecido para organizar los juguetes, los materiales de arte y los libros. Puede mostrarle los recipientes de plástico que ha etiquetado para guardar las cosas.

Pero si su hijo tiene dificultad para prestar atención y no recuerda lo que se le dice, su estrategia será inútil. Para empezar, porque su hijo no lo asimiló.

Puede ser útil mostrarle el sistema en un momento en el que haya pocas distracciones. Busque un momento en el que no interrumpa algo en lo que su hijo esté muy involucrado.

Otras ideas que podrían ayudar incluyen:

  • Programar un temporizador y tratar de guardar todo lo que pueda en cinco minutos para ayudar a su hijo a comenzar.
  • Ofrecer un incentivo positivo si su hijo recuerda guardar las cosas.
  • Crear con su hijo un horario para ordenar.
  • Seguir recordándole a su hijo que utilice el sistema para ordenar.

4. No le parece importante

Puede que a usted el desorden le resulte intolerable. Pero eso no significa que lo sea para su hijo. Si a los niños no les molesta el caos y la falta de orden, posiblemente tengan poca motivación para organizarse y mantenerse organizados, ni siquiera para complacer a sus padres.

Esto es especialmente cierto si la organización es difícil para ellos. O si el TDAH les impide pensar en las consecuencias, como meterse en problemas por perder cosas o no ordenar.

Llegado a este punto, tal vez deba decidir qué tan importante es seguir impulsando las estrategias de organización, y si merece la pena dedicarle su tiempo y esfuerzo cuando a su hijo no le importa en absoluto.  


Es posible que sus sistemas de organización no coincidan con los de su hijo. Pero al involucrar a su hijo en el proceso, usted podría lograr más aceptación y participación de su parte. La estrategia puede funcionar si se crea en torno a lo que tiene sentido para su hijo, aunque no lo tenga para usted.

Obtenga más información acerca de:

Puntos clave

  • Los problemas con ciertas habilidades pueden dificultar que su hijo utilice las estrategias que usted sugiere.

  • Pruebe programando un temporizador para que su hijo ordene todo lo posible en cinco minutos.

  • Puede se útil involucrar a su hijo en el proceso de crear estrategias.

Share