Q&A

Qué pueden decir los maestros cuando las familias expresan preocupación por sus hijos

5 respuestas

Cuando los padres están preocupados por su hijo, es posible que se dirija al maestro en búsqueda de ayuda. Puede que hayan notado un comportamiento inusual su hijo recientemente. O puede que hayan notado un patrón de conducta desde hace algún tiempo.  

Las familias puede que acudan al maestro en busca de respuestas. Esto es más probable que suceda si usted ha desarrollado una relación basada en la comunicación y la colaboración desde el inicio del año escolar. Las familias se sentirán más cómodas de expresar sus inquietudes. ¿Qué puede hacer para que la conversación sea lo más positiva y productiva posible? 

Les hemos pedido a los maestros que forman parte del equipo de Understood que nos cuenten sus experiencias. Lea sus historias sobre qué han dicho en esas situaciones para apoyar tanto a los estudiantes como a sus familias. Usted puede descargar un documento que incluye ideas para iniciar la conversación basadas en las recomendaciones de estos maestros. 

Ideas para que los maestros respondan a las preocupaciones de las familiasPDF - 25.1 KB

Descargar$abre en una nueva pestaña

Answer fromLakrisha Howard (MA)

Cuando una familia acude a mí con sus preocupaciones, actúo como una investigadora para tratar de entender exactamente qué es lo que ellos ven, experimentan y sienten. También trato de hacerlos sentir en confianza. Les digo que es excelente que hagan preguntas y busquen apoyo para su hijo. Como maestra de primaria sé que la intervención temprana es fundamental. 

Lakrisha Howard (MA) es maestra de inclusión de primer grado y capacitadora de nuevos maestros en Newark, New Jersey. 

Answer fromJen Loescher (MA)

Al hablar con las familias siempre tengo en cuenta que la comunicación no verbal es tan importante como la verbal. Me aseguro de que mi lenguaje corporal exprese mi deseo de apoyar al niño. Por ejemplo, muestro que estoy prestando atención inclinándome hacia ellos sin cruzar los brazos. Puede que me siente a su lado o nos sentemos en círculo. Si hay otras cosas que me están estresando en ese momento, trato de dejarlas a un lado durante la conversación. No quiero que la familia malinterprete mi estrés.

Jen Loescher (MA) es capacitadora de matemáticas en una escuela media regional en el sur de Nevada. 

Answer fromKimberly Weber (EdD)

Cuando una familia acude a mí con sus preocupaciones, les recuerdo que cada niño crece y aprende a su propio ritmo. Hablo de las fortalezas del estudiante, reconozco las preocupaciones de la familia y establezco un plan para seguir el desarrollo de la situación y mantenernos en contacto. Les digo que si colaboramos conseguiremos que su hijo progrese. También les digo que al acudir a mí demuestran lo mucho que les preocupa su hijo.

Kimberly Weber (EdD) es maestra de intervención académica de PreK-2 en Delaware.

Answer fromBrian Smith, MA

Incluso cuando es la familia quien inicia la conversación, sé que para ellos puede ser difícil hablar de sus preocupaciones. Por eso intento incluir en la conversación tantos aspectos positivos como sea posible. Les cuento anécdotas graciosas de su hijo o momentos en que se lució en el aula. Las familias se sienten más tranquilas cuando hablo de las fortalezas de su hijo y les muestro lo mucho que lo conozco y me importa. 

No olvido intercalar preguntas como: “¿Tienen alguna duda acerca de lo que he dicho hasta ahora?”. Me recuerdo a mí mismo que es un dialogo, una conversación y no una boleta de calificaciones.

Brian Smith (MA) es maestro de kínder en Claremont, North Carolina. 

Answer fromShira Moskovitz (MA)

Le doy las gracias a la familia por haberme proporcionado la información para poder ayudar a su hijo, y admito que ellos lo conocen mejor que nadie. Los maestros vemos a los estudiantes pocas horas al día, así que solo tenemos una visión parcial. Al reconocer que las familias son los expertas en lo que respecta a sus niños, facilito que confíen en mi experiencia como educadora.

Shira Moskovitz (MA) es maestra de inclusión de educación especial en quinto grado en Sunnyside, New York.

Las familias no son las únicas que inician estas conversaciones. Si a usted le preocupa alguno de sus estudiantes, conozca cómo empezar una conversación con la familia.

Comparta

Próximos pasos